Facebook

Santiago Espot: “La patria es como la madre, sólo hay una”

  • Written by:

A pesar de que Santiago Espot, presidente de Catalunya Acció, es investigado por promover la multitudinaria y sonora pitada al himno nacional español durante la última final de la Copa del Rey, y de que la Fiscalía solicitara su comparecencia quincenal en un juzgado, el juez instructor de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, no considera tomar ninguna medida cautelar contra él.

Y es más, señala que para que Espot tenga la obligación de comparecer en un juzgado tendría que haber: “una imputación judicial por la posible comisión de un hecho delictivo«. Y en este caso no la hay.

Diario Independiente Digital conversó con el presidente de Catalunya Acció que afirma que la causa contra él está politizada, que es un ataque directo a la libertad de expresión y desvela que el Gobierno español quiere criminalizar todo lo que suene a independentismo.

¿Cómo ha ido la declaración en la Audiencia Nacional?

Bueno, el tema, por segunda vez hemos venido. La primera vez no pudimos declarar porque no habíamos recibido la causa. Finalmente se recibió la causa el martes de la semana pasada pero incompleta: faltaban todas las diligencias desde el mes de junio hasta el día de hoy. Todo y así yo me he acogido a mi derecho de no declarar porque esta es una causa absolutamente politizada, una causa que pretende criminalizar al independentismo. Y, en definitiva, criminalizar a todas aquellas personas que no comparten la visión de la mayoría en cuanto a la estructura territorial del Estado español. También lo he hecho porque este es un ataque directo a la libertad de expresión y no pienso naturalmente colaborar en esta causa, en este juego.

¿Cuál es la finalidad de Cataluña Acció?

Una finalidad patriótica habríamos de decir. Nació el año 2005 cuando la independencia no era el eje del debate político en Cataluña y nosotros nacimos por la voluntad exclusiva de la independencia de Cataluña. Ese es nuestro ideal político y ese es el ideal que nosotros seguimos desde su inicio.

En el 2005 estábamos solos, había muy poca gente. No se hablaba de elecciones plebiscitarias, ni se hablaba de referéndums de independencia, ni se hablaba de sabotaje catalán. Nosotros ya advertíamos que el autonomismo era una vía totalmente fracasada y que lo que había que constituir era un estado catalán independiente que solo puede llegar a garantizar nuestra plenitud como pueblo. No somos los primeros porque el independentismo catalán arranca desde muchos años atrás, décadas, siglos atrás y nosotros en cierta manera podemos decir que somos hijos ideológicos políticos de aquel separatismo de los años veinte y de los años 30.

¿Cuál es la actividad de Catalunya Acció?

Catalunya Acció fundamentalmente lo que intenta hacer es, aparte de agit pro, que lo hemos hecho los pasados años, ahora el agit pro –digamos la movilización- ha quedado en manos de las grandes organizaciones como la ANC o como Òmnium Cultural, como las grandes manifestaciones del 11 de septiembre, o bien la movilización del día de ayer en favor de los cargos electos de Cataluña y en contra de la judicialización de la política catalana. Pero nosotros en estos momentos, más que nada lo que estamos haciendo es un planteamiento, una labor más en el campo teórico, de generar un pensamiento político que colabore a salvar todas aquellas dificultades que hasta el momento impiden que los catalanes podamos ser un país independiente.

¿Cómo funciona vuestra plataforma?

Es una entidad, es una asociación. Su régimen jurídico como tal es una asociación en la cual hay asociados que pagan una cuota y con esas cuotas es como que se mantiene, digamos, pues nuestro día a día. No recibimos ni una subvención. En muchas ocasiones algún medio de comunicación español nos ha acusado de ser una de las muchas entidades que están subvencionadas por la Generalitat. Yo, en más de una ocasión, he dicho en los medios de comunicación españoles que por cada euro que ustedes encuentren que entra de la administración pública catalana en nuestras arcas, yo les doy mil euros a cada uno de ustedes. Por tanto nosotros somos partidarios de que la independencia de Catalunya, entre otras cosas, también ha de costar dinero. Ha de costar dinero los bolsillos privados, particulares de los catalanes, y eso es con lo que nos mantenemos.

¿Cómo se financia Catalunya Acció?

Nosotros nos mantenemos con todas esas personas individuales que aportan su cuota a las arcas de la organización. Nosotros sí que colaboramos políticamente en el año 2010 cuando nació Solidaridad Catalana por la Independencia que obtuvo cuatro diputados en el Parlamento de Cataluña. Nosotros ahí decidimos incorporarnos a Solidaritat Catalana porque era un partido político en esos momentos que confluía con nuestro pensamiento político. Consecuencia de ello fue que yo en el año 2011 fui el candidato de Solidaridad Catalana por la Independencia a la alcaldía de Barcelona. Desafortunadamente los resultados no nos acompañaron y no pudimos obtener representación parlamentaria. Un año después en el 2012 Solidaritat Catalana desapareció del panorama político catalán. Solidaritat representaba ese independentismo más aguerrido, más combativo en definitiva. Pero bien, el pueblo habló y hemos de respetar la voz del pueblo. Dicen que la voz del pueblo es la voz de Dios. Por tanto nos quedamos sin representación parlamentaria y yo continué mi labor política en este caso con Catalunya Acció.

¿Cuál es su análisis del actual parlamento catalán?

En estos momentos yo he de decir que toda la política que vemos en el Parlamento de Cataluña es una política basada fundamentalmente en la especulación y en el intentar hacer una independencia de Cataluña pactada con España. España nunca va a pactar la independencia como generalmente ningún estado que piensa que puede perder una parte de su territorio va a pactar justamente esa secesión.

Todos estos partidos políticos son hijos en definitiva de una partitocracia que se instaló en , Cataluña, también en el Estado español y en otros países de Europa. Si en el Estado español se habla ahora de la crisis del régimen del 78, en Cataluña vivimos en cierta manera un régimen derivado del “puyolismo”. Piense usted que todas las caras y los partidos políticos que existen de una u otra forma, todos ellos nacen, los dirigentes actuales llevan muchos años entro de lo que podríamos llamar el entramado institucional de Cataluña.

¿Acude a la Audiencia Nacional por segunda vez?

Sí, pero de hecho esto se inició en el año 2009 en una final entre el Barcelona y el Atlético de Bilbao en Mestalla, Valencia, también se produjo una pitada monumental y sonora. Eso motivó una querella concretamente contra mí por parte, si no recuerdo mal, de DENAES la Fundación en Defensa de la Nación Española que fue archivada por el juez Santiago Pedrales basándose en el derecho de la libertad de expresión. En el 2012 se volvió a producir también otra pitada, en la ciudad de Madrid concretamente, en el Calderón. Allí no hubo ninguna, podríamos llamar operación o promoción de esa pitada.

Y en el 2015 fue un manifiesto en el cual se vehiculaba el motivo de la protesta. Pero bueno, esa fue posiblemente la más sonora, la de más promoción internacional que ha sido la que más ha dolido, tal como dice la Fiscalía justamente. Y también porque fue una operación en la cual se abortó de cierta manera una operación de maquillaje de la monarquía borbónica.

Era la primera vez que el Jefe del Estado actual acudía a Barcelona y se mostraba delante de cien mil personas (50 mil catalanes y 50 mil vascos) y entonces creo que pensaban que tendrían una acogida diferente al padre y la acogida fue exactamente la misma o incluso peor para sus intereses. De ahí viene toda la derivada judicial que ha tenido este…

¿Catalunya Acció repartió los silbatos?

Esto es una posición de fiscalía, está en el escrito de fiscalía. Lo que sí existe es el manifiesto, es indiscutible, fue público. Además, por el tema de los silbatos hubo mucha gente que repartió silbatos. Además, le voy a decir también una cosa, yo no estuve en el partido porque no conseguí entrada. Y le puedo asegurar que por lo que tengo entendido mucha gente venía “armada de casa” ya. Ya venía con el silbato puesto. No hacía falta de que le tuvieran que dar el silbato.

Ha publicado recientemente un nuevo libro “O processisme o independencia”

librospotO procesismo o independencia. La palabra “Independencia” está claro. La palabra procesismo posiblemente en España no se acabe de interpretar exactamente el significado. Bien, el procesismo yo lo bautizo, no solamente yo, otras personas en Cataluña a esa situación política a esa línea política de ir perpetuando este deseo de independencia, pero no esta voluntad de independencia. Es decir, la pregunta que yo hago en el libro es un poco de “¿Somos felices deseando la independencia?” “¿Somos felices mostrándonos una vez al año a todo el mundo, millones de personas en las calles de Barcelona gritando independencia?””¿Estamos contentos solamente salir una vez al año pensando que la independencia será posible?”. Evidentemente no.

Romper el “status quo” de uno de los grandes estados territorialmente hablando como es el estado español en medio de la Unión Europea, una Unión Europea que nació para que las grandes naciones de Europa no se matasen entre ellas después de la Segunda Guerra Mundial, romper ese Status Quo requiere de una firmeza patriótica, requiere de un convencimiento, requiere de una movilización y requiere de una voluntad de llegar hasta el final que realmente en estos momentos yo no veo ni en la clase política y tampoco en cierta manera en el independentismo mayoritario. No por culpa del independentismo mayoritario porque ellos, en fin, teniendo los dirigentes políticos que tenemos pues es normal también que no hagan estas reflexiones. Un dirigente político tendría que hacer estas reflexiones, digamos al mayor, convencer y motivar al pueblo de Cataluña y advertir al pueblo de Cataluña que para llegar a la libertad hay que pasar por los sacrificios y eso es un lenguaje que en Cataluña nuestra clase política no está utilizando.

¿Cuál es su opinión sobre la CUP?

Todo suma. La CUP tiene una línea de actuación política determinada, tiene una ideología que yo no comparto, no me considero de izquierdas. Yo soy una persona en este sentido liberal no económicamente, sino liberal políticamente. Soy una persona que podríamos catalogar de centro. Pero vamos, yo con la gente de la CUP me uno en una cosa, es el patriotismo de la misma manera que a Podemos, por ejemplo no tiene manías en el Congreso de los Diputados hacer gala de su patriotismo y por eso no van a dejar de ser de izquierdas. Esa es la línea de contactos, el nexo común que tiene Podemos con el PSOE o con el Partido Popular. Solamente eso, que se consideran patriotas.

En Cataluña esto no lo acabamos de ver muchas veces. El hecho de ser ya o no ser de izquierdas, o no manifestarse abiertamente ser de izquierdas ya te hace un poco sospechoso como si fueses un neoliberal, un burgués, cuando realmente el patriotismo en ese sentido no tiene una ideología que la acompañe.

¿Es Ada Colau la mejor alcaldesa que ha tenido Barcelona?

Bueno, mi opinión de Ada Colau la presentaron como la “Santa laica de los pobres” y entonces pues ahí…

¿Y qué tiene de ello?

Poca cosa me parece que tiene de ello. Muchas veces los catalanes tenemos una tendencia a crear un santo laico. Es decir, pensamos que el buenísimo, la revolución de las sonrisas, que con eso vamos a poder llegar a la victoria, el triunfo final, y yo dudo mucho de que eso se produzca así.

En cuanto al personaje como tal Ada Colau, yo he de confesar que el cargo de alcalde de Barcelona es un cargo, y no estoy defendiendo a todos los anteriores ni muchísimo menos, es un cargo que históricamente en muchos pasajes de nuestro pasado colectivo lo ostentaron personas de una gran talla política, y sobre todo de una gran talla intelectual. Ahora estoy pensando, por ejemplo, en el caso del Doctor Bartomau Robert a finales del siglo XIX, o en el caso de Rius i Taulet, incluso. Yo no veo con la capacidad, repito, intelectual y política, a Ada Colau para estar al frente de la alcaldía de Barcelona. Pero, oiga, yo antes que nada soy demócrata, acepto los resultados, y en todo caso si los barceloneses han optado por esa alternativa lo único que me cabe es desde mi posición combatirla e intentar que en el futuro las riendas del gobierno barcelonés estén en otras manos.

¿Cuáles son las próximas presentación de su libro: “O processisme o independencia”?

Ahora fundamentalmente se presentó mi libro en Barcelona el pasado jueves. Este viernes hay una presentación del libro en Vic. El sábado otra. Es decir ahora habrá una serie de presentaciones de mi libro donde esta tesis política es la que voy a intentar, y vamos a intentar que se difunda en los ambientes independentistas de Cataluña. Espero poderla presentar en Madrid, en Blanquerna como hice con mi anterior libro “Discurso a la nació” que la presenté en Blanquerna o en donde sea. Siempre que haya en Madrid cualquier entidad u organización que quiera presentar mi libro yo vendré encantado a esta ciudad.

Por último nos gusta que los lectores puedan entender la postura que defiende ¿Cómo le explicaría a un español la independencia de Cataluña?

La independencia, las independencias siempre vienen bien a los pueblos. Es decir, fundamentalmente por una razón: porque te equivocas y te equivocas tú. No se equivoca otro por ti. Yo no tenfo que convencer a los españoles, ni tengo por qué convencerlos a los españoles, es decir los españoles no son mis enemigos perse. Yo desde un prisma europeo me une lo mismo un señor de Madrid que un señor de París, que un señor de Londres o un señor de Copenhague. Yo no les voy a decir nunca a los españoles que van a ser mejores y que vamos a ser más amigos si nosotros somos independientes. Yo no puedo engañar a la gente.

Yo no puedo decirle a los españoles que va a ser fantástico cuando España pueda perder el 20% de su PIB y que su potencia digamos dentro de la Unión Europea quede a la altura de Polonia. No les puedo decir una cosa que no es cierto. Pero sí, como es lógico y evidente, sí que entre otras cosas yo creo que sería positiva solamente por un hecho, porque llevamos 300 años con esto. Yo creo que ya ha llegado un momento en el que incluso estoy convencido de que muchos españoles ya deben pensar que bueno que los catalanes decidan lo que quieren ser.

¿Por qué queremos ser independientes? Yo no quiero ser independiente por una razón económica, por una razón material. Yo quiero ser independiente simplemente por una cosa: porque yo de patria tengo solo una. Como un señor de Móstoles, o un señor de Cuenca tiene una patria que es España. Yo solamente tengo una patria y es Cataluña. Como yo no quiero vivir en esta esquizofrenia nacional siempre, deseo y lucho por la independencia de Cataluña y además, el día que los daneses quieran ser alemanes, o los franceses quieran ser italianos, a partir de ahí podríamos plantearnos las cosas desde otro punto de vista. Pero mi independentismo es un independentismo basado fundamentalmente en un sentimiento nacional, en un sentimiento de patria. Simplemente por eso y eso no significa que yo tenga, como es natural, nada en contra de las patrias de otros.

Cada uno quiere la patria que quiere, pero la patria es como la madre: solo hay una.