Facebook

La venta de pisos creció un 3,5% en el tercer trimestre, con precios estables, según Registradores

La compraventa de extranjeros sigue tirando de la demanda de viviendas, con un incremento del 13,1%..

La compraventa de viviendas alcanzaron las 79.561 operaciones en el tercer trimestre del año, un 3,5% más que en el mismo trimestre de 2013, cuando se registraron 76.818 transacciones. Además, esta cifra es un 1,4% superior a la del trimestre anterior, con lo que estas operaciones se sitúan cada vez más lejos del mínimo alcanzado en el cuarto trimestre 2013, cuando se cerraron 72.560 compraventas, según la Estadística Registral Inmobiliaria.

Las compraventas del tercer trimestre suponen el segundo mejor resultado de los seis últimos trimestres, únicamente superado por un excelente primer trimestre de 2014 con 83.022 compraventas.

Este resultado fue consecuencia «exclusivamente» de las operaciones cerradas en el segmento de la vivienda usada, con 52.127 compraventas, un 8,9% más en tasa interanual, que prácticamente duplican las de la nueva, con 27.434 compraventas, un 10,3% menos.

Andalucía fue la comunidad autónoma con mayor número de compraventas (16.006 operaciones), seguida de la Comunidad Valenciana (12.189), Cataluña (11.975) y la Comunidad de Madrid (10.883).

LOS PRECIOS, ESTABLES.

Por su parte, los precios de la vivienda se mantienen «estables», con una variación prácticamente nula (-0,08%) respecto al trimestre anterior, aunque con un cierto «tono favorable», al crecer un 1,1% en tasa interanual. El descenso acumulado desde los niveles máximos de 2017 es del 32,4%.

Según los Registradores, la reducción de precios y el crecimiento de demandantes extranjeros son algunos de los factores más destacados que están produciendo este mejor comportamiento durante los últimos trimestres.

Así, en el caso de los extranjeros, la compra de viviendas creció un 13,1% en tasa intertrimestral, hasta alcanzar un nuevo máximo histórico. «Esto supone un fortalecimiento de la confianza de los ciudadanos extranjeros por el mercado inmobiliario español», aseguran los registradores.

Siete nacionalidades se mantienen respecto a trimestres anteriores como las más activas en la compra de viviendas. Los británicos son los que tienen más peso (18% sobre el total), por delante de franceses (10,4%), rusos (7,5%), alemanes (6,4%), belgas (6,1%), suecos (6%) e italianos (4,1%).

Según los registradores, son nacionalidades claramente vinculadas a la demanda de vivienda con fines turísticos, en términos medios con un elevado poder adquisitivo, para los que los actuales precios de la vivienda en España suponen una «excelente oportunidad».

CAMBIO DE TENDENCIA HACIA UN MERCADO DE SEGUNDA MANO.

Ante este escenario, creen que los datos demuestran «claramente la consolidación de un cambio de tendencia», dejando atrás el largo periodo de constantes descensos del número de compraventas de vivienda, que alcanzaron sus mínimos a finales de 2013.

Concretamente, los Registradores sitúan la vivienda usada como «el principal baluarte de la recuperación», con una constante y, en determinados periodos, intensa recuperación, alcanzando tasas de crecimiento destacadas.

Tanto es así, que ven «previsible» una continuidad en este escenario, que irá acompañado de un constante descenso del número de compraventas de vivienda nueva.

«Durante los próximos trimestres, tal y como se viene indicando, el peso relativo de compraventas de vivienda nueva seguirá descendiendo, pudiendo llegar a niveles por debajo del 20% a medio plazo», frente al 34,4% actual, señalan antes de apostillar que «el cambio de tendencia en la estructura de resultados pasa necesariamente por la reactivación del mercado de vivienda nueva, aunque esto cuesta bastante tiempo y en la actual situación económica es difícil que se produzca en el medio plazo».

«En consecuencia, el mercado inmobiliario español está abocado a ser un mercado inmobiliario fundamentalmente de vivienda usada, en el que en la mayoría de la geografía la única opción residencial será la vivienda usada», remachan.

SE REDUCEN LOS IMPAGOS.

Por otro lado, la estadística registral muestra que el número de certificaciones expedidas por inicio de procedimiento de ejecución hipotecaria sobre vivienda durante el tercer trimestre fue de 13.421, hasta 5.500 menos respecto al segundo trimestre (-29%).

Asimismo, el 64,2% de las certificaciones por ejecución de hipoteca de vivienda ha correspondido a personas físicas, quedando en un 35,7% las correspondientes a personas jurídicas.

Por nacionalidad, el 10% de las certificaciones por ejecución de hipoteca de vivienda ha correspondido a extranjeros y el 89,9% a nacionales.

EL CRÉDITO HIPOTECARIO.

En cuanto a las características del nuevo crédito hipotecario, el 85,3% de los préstamos concedidos en el tercer trimestre corrió a cargo de bancos y cajas de ahorro.

El endeudamiento hipotecario medio por vivienda se sitúa en 104.078 euros, con un endeudamiento del 2,4% sobre el trimestre anterior, mientras que los tipos de interés de los nuevos créditos hipotecarios acumula el segundo trimestre de descensos, con un 3,6%, frente al 3,8% del trimestre anterior.

El peso de la contratación a interés fijo continuó descendiendo hasta representar el 4,1% del total en el tercer trimestre, recuperando de nuevo los tipos variables el escaso terreno perdido, en especial el Euríbor, que siguió subiendo hasta utilizarse en el 92,2% del total de los contratos.

Los plazos de contratación tienden a incrementarse, mostrando un repunte del 2,3% interanual, hasta los 22 años y 11 meses, seis meses más que en el segundo trimestre.

Con relación a la accesibilidad de la compraventa de vivienda, la cuota hipotecaria mensual media en el tercer trimestre se ha situado en 556,3 euros, dando lugar a un descenso intertrimestral del 0,91%. El porcentaje de dicha cuota con respecto al coste salarial se ha situado en el 29,5%, por debajo del 29,8% del segundo trimestre.