Facebook

Interior insiste en la legalidad de las expulsiones por el acuerdo con Marruecos que ya ha aplicado a casi 200 migrantes

Asegura que el procedimiento de devolución se ha hecho “con todas las garantías” y respetando “todos los derechos” de los migrantes.

El Ministerio del Interior ha insistido en que la devolución a Marruecos de 55 migrantes de los 209 que ayer saltaron la valla fronteriza de Melilla cumple la legalidad ya que se hace en aplicación del acuerdo de readmisión firmado en 1992 entre el Gobierno español y el reino alauí. Desde que este pacto bilateral se reactivó el pasado mes de agosto, España lo ha aplicado para llevar a cabo la expulsión de al menos 195 personas.

“El acuerdo es una herramienta que está ahí y puede utilizarse siempre y cuando Marruecos esté de acuerdo en la readmisión y la acepte”, han señalado a Europa Press fuentes del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska. Estas mismas fuentes no descartan que el Ministerio aplique este pacto bilateral para devolver a Marruecos a todas las personas que accedan a España saltando la valla, siempre y cuando éstas no expresen su intención de solicitar asilo.

Las 55 personas que este lunes han sido expulsadas a Marruecos en virtud de este acuerdo bilateral son precisamente las que han rechazado acceder a una protección internacional en España, según los datos proporcionado por Delegación del Gobierno en Melilla. De los 209 migrantes que saltaron la valla, 140 personas sí se han acogido a la solicitud de derecho de asilo su expulsión, por lo que su devolución no puede ejecutarse hasta que se resuelva su expediente.

Otras cinco personas siguen hospitalizadas y otras cinco personas cuentan con lesiones que requieren reposo pero, según han apuntado fuentes de Interior, podrían ser devueltas a Marruecos si se recuperan “antes de 10 días”, siempre y cuando no hayan manifestado intención de solicitar asilo.

Según se recoge en el acuerdo bilateral, la solicitud de readmisión por parte de cualquiera de los dos estados “deberá ser presentada en los diez días posteriores a la entrada ilegal en el territorio del Estado requerido”.

Asimismo, desde Interior han hecho hincapié en que el procedimiento de identificación de los migrantes ha contado “con todas las garantías”, han tenido la asistencia letrada que marca la ley así como acceso al sistema de asilo. “Se han respetado todos sus derechos”, han recalcado a Europa Press.

REACTIVACIÓN DEL ACUERDO EN AGOSTO

En aplicación de este acuerdo el pasado 19 de octubre fueron admitidos por Marruecos otros 24 migrantes que llegaron en patera a las islas Chafarinas. A este número hay que sumarle las 116 personas que fueron devueltas al país alauí el pasado 23 de agosto tras lograr entrar en España en un salto masivo y, además, utilizando cal viva y otros medios contra los agentes que custodian el vallado.

Fuentes del Ministerio del Interior han puntualizado que el acuerdo de readmisión, aparte de en estas tres ocasiones, “se ha aplicado alguna vez más” pero en “contadas”.

La reactivación del acuerdo con la devolución de 116 migrantes en Ceuta fue muy cuestionada por entidades sociales y las ONG porque, a su juicio, el procedimiento de devolución no se hizo “con todas las garantías”. Durante estos meses, varios miembros del Gobierno han justificado aquella expulsión a Marruecos haciendo hincapié en que “no es aceptable” la violencia utilizada contra los cuerpos de seguridad. “No vamos a permitir la inmigración violenta que atenta contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, resaltó Grande-Marlaska en una comparecencia en el Congreso.

En esta ocasión, fuentes de Interior han incidido en que se aplicará “siempre que se estime oportuno y Marruecos lo acepte”, desvinculando su uso de la existencia o no de violencia en el salto a la valla.