Facebook

Detenido un educador de un centro de menores en Melilla por agresión con arma blanca a un interno

Un juez decretó prisión provisional que el trabajador ha eludido tras el pago de una fianza de 6.000 euros y se investiga por qué los vigilantes de seguridad no informaron del suceso.

Un educador del Centro de Acogida de Menores del Fuerte de La Purísima en Melilla ha sido detenido acusado de agredir a uno de los menores extranjeros no acompañados acogidos en las instalaciones, al que habría apuñalado con una navaja en la espalda, en el glúteo y en región escapular, durante una discusión entre menores en la que intervino educador para separarlos y acabar agrediendo a uno de los implicados en la reyerta.

Según ha informado este miércoles la Consejería de Bienestar Social, los supuestos hechos tuvieron lugar hace más de un mes, el sábado 16 de junio sobre las 22.40 horas, pero no se han conocido hasta ahora porque los vigilantes de seguridad pertenecientes a la empresa gestiona el centro de acogida no los reflejaron en sus partes diarios.

El área que dirige el consejero Daniel Ventura (PP), a través de un comunicado de prensa, ha señalado que la dirección del centro de acogida, como cada día, dio por cierto lo reflejado en los partes de los vigilantes donde se expresaba que únicamente hubo algunas peleas entre menores y que en concreto un menor llegó al centro con heridas superficiales por lo que avisaron al servicio de ambulancia y a la Guardia Civil.

Asimismo, han explicado que los responsables del centro preguntaron al menor, de 17 años y 9 meses de edad, por lo sucedido sobre las heridas que presentaba, y éste manifestó que las lesiones se las había producido un sujeto desconocido en la calle. “A día de hoy y según responsables de la empresa, sigue afirmando lo mismo”, ha subrayado.

MIEDO A REPRESALIAS

Este menor, sin embargo, cuando acudió al hospital informó al personal que lo atendió de que las lesiones se las hizo un cuidador del centro, dando el hospital el correspondiente aviso a la Guardia Civil por agresión. “Esta última información es omitida o bien no se da a conocer a la dirección del centro en ningún momento”, ha precisado la Consejería de Bienestar Social.

La Guardia Civil, ante las manifestaciones del menor en el hospital, abrió la correspondiente investigación. El menor fue llamado a declarar dos semanas más tarde y éste, según la dirección del centro, volvió a negar que la agresión fuera producida por un cuidador.

La Consejería ha explicado que, para contrastar la veracidad de la información, se citó a declarar a los vigilantes de seguridad que se encontraban de servicio en el patio de primera acogida el día de los hechos y éstos relataron que vieron a un cuidador sacar algún objeto del bolsillo y que al parecer agredió al menor. Preguntados por la empresa sobre los motivos por los que no informaron ni lo reflejaron en el parte, alegaron que tenían miedo a posibles represalias.

La empresa que gestiona el centro de menores y la Consejería de Bienestar Social han asegurado que no tienen conocimiento de dichos sucesos hasta el pasado 10 de julio, fecha en la que se persona la Guardia Civil en el centro para detener al cuidador, alegando que tienen testificación de dos personas que manifiestan que dicho menor ha sido agredido por el detenido.

A su vez comunican que al día siguiente pasará el caso al Juzgado de Guardia y es entonces cuando, una vez tomadas las declaraciones en el mencionado juzgado, los dos vigilantes se ratifican en ellas, siendo el menor quien vuelve a negar las mencionadas agresiones por parte del cuidador. Ante semejantes contradicciones, el juez decretó prisión provisional bajo fianza de 6.000 euros (que ha pagado quedando en libertad condicional) y el traslado del caso al Juzgado de Instrucción número 3.

SUSPENDIDO DE EMPLEO Y SUELDO

La empresa Arquisocial, responsable de la gestión del centro, desde el momento en que conoce lo sucedido, asegura que suspendió al trabajador de empleo y sueldo con fecha 11 de julio y abrió expediente disciplinario para su despido, que actualmente está en manos de los jurídicos de la empresa.

Por otro lado, la Consejería de Bienestar Social ha pedido a la empresa que se abra investigación interna e igualmente, desde la administración se incoa expediente informativo a la empresa para depurar responsabilidades.

El departamento que dirige Daniel Ventura ha destacado que “esta Administración ya ha reiterado en múltiples ocasiones, que en el supuesto de encontrarnos alguna vez con posibles malos tratos o agresiones hacia menores acogidos o en situación de calle, como parece ser el caso que nos ocupa, por cierto de cierta gravedad, se cursaría la correspondiente denuncia personándonos como acusación particular en esta causa, y en defensa de los menores”.

ACTUACIÓN GRAVE DE LOS VIGILANTES

Igualmente, la Consejería ha querido poner de manifiesto la gravedad de la actuación de los vigilantes de seguridad que se encontraban de servicio el día de los sucesos, “ya que no sólo obviaron los hechos acontecidos sino que también figuran en los partes unos relatos que parecen no corresponder con todo lo sucedido”.

En este sentido, ha señalado que se ha puesto en conocimiento de la Consejería de Seguridad Ciudadana, como responsable de la seguridad privada, “los comportamientos y todo lo relatado sobre los vigilantes de seguridad para que tome las medidas que estime pertinentes”.

Por último, ha aclarado que no se registró ningún “motín” en el centro ni el menor lesionado no sufrió “pérdida de conocimiento”, sino heridas incisas por arma blanca en la espalda, región escapular izquierda y en región glútea derecha, que precisaron atención sanitaria en el servicio de urgencias del hospital comarcal. A día de hoy el menor hace vida completamente normal y las heridas están completamente sanadas, ha concluido la información facilitada por la Consejería de Bienestar Social.