Facebook

Linde ve ahora más riesgos a la baja en las previsiones y pide mantener las políticas económicas

  • Written by:

Avisa de que la materialización de alguno de estos riesgos puede hacer «más difícil» el cumplimiento de los objetivos de déficit.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha asegurado que los riesgos de desviación a la baja en las previsiones económicas han aumentado, lo que «acrecienta» la importancia de mantener las políticas que han permitido la recuperación económica, la creación de empleo y la corrección de desequilibrios.

Así lo ha señalado Linde durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado, donde ha ligado el aumento de los riesgos de desviación al deterioro de las perspectivas del entorno y el incremento de la incertidumbre y la volatilidad de los mercados financieros.

Aunque ha asegurado que es «pronto para aquilatar» el alcance de estos desarrollos», ha avisado de que la materialización de algunos de los riesgos o un potencial encarecimiento de los costes de financiación harían «más difícil» el cumplimiento de los objetivos de déficit, que deben seguir siendo el principal objetivo de la política presupuestaria.

Según Linde, los logros en el terreno de la consolidación fiscal se encuentran detrás de las mejoras de credibilidad de la política económica en los últimos años, y el mantenimiento de esta credibilidad exige continuar y finalizar el proceso de corrección de los desequilibrios fiscales.

En este sentido, ha asegurado que las reformas nacionales, los avances en la unión económica y monetaria y la aplicación de una política monetaria «muy expansiva» por parte del Banco Central Europeo (BCE) han resultado «esenciales» para recuperar la confianza. «Pero el legado de la crisis, ocho años después de su inicio, es todavía muy gravoso, como muestran el elevado nivel de desempleo y de endeudamiento frente al exterior», ha avisado.

Linde ha considerado que el principal «peligro» es el surgimiento de dudas sobre la continuidad en el esfuerzo de reequilibrio macroeconómico, fiscal y financiero. Estas dudas, según ha señalado, podrían generar un deterioro de la confianza y un nuevo endurecimiento de las condiciones de financiación, «algo muy relevante» para un país como España, que mantiene una posición neta deudora muy elevada y una permanente necesidad de financiación exterior.

«Es indudable, por tanto, que para evitar retrocesos en los logros alcanzados hay que perseverar en las políticas de consolidación fiscal y de mejora de la competitividad, en las que se asientan la confianza, el crecimiento económico y la creación de empleo», ha dicho.

SE MANTIENE LA EXPANSIÓN DE LA ECONOMÍA

Aún así, el gobernador ha dicho que los indicadores relativos al tercer trimestre sugieren que se mantendrá la trayectoria expansiva de la economía en la segunda mitad del año, en línea con las previsiones que planteó el Banco de España antes del verano, que proyectaban un crecimiento del PIB ligeramente por encima del 3% para este año y del 2,7% para 2016.

Aunque las previsiones del Gobierno son algo más optimistas, Linde ha dicho que no discutiría sobre diferencias de una o dos décimas porque la economía no es una ciencia exacta. A su parecer, el cuadro macro es «razonable» y se puede alcanzar.

En concreto, Linde cree que el mayor crecimiento en España provendrá del «fuerte ritmo de expansión» de la demanda nacional. Además, el aumento de la renta disponible de las familias y la previsible mejora de las condiciones de acceso al crédito seguirán potenciando el consumo y permitirán que se recupere el gasto en inversión residencial. Y el dinamismo de la demanda final y la normalización de las condiciones financieras influirán positivamente en la inversión.

LAS IMPORTACIONES, UNA LLAMADA DE ATENCIÓN

En el comercio exterior, las previsiones apuntan a una contribución de la demanda exterior neta prácticamente neutral en 2015 y 2016, con una trayectoria ascendente de las exportaciones, mientras que las importaciones continúan mostrando un comportamiento «dinámico» por el impulso del gasto interior. En este sentido, Linde ha advertido de que el vigor con el que las importaciones están reaccionando al impulso de la demanda es «una llamada de atención» sobre la necesidad de mantener y profundizar las mejoras de competitividad.

En cuanto al empleo, Linde ha recordado que la recuperación económica ha venido acompañada este tiempo de un comportamiento del empleo «algo más expansivo» que en otros periodos históricos, aunque los datos de julio y agosto muestran «cierta moderación» en el ritmo de creación de empleo dentro del tono positivo.

Sobre los precios, el gobernador ha reconocido que los descensos recientes del precio de la energía han interrumpido la senda de recuperación de la inflación, aunque cree que el nuevo periodo de desinflación tiene un «carácter temporal» y que está vinculado a la bajada del precio del crudo en los mercados internacionales. «Los últimos datos no han invalidado las perspectivas de recuperación gradual de la inflación que comportaban las últimas previsiones», ha subrayado.

LA POLÍTICA PRESUPUESTARIA Y LA CONSOLIDACIÓN FISCAL

Por otro lado, Linde se ha referido a la política presupuestaria de 2016, cuyo objetivo debe ser asegurar que la recuperación se asienta en unas condiciones de estabilidad duradera. En concreto, ha considerado «ineludible» perseverar en la estrategia de consolidación fiscal que debe conducir a la estabilización y reducción de la deuda pública.

A su parecer, la mejora de las condiciones cíclicas tiene un efecto positivo sobre las cuentas gracias a la mejora de la recaudación, la reducción de las prestaciones por desempleo y la progresiva reducción de los tipos de interés de la deuda. Todo esto, tal y como ha dicho, hará que la los esfuerzos de la política presupuestaria para alcanzar los objetivos sean «menos costosos».

Aunque el Presupuesto del año que viene es la «primera pieza» de la estrategia presupuestaria de 2016, ha resaltado también la importancia del plan presupuestario de las administraciones públicas, que incluye las proyecciones de las comunidades y entidades locales y es «crucial» porque sus actuaciones son «fundamentales» para conseguir la consolidación fiscal.

MÁS ESFUERZO PARA CUMPLIR EL DÉFICIT DE 2015

A su parecer, Linde ha recordado que la estrategia global de consolidación fiscal para el año que viene parte del supuesto cumplimiento del objetivo en 2015, lo que requerirá que el aumento de ingresos y la contención del gasto sean ahora más elevados que en la primera parte del ejercicio. De hecho, Linde ha dicho que el esfuerzo entre junio y diciembre deberá ser mayor al realizado en el periodo enero-junio.

Tras repasar los objetivos de gastos e ingresos que ha incluido el Gobierno en el Presupuesto, Linde ha dicho que la orientación de la política presupuestaria se puede calificar de «neutral», aunque ha insistido en que la materialización de algunos de los riesgos mencionados harían más difícil el cumplimiento de los compromisos de déficit. A pesar de que cree que puede haber dudas sobre algunas partidas concretas de gasto o sobre la recaudación, Linde ha asegurado que la orientación general de las cuentas es la «correcta».