Facebook

Descubre la gastronomí­a del paí­s en el corazón de los Pirineos

La esencia de la gastronomí­a de Andorra es una cocina de montaña elaborada a partir de productos de primera calidad tomados a los pastos y a la tierra. Pero más allá de la tradición de aromas y sabores, el Principado sorprende con nuevas propuestas gastronómicas que introducen la cocina internacional y creativa de la mano de los más reconocidos chefs.

A partir de productos autóctonos y de recetas tradicionales e internacionales los restauradores andorranos han combinado técnicas y experiencias innovadoras para crear una cocina con personalidad propia que puede degustarse en las tradicionales bordas. Se trata de antiguas casas de labranza de alta montaña que hoy acogen distinguidos restaurantes situados en espacios singulares y con encanto, con espectaculares vistas a los paisajes del paí­s.

El trinxat, la escudella, los cargols, los canelones, las truchas de rí­o y las carnes guisadas o a la parrilla son los platos principales que ofrecen estos tí­picos restaurantes, algunos de ellos adheridos al “Itinerari de les Bordes “: La Borda de l”Avi, la Borda Estevet, la Borda Vella d”en Joan, la de l”Horto o la Pairal 1630 son algunas de las casas de montaña que forman esta ruta que permite descubrir una arquitectura peculiar con una decoración cálida y acogedora, así­ como disfrutar de la cocina tradicional andorrana elaborada con productos de primera calidad.

CHEFS DE PRESTIGIO

Andorra acoge además propuestas de cocina internacional y creativa dada su localización entre Francia y España. Entre los restaurantes más exquisitos, La Cúpula, ofrece un espacio gastronómico donde degustar platos fruto de la combinación entre tradición e innovación, como el carpaccio de magret de pato relleno de vieiras, los ravioli de calabaza rellenos de caviar de berenjenas o la merluza en cascada de sabores de montaña con gnoqui “Gin-Lemon ” a la romana.

Otra de las propuestas que sorprenden es la de los fogones del Sport Hotel Hermitage & Spa, dirigidos por los reconocidos cocineros catalanes galardonados con una Estrella Michelí­n. Carles Gaig se encarga de la cocina de la temporada de verano y el chef Nandu Jubany está en Andorra durante los meses de invierno.

Para completar la mejor alta cocina, resaltar también el restaurante gastronómico í‰s Andorra, del Andorra Park Hotel, donde el chef Pere Lladó y su equipo elaboran una cocina creativa con inspiraciones de la cocina catalana y que tiene como especialidades las ostras calientes con pastel de zanahoria y salsa de carne, el salmorejo con helado de pimiento, galleta dulce de jamón ibérico y pan de pimiento picante, el solomillo de canguro, texturas de regaliz y salsa de café o el arroz con tripas de bacalao, cocochas, cremoso de berenjena y requesón.

MATERIA PRIMA

Los abundantes pastos de alta montaña son el secreto de la carne de calidad, de mano de la Asociación de Pagesos i Ramaders d”Andorra (APRA), un referente de la gastronomí­a andorrana que aúna la tradición ganadera. Cuentan con un sello de calidad reconocido y también están en trámites para que la Comunidad Europea conceda a este producto el sello de Identificación Geográfica Protegida (IGP).

Con finalidades culinarias, Nectum nace de los remedios caseros de los antepasados andorranos. Este jarabe natural, elaborado con piñas de abeto recolectadas entre agosto y septiembre, y macerado con azúcar biológico durante un año, ofrece una textura similar a la miel. Nectum es perfecto para aliñar ensaladas, bálsamo para laquear carnes blancas o para añadir en quesos y creps.

El Paí­s de los Pirineos cuenta también con dos vinos de altura fruto de la combinación de técnica y artesaní­a: Cim del Cel, elaborado a partir de uvas Gewí¼rztraminer recolectadas a mano, y L”Escol, caldo extraí­do de la variedad de uva Riesling, que ofrece en su sabor el gusto mineral de la tierra a más de 1.200 metros de altitud. Ambos pueden encontrarse en restaurantes y tiendas gourmet del paí­s pero además existe la opción de conocer el proceso de elaboración de L”Escol con una visita guiada a la Borda Sabaté, donde la ruta culmina con una cata en un entorno único tras un ascenso previo por caminos rurales y un recorrido por los viñedos.

Otro de los productos de elaboración tradicional es la cerveza andorrana Alpha, un producto de reciente creación, que presenta cuatro variedades elaboradas en La Cortinada: Pilsener, Monhe Boig, Tostada y Crepúsculo. La producción artesanal de Alpha permite la visita al obrador donde desde la fabricación hasta el embotellado y etiquetaje se realiza de forma manual, botella a botella. La cerveza andorrana puede degustarse en bares y restaurantes del Principado además de adquirirse en tiendas gourmet y otros puntos de venta de Barcelona, como el Colmado Fuentes.

Todos los productos del paí­s pueden probarse en las más de 20 bordas del Principado, además de adquirirse en las tiendas delicatessen que existen, como son Cal Marquet, Cava Benito, Tastets y 5 Sentits.