Facebook

El Gobierno francés reafirma su respeto a la Constitución española, tras el apoyo de 41 senadores a líderes del ‘procés’

«España es un Estado de Derecho en el que nadie, ni un parlamentario francés, tiene que interferir», según la ministra de Asuntos Europeos.

La ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, ha reafirmado este lunes que la posición de su Gobierno sobre Cataluña pasa por el «estricto respeto de las normas constitucionales españolas», después de que un grupo de 41 senadores franceses haya firmado un texto denunciando «represión» de los líderes independentistas.

«Sobre Cataluña, nuestra línea es constante: el respeto estricto de las normas constitucionales españolas», ha escrito Loiseau en su cuenta de Twitter.

Loiseau ha insistido en que Cataluña es un asunto que «es responsabilidad de España, que es un Estado de Derecho, en el que nadie, incluso si es parlamentario francés, tiene que interferir».

La ministra del Gobierno de Emmanuel Macron se ha expresado así tras conocerse que un total de 41 senadores franceses, pertenecientes a distintos grupos políticos han firmado un texto en el que denuncian la «represión» que, a su juicio, sufren «electos legítimos» y «representantes políticos de la Generalitat de Cataluña» que están encarcelados o «forzados al exilio por sus opiniones en el ejercicio del mandato que les han confiado sus electores».

Los firmantes son, en su mayoría, comunistas y socialistas, pero también centristas, ‘republicanos’ (el antiguo partido de Nicolas Sarkozy) y de La República en Marcha, la formación que da apoyo a Macron. Es el caso de André Gattolin, que ha difundido el texto en su blog del medio digital ‘Mediapart’. El Senado francés tiene un total de 348 miembros.

Estos 41 senadores consideran que la situación en la que se encuentran los líderes independentistas es «una verdadera vulneración de los derechos y las libetades democráticas», así que lamentan que la «gravedad de esta situación esté subestimada» en Francia.

PIDEN LA INTERVENCIÓN DE LA UE

Por eso, piden que Francia y los países de la UE «intervengan para restablecerlas condiciones del diálogo para encontrar soluciones políticos a un problema político».

Los firmantes justifican sus palabras en que Francia es «vecina de España y de su grean región, Cataluña», con la que, dicen, comparten una larga historia. Según explican, les interesan los «sucesos graves» de Cataluña, especialmente ahora que se desarrolla el juicio en el Tribunal Supremo.

Así, dicen que lo que piden es «respeto a las libertades y los derechos fundamentales en Cataluña», aunque dicen no querer «inmiscuirse en los problemas políticos de un país vecino» ni «tomar partido sobre el asunto de la independencia de Cataluña».