Facebook

Los partidos con representación en Cataluña no ven la misma realidad

  • Written by:

El Ateneo de Madrid acogió del 2 de febrero al 22 de marzo de 2017 una serie de encuentros enmarcados en el ciclo Cataluña en la encrucijada con el objetivo de crear “un clima de diálogo para alcanzar el debate constructivo en torno a Cataluña y sus aspiraciones de futuro”. La cuarta y última jornada se celebró este miércoles 22 de marzo y reunió a una mesa redonda formada por Jordi Roca (PP), Sergio del Campo (Ciudadanos), Joan Tardá (ERC), Meritxell Batet (PSC), Xavier Doménech (En Comú Podem) y Lourdes Ciuró (Partido Europeo Demócrata Catalán).

Doménech abrió el turno de palabra para recordar el proceso de transformación de Cataluña desde el inicio de la crisis económica en 2008 que ha hecho aumentar la desigualdad. Esta desigualdad señalada por el diputado de Podemos es, a su juicio, motor de la transformación del sistema político y de la sociedad. “Estamos viviendo una nueva época y sólo conseguiremos dominarla si afrontamos en conjunto sus retos”, subrayó.

A esto hacía referencia Xavier Doménech cuando echó en cara al PP que las políticas centralizadoras durante la crisis agravaron el problema en Cataluña y apeló a la “imaginación y flexibilidad” de los políticos para afrontar los problemas.

Increpan a Xavier Domenech

Desde Ciudadanos, Sergio del Campo, lamentó que la encrucijada de Cataluña se dirima entre el sí o el no a la independencia cuando “ya tendríamos que haber superado ese momento”. Según apuntó, las últimas elecciones autonómicas, que se convirtieron en una elecciones plebiscitarias, han dejado claro que los partidarios de la independencia no son mayoría.

No niega que el sentimiento independentista haya crecido en Cataluña en los últimos años pero lo achaca a la crisis económica y a “la propaganda que le echa la culpa de todo al resto del Estado”. Para Ciudadanos, subrayó, lo importante es “defender la unidad y la solidaridad entre los territorios”.

En septiembre de 2017 habrá referéndum

Joan Tarda de ERC interpretó de otro modo el resultado electoral en Cataluña al afirmar que vive “un momento ilusionante” porque “nunca habíamos tenido las herramientas para crear la República de Cataluña ya que contamos con la mayoría del Parlament”. La segunda quincena de septiembre de 2017, aseguró, “abriremos los colegios (para celebrar el referéndum de autodeterminación) y si lo quieren reprimir será señal de una democracia low cost”.

El diputado de ERC aseguró también que sus planes pasan por proclamar la República de Cataluña cuanto antes y luego negociar con el Estado español. En este sentido, ha subrayado que para la consulta cuentan con consenso social que propicia que se lleve a cabo esta medida sustentada en el derecho a decidir.

Lourdes Ciuró del Partido Europeo Demócrata Catalán no se mostró tan vehemente como Tardá pero llevó un paso más allá la expresión Cataluña en la encrucijada al afirmar que es España la que está en la encrucijada porque “las costuras se están tensando”. Desde 1978 hasta nuestros días, explicó, las costuras democráticas “están demasiado tensas y hay que reemplazarlas”.

Cataluña, declaró, tiene una apuesta de futuro clara que se tensionó por culpa de “la sentencia del Tribunal Constitucional (que derogó varios artículos del Estatut). Una sentencia con arrebato españolista. Y concluyó diciendo que “nosotros haremos nuestro camino y, a pesar de las sentencias, no conseguirán acabar con este proceso democrático”.

Las heridas del procés

Desde el PP, Jordi Roca rebate que el puyolismo y el secesionismo han usado el populismo para romper la convivencia pues, a su juicio, la afirmación de que “España nos roba” es falsa. Sustenta esta falsedad la inversión en ciencia, deporte (primeras olimpiadas celebradas en España) y en las 5 estaciones de AVE en Cataluña (entre otras cosas).

Roca expresó su deseo de fortalecer los lazos entre españoles y catalanes y entre catalanes que piensen diferente porque el procés “ha abierto heridas”. Pero ese diálogo, lamentó, no será posible mientras la otra parte (en referencia a los partidarios de la independencia) culpe de todos sus problemas al que tiene enfrente.

Meritxell Batet del PSOE comparte con Lourdes Ciuró la idea de que la encrucijada concierne a toda España pero para ella el proyecto ilusionante es renovar el pacto político, es decir, afrontar entre todos la reforma de la Constitución. Recordó que “cuando los gobiernos no se someten al imperio de la ley estamos en la senda de la no garantía de los derechos de los ciudadanos”.

Batet achaca al Partido Popular la “ausencia de acción política” para buscar una salida al problema en Cataluña y recordó que, a su juicio, la sentencia contraria al Estatut fue el detonante de un desencuentro sobre el que no se ha hecho nada. Por otro lado, critica al Gobierno de la Generalitat que ha “priorizado lo emocional sobre lo racional” y ha vulnerado las leyes y los dictámenes de instituciones, algunas ellas catalanas, que subrayaron que la consulta, con la Constitución actual, no se puede celebrar del modo que se pretende.