Facebook

Podemos propone que el Rey deje de ser irresponsable en la Constitución e investigar los «negocios de la Monarquía»

Plantea sentar las bases para las consultas territoriales y un referéndum pactado en Cataluña.

Unidas Podemos propone en su programa electoral para las generales una reforma constitucional para eliminar el privilegio judicial de la «ausencia de responsabilidad del Rey», establecida en el artículo 56.3 de la Constitución, y avanza que impulsarán una comisión para investigar los negocios de la Monarquía.

En el documento, al que ha tenido acceso Europa Press y que cuenta con más de cien páginas, explican que pondrán en marcha esa comisión de investigación sobre los negocios de la Monarquía con el objetivo de determinar si, por ser irresponsable, «es una institución idónea» para la democracia». Añaden que modificarán también que se siga administrando la justicia bajo la fórmula «arcaica» de ‘en nombre del Rey’.

En este apartado incluyen también la supresión de los aforamientos tanto en las comunidades autónomas como a nivel estatal. «La proliferación de la figura de los aforamientos no ha tenido nada que ver con la protección de los representantes públicos frente a represalias y amenazas de los más poderosos, sino con un sistema de protecciones y favores que permite a los partidos ofrecer cierto privilegio judicial a algunos de sus miembros», recuerdan.

REFERÉNDUM EN CATALUÑA

Podemos incluye además en el programa –que será votado por los inscritos hasta el lunes 8 de abril– una «resolución democrática del conflicto catalán» apostando por un «referéndum pactado» en el que la formación defenderá un «nuevo encaje para Cataluña en España». Tal y como avanzaron también apuestan por «constitucionalizar la participación ciudadana» para normalizar las consultas en asuntos relevantes.

Quieren así sentar las bases para que se den referéndum territoriales. Además, incluyen que se pueda realizar un referéndum «vinculante» para decidir si debe dimitir un presidente del Gobierno y convocar nuevas elecciones generales.

También proponen en el programa la reforma de la ley electoral para atender al principio de una persona un voto y que sea un ssitema más proporcional. «Sustituiremos la fórmula de reparto de escaños D’Hondt por la de Sainte-Laguë, más proporcional», añaden.

VOTAR A LOS 16 AÑOS DE EDAD

El documento, en otro de sus puntos, avanza que la formación permitirá que los jóvenes puedan votar a partir de los 16 años, dado el interés que tienen por participar en un «país mejor» demostrado en las manifestaciones feministas y en las de lucha contra el cambio climático. «A partir de esta edad, se les reconoce la capacidad para realizar actividades como trabajar, emanciparse o conducir, por lo que no está justificado restringirles el voto», defienden.

En este sentido, incluyen también garantizar el voto de quienes están fuera, «derogando el voto rogado» –medida que llevó PSOE en 2008 y que no llevó a cabo–. Anuncian que reformarán la ley electoral para eliminar la «carrera de obstáculos» para votar que se impuso en 2011 «contra los y las compatriotas en el extranjero y que PP, PSOE y Cs no han querido quitar». Según explican, el voto de las personas que residen fuera de nuestro país ha caído desde el 31% previo a la reforma de 2011 hasta cifras del 4% y el 6% en las últimas elecciones generales».

Así, abogan en el documento por crear una circunscripción electoral exterior «para hacer oír la voz de quienes viven fuera». Esta nueva circunscripción tendría «la representación política proporcional a su número».

Sobre la celebración de elecciones, incluyen democratizar y modernizar las campañas para que la ciudadanía pueda conocer los diferentes proyectos en liza. En este sentido quieren que se garanticen al menos dos debates entre candidatos a la presidencia, y que al menos uno de ellos se realice en la televisión pública. También establecerán un envío único de papeletas que «permitirá ahorrar millones de dinero público».

CORRUPCIÓN Y PUERTAS GIRATORIAS

En el marco de la regeneración política, Podemos anuncia que prohibirá que los partidos puedan financiar las campañas electorales mediante créditos bancarios porque «quien paga manda, y los bancos no pueden mandar en los partidos». Además prohibirán, tal y como habían adelantado, que los bancos y fondos sean propietarios de medios de comunicación.

Dentro de este apartado, señalan que van a «atrancar las puertas giratorias en la política, en los altos cargos de la Administración y en el Poder Judicial». Para la formación morada, la promesa de ocupar altos cargos tras abandonar la administración, hace que haya predisposición a «actuar contra el pueblo y a favor de unos pocos».

Por esto, consideran a las empresas que cotizan en bolsa como negocios con los que existe conflicto de intereses, y por esto ampliarán «a cinco años la duración de la incompatibilidad para poder pasar al sector privado» y tipificarán como delito los casos graves de puertas giratorias.

En este sentido, incluyen un Plan Nacional contra la Corrupción, con el que impulsarán una reforma del Código Penal para introducir el delito relacionado con el enriquecimiento ilícito de cargos políticos. Este plan incluye ampliar la plantilla de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado destinadas a la corrupción y los delitos económicos.

SUPERAR LAS DIPUTACIONES

Podemos dedica la última parte del programa a lo que llama ‘Garantías de justicia territorial’, capítulo en el que aborda la necesidad de luchar contra la despoblación con una dotación inicial en cada Presupuesto del Estado de 500 millones de euros anuales. Como medidas concretas, plantea el acceso prioritario a la tierra para la juventud o que todos los ciudadanos tenga una atención inmediata de la Guardia Civil a un máximo de 15 minutos.

Para el partido morado, es necesario también «ir más allá de la estructura arcaica de las Diputaciones Provinciales» aunque no precisa en el programa una alternativa. Habla de generar «instituciones capaces de frenar» el debilitamiento de los pueblos «a través por ejemplo de las instituciones comarcales».

En este mismo apartado se incluye la reforma del sistema de financiación autonómica y de la local, asegurando que todas las autonomías reciban más recursos que ahora, y una reforma del Senado para que tenga «mayor representación de las Comunidades».