Facebook

La campaña y los mensajes no están diseñados para las personas con discapacidad intelectual, según el sector

Beatriz, nueva votante a los 36 años: «Me hace mucha ilusión que por fin se haya derribado esta barrera y pueda votar»

. El próximo 28 de abril podrán votar por primera vez más de 100.000 personas con discapacidad intelectual, hasta ahora incapacitadas judicialmente y, por tanto, vetadas de ejercer su derecho al voto. Sin embargo, los mensajes de la campaña electoral por parte de los grupos políticos no están preparados para este colectivo, según sostiene el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI).

«Es todavía débil la universalización de las campañas y de los mensajes y programas de los partidos y tenemos que insistir en que la democracia no es solo para el día electoral, sino para toda la participación política y los procesos electorales. No supone más dinero ni más esfuerzo hacerlos accesibles. No es un deseo sino un imperativo jurídico de no más discriminación», ha indicado a Europa Press el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno.

Para esta organización, el derecho pleno al sufragio del colectivo de personas con discapacidad intelectual o con una enfermedad mental no queda del todo resuelto con la reforma de la Ley electoral (LOREG), pues todavía hay asuntos que hay que mejorar –papeletas en lectura fácil, señalética…– y que dependen de la propia administración electoral, que «no tiene una labor proactiva» en este sentido porque es un órgano «muy legalista», que se ciñe a la norma.

«Lo importante es que no haya obstáculos o dificultades, que nos encargaremos de seguir denunciado», ha avisado Pérez Bueno, que apunta, no obstante, que el próximo domingo será un «día grande para las personas con discapacidad en España y la regeneración democrática del país».

Quienes están acompañando y asistiendo a estos nuevos votantes son las organizaciones de la sociedad civil y entidades no lucrativas dedicadas a las personas con discapacidad intelectual o con deterioro cognitivo. Desde hace varias semanas, estas asociaciones están teatralizando o haciendo simulacros del día electoral y editando materiales de ‘lectura fácil’ con pictogramas y pautas sobre cómo votar.

Por ejemplo, la Fundación Síndrome de Down Madrid ha celebrado sesiones informativas para explicar todos los aspectos a tener en cuenta a la hora de votar, qué es votar, qué otras formas de participar en política existen, cómo se vota, los distintos tipos de elecciones que hay programadas actualmente para este año, qué se elige cuando se vota, la campaña electoral, los partidos que se presentan, el colegio electoral y el proceso de votar, entre otros temas relevantes.

A estas sesiones ha acudido Beatriz Mansalvas, que a sus 36 años va a votar por primera vez este domingo 28 de abril y es consciente de la «importancia» que tiene este cambio de la LOREG: «Va a ser la primera vez que todo el pueblo pueda votar. Después de todas las barreras que nos han puesto, me hace mucha ilusión que por fin esta se haya derribado y pueda ejercer mi derecho de sufragio».

En esta cita electoral se da además la circunstancia de que por primera vez va a haber personas con discapacidad intelectual hasta ahora incapacitadas judicialmente que van a formar parte de las mesas electorales como vocales. Para estos casos el acompañamiento y orientación es mayor porque esta tarea es más complicada que la de votar.

Plena Inclusión Madrid cuenta desde hace dos años con grupos de ‘auto representantes’, integrados por personas con discapacidad que han sido elegidas por sus propios compañeros para representarles y que se han formado específicamente para ejercer este papel. Estas personas son quienes han expuesto a los partidos políticos sus propias demandas.

NO TODOS LOS PROGRAMAS ESTÁN EN ‘LECTURA FÁCIL’

También son varios los partidos políticos que han solicitado la colaboración de esta entidad para adaptar a ‘lectura fácil’ sus programas electorales, «una adaptación que no sólo es de utilidad para personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, sino para una amplia mayoría de ciudadanos», indican desde esta asociación. Por el momento, de las grandes fuerzas políticas solo PSOE, Podemos y Cs han adaptado sus programas electorales para las generales a ‘lectura fácil’.

Respecto a las formaciones políticas, el movimiento social de la discapacidad espera de ellos que «asuman con convicción y no solo de cara a la galería» que todas las personas con discapacidad pueden votar.

Desde las organizaciones de la discapacidad no descartan que se produzcan problemas prácticos como en otras ocasiones, a pesar de que los colegios electorales tengan la obligación de ser accesibles. De hecho, no descartan que se saquen urnas a la puerta de centros para que algunas personas con movilidad reducida no tengan que entrar o la falta de transporte para quienes lo pidan: «La ausencia de conciencia de los agentes electorales aún existe».

PERSONAS CIEGAS SIN DERECHO DE SIGILO EN LAS MUNICIPALES

Respecto de las elecciones municipales, que en su mayoría se van a celebrar el próximo mayo, el CERMI denuncia que el no existe el sigilo en el derecho a voto de las personas con discapacidad visual. Aunque existe un decreto de 2007 que establece el Braille para que se garantice el voto secreto de este colectivo, los más de 8.000 municipios hacen que esta tarea sea inviable para el Ministerio del Interior.

«Existe un déficit en las elecciones municipales porque las personas con discapacidad visual necesitan de la ayuda de alguien externo para meter la papeleta en el sobre, comprometiendo así su derecho de sigilo», advierte Pérez Bueno, que señala que la tecnología lo podría permitir, incorporado un código QR digital para que con un móvil se pueda leer el contenido de una papeleta.