Facebook

Carolina Durante: «A la larga, Cayetano puede llegar a ser un himno generacional que perdure en el tiempo»

Las únicas ocho canciones que tenían hasta ahora en Spotify acumulan más de diez millones de escuchas. En diciembre llenaron dos veces el Ochoymedio Club de Madrid y durante 2018 se hicieron indispensables en la ruta festivalera patria. Todo eso conseguido con las ocho únicas canciones que tenían desde que debutaron en el otoño de 2017.

Resulta lógico, por tanto, que haya expectación en torno a la banda madrileña, que acaba de publicar su esperado álbum de debut de título homónimo. Otra decena de composiciones con las que engordar un cancionero aún limitado pero que está indudablemente calando en toda una nueva generación que les ha llevado velozmente hasta su momento actual de popularidad.

«Que los medios se interesen por ti es de agradecer. Con este primer disco notamos un despliegue mediático bastante grande», admite a Europa Press el vocalista Diego Ibáñez, quien luego saca a relucir su travieso sentido del humor: «No todo va a ser como Rosalía, pero esto siempre viene bien. Lo sentimos por la gente que se acabe cansando de vernos en todas partes».

Más en serio, resume Diego que el último año «ha sido un no parar», sobre todo desde que lanzaron Cayetano, el clásico instantáneo que les abrió al gran público y que puede que sea su principal legado para la posteridad. Así lo ve el propio vocalista: «Yo creo que Cayetano, a la larga, tiene algo que puede llegar a ser un himno generacional. No sé. Cayetano puede ser un tema que perdure en el tiempo, pero el resto ya se verá».

Inmersos en la vorágine de su gran 2018, rememora el grupo que no pararon de tocar hasta finales de diciembre para pasar después a centrarse en este disco de debut que van a presentar tanto como puedan -y eso es mucho- durante todo 2019, primero en festivales «por un montón de sitios» y luego con su propia gira por salas. «Y a ver si salimos a Sudamérica, que está en los planes, igual que ir sacando vídeos de todos los temas del disco», adelanta Diego.

«Creo que 2018 fue el año más importante de mi vida y a veces me tengo que parar para darme cuenta de que las cosas están sucediendo», revela el cantante adoptando un tono más confesional, un tanto abrumado incluso por la sucesión imparable de acontecimientos: «Me parece que va todo tan rápido que no estoy disfrutando del todo y pareciera que no estoy siendo agradecido».

POR QUÉ UN ÁLBUM

Sea como fuere, Carolina Durante ya tienen su debut largo «por romanticismo y por tener un álbum», tal y como resume Diego antes de ceder la palabra al bajista Martín Vallhonrat, quien plantea que lanzar un single detrás de otro te asegura estar en playlists de streamings «unos meses», para luego remachar: «Pero la gente se olvida más fácilmente de un single o un EP que de un álbum».

«Y la música de guitarras siempre ha sido de álbum», apostilla Diego antes de que su compañero Martín continúe sus palabras: «También con un álbum puedes meter otro tipo de canciones. Es un concepto diferente. Para nuestro disco hemos trabajado con el mismo productor, pero hemos grabado de forma diferente con una mezcla diferente. Eso es suficiente para que no suene igual y además resulte variado. Además, cada vez tocamos mejor».

Recuerda en este punto Diego que estuvieron nominados a Mejor Directo en la última edición de los Premios MIN de la Música Independiente, lo que le lleva a asegurar que este álbum «suena mejor y con más empaque» que sus singles previos. Eso sí, vuelve la socarronería a aparecer cuando el vocalista confiesa entre risas: «Llevamos tres semanas seguidas ensayando un día a la semana».

Tercia entonces el guitarrista Mario del Valle para admitir: «Seguimos sin tener local de ensayo porque son súper caros en Madrid y así no hay manera». «Estamos en ello», prosigue Martín, quien en cualquier caso explica que el pasado verano no les hacía «ni falta ensayar» porque tocaron «un montón y el concierto lo tenían ya bastante trillado».

«Es que si ensayas cinco días a la semana te acabas cansando de tus propias canciones. Luego llegas al concierto y ni las sientes ya y eso se nota», defiende Diego coincidiendo con Martín, quien asegura que «si ensayas dos o tres días a la semana también lo conviertes en rutina y la cagas». «Nos gusta pasarlo bien y que sea todo más espontáneo. Tocamos mucho los fines de semana, así que no nos preocupa pasar tres días sin ensayar», apostilla el bajista.

REMINISCENCIAS OCHENTERAS

Carolina Durante son comparados constantemente con bandas de los ochenta como Los Nikis, Siniestro Total o incluso Hombres G -«yo no veo para nada lo de Hombres G», subraya Diego-. Pero el grupo no cree que sea por similitudes musicales, sino más bien «por el espíritu», pues «en los ochenta surgían los grupos de otra manera más natural y sin pretensiones».

Así, Martín apunta que le gustan algunos grupos de los ochenta, aunque ellos son más de Triángulo de Amor Bizarro o Los Punsetes. Y reflexiona Diego: «La gente dice que le flipan los grupos de los ochenta pero en realidad les gustan dos o tres canciones. ¿A partir de cuántas canciones puedes decir que realmente te gusta un grupo? Porque empezaríamos a descartar pero rapidito».

Sí que hablan abiertamente de su admiración por Los Nikis y, de hecho, aseguran todos que les encantaría compartir escenario con ellos. «Me alegro de que hayan vuelto, a ver si se animan a girar un poquito o a tocar en algún concierto nuestro como grupo sorpresa», bromea Diego.

Eso sería para ellos la medida real de su éxito, pues como recuerda Martín, cuando hicieron el grupo se dijeron a sí mismos que si «algún día» llegaban a telonear a Los Punsetes ya podrían darse por satisfechos. «Y lo hicimos al quinto mes», señala divertido el bajista, quien añade que «desde entonces», todo lo que les pasa «es regalado».

Y aún continúa Martín: «Para mí, lo más exitoso es poder estar conociendo a la gente que estamos conociendo, gente que he escuchado e idolatrado desde siempre. Ese es el gran triunfo y la gran suerte. O tocar con Joaquín de Los Nikis, que apareció vestido de preso por sorpresa en nuestro concierto en el Ochoymedio».

«Son cosas que nos llegan a decir hace dos años y no lo creeríamos. Es que te hubiera firmado todo esto y luego disolver al grupo», apunta Diego con una mezcla de orgullo y aún incredulidad. Precisamente por eso, descarta que Carolina Durante sea un grupo generacional, aunque tampoco lo niego categóricamente: «Creo que es pronto para decir eso. Se verá a posteriori y tampoco es nuestro trabajo analizarlo».