Facebook

Libia es el destino de muchas de las armas internacionales desde Europa

Las informaciones difundidas por medios de comunicación y grupos de expertos políticos siempre han indicado lo mismo. Desde la caída de Libia es el destino de muchas de las armas internacionales desde Europa, Libia se ha convertido en caldo de cultivo del contrabando de armas y en un mercado legal de armas para los traficantes de armas internacionales, quienes a su vez exportan ilegalmente a todo el mundo. Esta ausencia de ley ha provocado tensiones con países vecinos como Túnez y Argelia. La queja es que las armas pasan continuamente por la frontera y caen en manos de terroristas y organizaciones criminales encantados de poder vendérselas a quien pueda permitírselo.

gadafiAmbos países han llevado a cabo muchas redadas y operaciones importantes para acabar con el nivel de negocios en sus fronteras, pero sin consecuencias en la práctica. Se ha detenido a unos cuantos traficantes y cargamentos de vez en cuando. La situación era manejable hasta cierto punto hasta que Al-Gadaffi lanzó la operación Dignidad (karama). El general Khalifa Haftir en el verano de 2014 y la consiguiente operación Amanecer (Fajer) unas cuantas semanas después provocaron una carrera armada entre facciones libias sin precedentes, que sigue abierta en Libia en la actualidad.

La guerra armamentística generada afectó directamente al contrabando de armas de salida de Libia a medida que más facciones se fueron involucrando en la guerra civil. Cuantas más armas y munición necesitaban los señores de la guerra locales y los comandantes de las milicias, más subían los precios en el mercado local, y la gran demanda aumentaba el interés de los traficantes de armas locales por encontrar a nuevos proveedores y rutas de suministro seguras. Además, con el embargo de la ONU a la compraventa de armas en Libia se abrieron dos grandes rutas de suministro. La primera transcurre por el este de Libia. Las milicias del general Haftir disfrutan un flujo continuo de armas procedente de Egipto y los EAU. Los comandantes locales comenzaron a vender parte de sus suministros en el mercado negro. En la mayoría de los casos, iban dirigidos a las milicias apoyadas por Haftir en la parte occidental (brigada Al-Aruba y Zintan), pero cuando los precios se dispararon empezaron a vender a cualquiera que tuviera efectivo, incluso extremistas de DAESH y milicias de la operación Amanecer.

libia

La segunda es una forma nueva y original de hacer frente a la demanda, basada en el uso de las redes sociales para buscar proveedores en Europa. Durante mucho tiempo, ha habido informaciones sobre armas que iban desde Libia por el Mediterráneo hasta Europa. Sin embargo, desde mayo de 2014, cuando los precios se dispararon, el tráfico ha inundado la otra vía. Traficantes jóvenes, espabilados y con conocimientos tecnológicos han tomado internet y las redes sociales para la compraventa de armas y munición. Se ha hecho uso de Facebook, Instragram y Twitter para publicitar armas ilegales, cualquier cosa desde una pistola beretta de 9mm hasta un vehículo Toyota tipo pickup con doble arma antiaérea de 24mm en la parte trasera. Es la cueva de Aladino en lo referente a las armas ilegales, si bien no solo se utilizan las redes sociales para la venta de armas en Libia. En realidad, se ha abierto todo un mundo de nuevos contactos deseosos de aprovecharse de la situación. Gánsteres de Europa del Este y traficantes de armas han aparecido gustosamente como proveedores de material procedente de los enormes arsenales de hardware militar de la antigua Unión Soviética.

Pero la cuestión es, ¿cómo pueden introducir todo ese material en Libia? Los primeros en ofrecerse son comerciantes experimentados en la venta de coches de segunda mano con un largo historial de negocios y conexiones en Libia. Esconderían las armas ilegales entre coches de segunda mano y material de construcción pesado, y utilizarían una compañía de exportación con base en Génova y Marsella y con mucho tráfico con destino a Libia para entregar los pedidos. En la mayoría de los casos, la naviera no tiene ni idea del tipo de cargamento que transporta.

A su vez, las autoridades europeas tampoco prestan mucha atención a los coches de segundo mano y la maquinaria agrícola pesada que se dirige a Libia. Ante la ausencia de gobierno y de agencias de seguridad eficaces que realicen controles en las fronteras o en los puertos de entrada de mercancías, el flujo de entrada de armas ilegales ha continuado su curso.

President Barack Obama and Secretary of Defense Chuck Hagel look on as United Kingdom's Prime Minister David Cameron makes opening remarks during a meeting of the North Atlantic Council with heads of state during the NATO summit held in Newport, Wales, September 5, 2014. DoD Photo by Glenn Fawcett (Released)

La inactividad de las agencias de seguridad europeas para neutralizar el suministro de armas de fuego a Libia y la aplicación por parte de Naciones Unidas de la resolución del Consejo de Seguridad sobre Libia, que prohíbe las exportaciones de armas a Libia, son una preocupación de seguridad absoluta, ya que gran parte de las armas van a parar a manos de extremistas, por no hablar de la contribución a la inestabilidad del país que, a su vez, tiene un efecto negativo en la región.

Cuando los ciudadanos libios de a pie ven a importantes diplomáticos europeos prometer ayuda a Libia para que supere sus problemas y contribuir a la reconstrucción del país, se preguntan: ¿me lo están diciendo a mí o es para consumo propio de Europa? Y es que hasta que Europa no haga más y empiece a luchar en serio contra el contrabando ilegal que cruza las fronteras del sur del Mediterráneo, Libia no alcanzará orden ni estabilidad a corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *