Facebook

El Gobierno remodela la estructura de cuatro ministerios: Presidencia, Exteriores, Hacienda e Interior

Las reestructuraciones, las últimas que quedaban pendientes en el nuevo Ejecutivo se harán sin coste.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes cambios en la estructura básica de cuatro ministerios: Presidencia, Asuntos Exteriores y Cooperación, Hacienda y Administraciones Públicas e Interior.

Según fuentes del Ejecutivo, se trata de los únicos cuatro ministerios que aún no habían aprobado sus respectivos cambios desde la toma de posesión del segundo Gobierno de Mariano Rajoy. Las reestructuraciones no tendrán impacto presupuestario.

Entre las novedades que plantea la nueva estructura, destaca la distribución de funciones entre el Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales y el de Hacienda y Función Pública.

Al primero se le asignan las competencias en administración territorial a través de la Secretaría de Estado para las Administraciones Territoriales; al segundo se le atribuyen, a través de la Secretaría de Estado de la Función Pública, las relativas a la Función Pública, Administración Digital y Gobernanza Pública, concepto en el que se incluyen las competencias que venía ejerciendo la Oficina para la Reforma de la Administración Pública.

Otro de los aspectos novedosos es que la Secretaría de Estado de Hacienda asume parte de las competencias procedentes de la antigua Secretaría de Estado de Administraciones Públicas, a través de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, que se crea con rango de subsecretaría.

En la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos, la Dirección General de Fondos Comunitarios cambia su denominación a Dirección General de Fondos Europeos, mientras que la Subdirección General de Programas Presupuestarios de Ciencia, Cultura y otras políticas cambia su denominación a Subdirección General de Educación, Cultura y otras Políticas Públicas.

PRESIDENCIA

El Consejo de Ministros ha aprobado también la estructura orgánica básica del Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, del que dependen la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes y la Secretaría de Estado para las Administraciones Territoriales.

De esta última depende la Secretaría General de Coordinación Territorial, donde se integran, además, la Dirección General de la Administración Periférica el Estado y la Dirección General de Relaciones con las Comunidades Autónomas y Entes Locales. Esta Secretaría tiene además la labor de impulso y coordinación de la Conferencia de Presidentes, así como la presidencia del Consejo de las Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado.

Con la aprobación de esta estructura orgánica básica se formaliza oficialmente el cambio anunciado al inicio de la legislatura, en el que la Secretaría de Estado de Comunicación pasaba de depender del Ministerio de la Presidencia para adscribirse a Presidencia del Gobierno.

De hecho, en materia de personal la Secretaría de Estado de Comunicación que dirige Carmen Martínez Castro ha nombrado a una nueva directora general de Comunicación, Begoña Fuentes. La Dirección General de Logística Informativa la ocupa desde finales del año pasado Consuelo Sánchez-Vicente.

PRINCIPALES CAMBIOS EN EXTERIORES

En Exteriores, los principales cambios son la creación de una Dirección General para África, la sustitución de la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo por una Dirección General para ese ámbito, y la fusión de la Dirección General de Medios y Diplomacia Pública y la OID en la nueva Dirección General de Comunicación e Información Diplomática.

También se producen cambios en la antigua Secretaría de Estado para la Unión Europea, que pasa a llamarse Secretaría de Estado de Asuntos Europeos y dispondrá de tres Direcciones Generales, dos para asuntos de la UE y una tercera para relaciones bilaterales con esos países.

De esta forma, la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores pasa a tener cinco direcciones generales: Política Exterior y de Seguridad; Naciones Unidas y Derechos Humanos; Magreb, Mediterráneo y Oriente Próximo; América del Norte, Asia y Pacífico; y la recién creada para África. Su titular, según ha aprobado también el Gobierno, será Raimundo Robredo Rubio.

En segundo lugar, la Secretaría de Estado de Asuntos Europeos tendrá tres direcciones generales: una Dirección General para Europa y dos dedicadas a la UE: Integración y Coordinación de Asuntos Generales de la Unión Europea y Coordinación del Mercado Interior y otras Políticas Comunitarias. El hasta ahora embajador en República Checa, Pascual Ignacio Navarro Ríos, se hará cargo de ésta última, recién creada.

La renombrada Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe contará ahora con la Dirección General para Iberoamérica y el Caribe y la Dirección General de Políticas de Desarrollo Sostenible, que asume Cristina Pérez Gutiérrez.

Además, de la Subsecretaría de Asuntos Exteriores y de Cooperación dependen la Secretaría General Técnica, la Dirección General del Servicio Exterior y la Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios.

Por último, directamente del ministro dependen la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, la nueva Dirección General de Comunicación e Información Diplomática y el Introductor de Embajadores. El Consejo de Ministros ha aprobado varios nombramientos para ajustar sus cargos a las nuevas denominaciones.

LOS CAMBIOS EN INTERIOR

También hay cambios en Interior, ya que se reestructuran las Direcciones Adjuntas Operativas. Según el Gobierno, la nueva estructura de la Policía y la Guardia Civil permite “afrontar con mayor eficacia los nuevos retos de seguridad”.

A partir de ahora, dependiendo del director general de la Policía quedan cuatro jefaturas: la Jefatura Central de Seguridad Ciudadana y Coordinación; la Jefatura Central de Información, Investigación y Ciberdelincuencia; la Jefatura Central de Recursos Humanos y Formación, y la Jefatura Central de Logística e Innovación.

Del director general de la Guardia Civil, por su parte, dependen el Mando de Operaciones Territoriales; el Mando de Información, Investigación y Ciberdelincuencia; el Mando de Personal y Formación, y el Mando de Apoyo e Innovación.

El organigrama del Ministerio del Interior permite “una dirección más horizontal” tanto en la Policía como en la Guardia Civil, “con mayor claridad de funciones de sus órganos operativos para lograr así una mayor eficacia de la seguridad en el territorio y, sobre todo, de las personas”, según la nota de prensa difundida al término del Consejo de Ministros.