Facebook

Carmen Calvo será la segunda ministra de Igualdad de la democracia con retos en violencia machista y feminismo

Pedro Sánchez recupera la cartera que creó Zapatero en 2008 y que suprimió dos años después.

La socialista Carmen Calvo se convertirá en la segunda ministra de Igualdad de España después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya recuperado el Ministerio que el exlíder del Ejecutivo del PSOE José Luis Rodríguez Zapatero creó en el año 2008 con competencias exclusivamente en esta materia. La andaluza accede al cargo con retos pendientes en la lucha contra la violencia de género y en medio de las reivindicaciones feministas que han cogido fuerza tras la huelga del pasado 8 de marzo.

Sánchez, que está configurando el nuevo Gobierno, ha contado con la actual secretaria Federal de Igualdad del PSOE para ocupar la Vicepresidencia y el Ministerio de Igualdad. Calvo también fue ministra de Cultura en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2007).

En el año 2008, durante su segundo Ejecutivo, Zapatero creó un Ministerio de Igualdad al frente del que puso a Bibiana Aído, quien con 31 años se convirtió en la ministra más joven hasta el momento. La configuración de una cartera dedicada exclusivamente a esta materia perseguía el objetivo de impulsar las medidas de la Ley de Igualdad, aprobada en 2007, y la ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, de 2004, entre otras políticas sociales relacionadas con la igualdad.

Al frente del Ministerio, Aído protagonizó varias anécdotas que acapararon las portadas de los medios de comunicación. Entre las más conocidas está su ‘lapsus’ gramatical al llamar a las diputadas del Congreso ‘miembras’.

La institución fue suprimida en octubre de 2010, durante la crisis económica, y se integró en el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y en una nueva Secretaría de Estado de Igualdad, estructura que el Gobierno ‘popular’ de Mariano Rajoy conservó.

Ahora Pedro Sánchez ha recuperado la cartera tras hacerse con la Presidencia del Gobierno al prosperar la moción de censura contra Rajoy. Esta decisión se produce después del éxito de la huelga feminista que tuvo lugar el pasado 8 de marzo, así como de las numerosas manifestaciones feministas que se han producido a raíz de la polémica sentencia que condena a los cinco miembros de ‘La Manada’ por un delito de abuso sexual y les absuelve del de agresión.

El líder del PSOE se confiesa feminista y siempre ha expresado su apoyo a todas las movilizaciones que se han convocado a favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

RETOS ACTUALES

Entre los principales retos en materia de igualdad del nuevo Gobierno del PSOE está la puesta en marcha del Pacto de Estado contra la Violencia de Género rubricado por el Parlamento, después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya dejado pendiente la aplicación de las primeras medidas contempladas en él.

El anterior Gobierno quería presentar “próximamente” la primera reforma adscrita a este pacto. Se trata de la modificación de la Ley de Medidas de Protección Integral del año 2004 que, entre otras cosas, contemplaba ampliar el concepto de violencia de género e incluía la suspensión imperativa del régimen de visitas a los maltratadores. Fuentes del Ministerio de Sanidad en funciones han confirmado a Europa Press que tenían previsto llevar el anteproyecto ante el Consejo de Ministros durante el mes de mayo, sin embargo, finalmente no ha visto la luz.

Aparte de la lucha contra la violencia machista, movimientos recientes han puesto sobre la mesa el discurso feminista, especialmente tras la convocatoria de la huelga del 8-M. La necesidad de impulsar medidas para la equiparación salarial entre hombres y mujeres, así como para fomentar la corresponsabilidad y la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, son algunas de sus reivindicaciones principales.

Asimismo, el nuevo Gobierno tiene pendiente abordar las peticiones que las representantes del colectivo de ‘Las Kellys’ –limpiadoras de hoteles– trasladaron personalmente al anterior líder del Ejecutivo Mariano Rajoy, quien las recibió en La Moncloa y se comprometió a adoptar medidas para mejorar su situación laboral y acabar con su “explotación” y “precarización”.

Carmen Calvo, que es doctora en Derecho Constitucional, también accede a su nuevo cargo en medio del polémico fallo judicial sobre ‘La Manada’, tras el que se está estudiando la revisión de la tipificación de los delitos sexuales. El anterior Ejecutivo encomendó este análisis a un órgano dependiente del Ministerio de Justicia cuya composición puede volver a ser modificada por el nuevo Gobierno del PSOE, partido que últimamente ha reivindicado la existencia de perspectiva de género en las instituciones públicas, especialmente en las judiciales.

“DESMANTELAMIENTO” DEL 016

Además, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se enfrenta a la situación de la profesionales del teléfono 016 de atención a víctimas de violencia de género, que han lanzado una petición en la plataforma Change.org que ya acumula casi 5.000 firmas en la que piden ayuda al nuevo presidente del Gobierno para poner fin al “desmantelamiento” de este servicio.

Según han denunciado las trabajadoras actuales, Atenzia –la nueva empresa adjudicataria de este servicio– no se ha hecho cargo de la gestión después de venciera el contrato del Ministerio de Sanidad con la compañía que lo ha gestionado desde que se creó en el año 2007 hasta ahora –Arvato Qualytel-.

Atenzia les ha comunicado que el servicio de la línea 016 se extingue tal como ha funcionado hasta ahora. Así pues, han denunciado que este martes 5 de junio comienza el nuevo proceso de contratación –a pesar de que el contrato administrativo con Atenzia no está formalizado, al tiempo que han exigido su suspensión.