Facebook

La insoportable levedad de la democracia

Tras casi dos semanas en Barcelona hemos asistido al colofón de toda una campaña en el seno de la sociedad catalana que defendía su derecho a decidir sobre su futura relación con el Estado Español.

Las urnas, que en la mayoría de lo colegios electorales estaban ya repartidas en los más de 2000 puntos de votación 24 horas de la apertura de la mesas, llegaron a la cita con los votantes. Ese relación es la que resulta insoportable, tal vez por su levedad, a los mandos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que desde primeras horas de la mañana entraban en los recintos electorales para sustraerlas.

Diario Independiente Digital pudo comprobar en varios colegios electorales de Barcelona cómo se desarrolló la jornada. Una jornada marcada por la caída sistemática de la web que permitía a los vocales y presidentes de mesa comprobar el censo universal para que los ciudadanos con derecho a voto pudieran ejercerlo.

A medida que pasaba el día, se multiplicaban los colegios en los que la Guardia Civil accedía con intención de sustraer las urnas. Aquellos centros en los que no habían sido requisadas crecía la inquietud. En algunos de ellos, los ciudadanos formaron cordones humanos para repeler una posible intervención policial. En algunos de ellos, los presidentes de mesa decidieron sacar ellos mismos las urnas, una vez concluida la votación, antes de la llegada de efectivos de Guardia Civil.

Este medio ha hablado con algunos de ellos y así nos relatan en titulares lo vivido este domingo 1 de octubre.

Una vez cerrados los colegios electorales, el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Jordi Turull,  anuncia que “el recuento será largo” y “nos podremos contar por millones”, en relación al numero de personas que acudieron hoy a su cita con las urnas.

Después compadeció Carles Puigdemont para informar de que, una vez obtenido el resultado, este se trasladará al Parlament y, según lo estipulado en la Ley de Referéndum, actuar en consonancia al dictado de estas urnas.

Simultáneamente, miles de personas se trasladaban a Plaza de la Universidad y Plaza Cataluña, donde entidades como Ómnium y ANC, organizaron un final de fiesta para festejar la celebración de la consulta cuyos resultados se conocerán este lunes 2 de octubre.