Facebook

Los partidos apuestan por reformar el Código Penal para reforzar la ciberseguridad

En unas conclusiones parlamentarias hacen hincapié en conjugar la libertad en la red con la seguridad.

La Comisión Mixta de Seguridad Nacional Congreso-Senado trabaja en un informe en el que propone la modificación del Código Penal para reforzar las penas perpetradas por ciberdelincuentes, a la vez que aboga por una regulación internacional sobre el conflicto en el espacio virtual.

Así se desprende del borrador de dictamen en el que trabajan los grupos parlamentarios, al que ha tenido acceso Europa Press, y que es fruto de meses de trabajo durante los que han desfilado por la comisión numerosos expertos en ciberseguridad, tanto del ámbito público como privado.

El documento, que los partidos prevén aprobar el próximo jueves, considera «conveniente» la modificación del Código Penal para tipificar la figura de suplantación de identidad en la red; a la vez que reclama que se abra la puerta a que los parientes de un fallecido puedan denunciar en su nombre los delitos de injurias y calumnias.

También propone al Gobierno que estudie la posibilidad de sancionar con la prohibición para utilizar Internet o administrar páginas web a quienes hayan sido condenados por delitos como, por ejemplo, el acoso a menores a través de la red.

Pero, a juicio de los grupos parlamentarios, la regulación del ciberespacio no debe quedar solo en el ámbito nacional, sino que son necesarias normas internacionales para «regular aspectos concretos aún no cubiertos por normas jurídicas».

En este sentido, recuerdan en el dictamen que los expertos han apelado a la necesidad de lograr algún tipo de normativa internacional que regule el conflicto en el ciberespacio igual que existe legislación sobre la guerra clásica.

Para ello creen que España debe tener una participación «proactiva» en todos los foros internacionales para lograr una gobernanza en la red «que permita proteger el modelo de sociedad democrática y plural que tenemos como propio». Y promover consensos y aunar esfuerzos para «asegurar la prevalecía de los principios que presiden en el ámbito físico las relaciones entre Estados también en el ámbito del ciberespacio».

«Se considera imprescindible que junto a los países de la Unión Europea juguemos un papel líder en lo que significa la defensa de un ciberespacio libre en el cual se garanticen los derechos fundamentales y en el que también se garantice la existencia de normas internacionales que permitan una gobernanza global de la red bajo los principios de cooperación y de relaciones pacíficas entre Estados», apunta el borrador.

Los grupos parlamentarios constatan que la ciberseguridad es «uno de los pilares más importantes» para garantizar la seguridad nacional de los países y por tanto debe ser abordada desde un punto de vista legislativo, normativo, presupuestario y de organización administrativa.

Pero además, asumen que la disrupción digital va a tener consecuencias en el mercado de trabajo con la destrucción de empleo por la digitalización y robotización del modelo productivo, aunque a la vez abre la puerta a nuevas posibilidades en la generación de nuevos puestos en ámbitos laborales emergentes.

Para dar satisfacción a esta demanda de nuevo empleo de calidad, el documento propone adaptar el modelo educativo para facilitar la especialización en diversos niveles, tanto profesional como universitario; así como establecer mecanismos para detectar talentos en el sector desde la etapa educativa.

También subraya la importancia de crear una cultura de ciberseguridad en toda la sociedad para concienciar sobre los peligros que se esconden en la red, sobre todo en los sectores más vulnerables, como los niños y los mayores. Y señala la necesidad de hacer a la sociedad «mucho más resiliente» ante los ataques malintencionados de las campañas de desinformación.

En cualquier caso, los partidos hacen hincapié en conjugar la necesaria libertad en la red con la seguridad. «Deberemos alcanzar un equilibrio, un compromiso, entre la libertad que ahora disfrutamos en internet y la seguridad que ahora exige este fenómeno global del ciberespacio que ha cambiado nuestras vidas», apuntan.