Facebook

Deliveroo afronta hoy un juicio por las condiciones de trabajo de más de 500 ‘riders’ en Madrid

El Juzgado de lo Social número 29 de Madrid celebrará este viernes el juicio que enfrenta a la Tesorería General de la Seguridad Social contra la empresa Deliveroo a raíz de una denuncia interpuesta por Inspección de Trabajo y en el que han sido citados más de 500 repartidores de la región.

La vista estaba prevista en diciembre pero fue aplazada por una cuestión formal y ahora se retoma para esclarecer en los tribunales si estos trabajadores deben ser asalariados y no trabajadores autónomos de la multinacional británica, como expone la Inspección de Trabajo y que determina que estos repartidores están bajo una «falsa apariencia» de autónomos por cuenta propia para «encubrir» una relación laboral ordinaria.

En el caso de Barcelona, la Inspección de Trabajo impuso a la empresa la obligación de dar de alta a los repartidores en el Régimen General de la Seguridad Social y abonar 1,3 millones de euros en concepto de cuotas a la Seguridad Social no abonadas.

El despacho de abogados Colectivo Ronda, especializado en el ámbito laboral, presentó en su día las denuncias que han conducido a la Inspección del Trabajo a condenar el modelo de relaciones laborales de Deliveroo, tanto en Valencia, como en Barcelona y Madrid. También hay otra causa pendiente en Zaragoza.

La letrada de Colectivo Ronda, Esther Comas, ha explicado a Europa Press que el juicio se refiere a hechos muy concretos detectados por la Inspección de Trabajo en relación a más de 500 ‘riders’ madrileños, que durante meses ha recogido pruebas para sacar unas conclusiones que encajan con los requisitos que exige la jurisprudencia y la ley que «encajan» con la actividad laboral por cuenta ajena.

Por tanto, la Inspección de Trabajo levantó un acta de liquidación a Deliveroo para reclamar falta de cotización a la Seguridad Social, que es impugana por la empresa y que lleva a la Tesorería de la Seguridad Social a interponer una demanda.

«El acta de Inspección y las condiciones que declara en su acta son claramente relación laboral por cuenta ajena», ha apuntado la letrada de Colectivo Ronda, que representa a parte de estos repartidores, para indicar que este organismos tiene «presunción de veracidad» y será Deliveroo la que tenga que aportar prueba en contra frente a otras demandas en la que son los ‘riders’ los que deben demostrar que son ‘falsos autónomos’.

Los trabajadores, ha dicho Comas, tendrán que aportar todos los elementos con los que cuenten para «reforzar» esta demanda y «defender la laboralidad por cuenta ajena». «Estamos esperanzado porque las averiguaciones de Inspección de Trabajo son de elementos muy claros de esa cuenta ajena».

Tanto esta letrada como desde el sindicato UGT, que también representa a parte de los ‘riders’, han indicado que Deliveroo hace entrevista de trabajo y formación para el reparto, aparte de que es la empresa la que cobra, establece los horarios y controla la actividad de sus ‘riders’ mediante el GPS del móvil.

Desde el sindicato entienden que este juicio es «fundamental» para determinar que estas compañías, como Glovo y Deliveroo, utilizan ‘falsos autónomos’ y el «falso mito de la flexibilidad» que genera «economía encubierta», para establecer su regulación por un convenio colectivo en base al Estatuto de los Trabajadores. En esta línea, han señalado que en la web de contacto ‘www.turespuestasindical.es’ más de 1.600 repartidores han explicado las condiciones que padecen.

LA EMPRESA PIDE COMBINAR «FLEXIBILIDAD Y SEGURIDAD»

Por su parte, desde la empresa recalcan que los ‘riders’ son trabajadores autónomos que ven en Deliveroo «una fórmula para obtener ingresos adicionales» y que la «flexibilidad» que ofrecen es la principal razón para colaborar con ellos, como prueban las 600 solicitudes a la semana que reciben para trabajar como repartidores.

Al respecto, fuentes de Deliveroo que los usuarios no tienen la obligación de iniciar sesión en la aplicación «ni de aceptar pedidos» (los riders pueden rechazar pedidos). «Los riders deciden cuándo y dónde trabajan, pudiendo cambiar de planes cuando lo consideren, y pudiendo trabajar para varias compañías al mismo tiempo», enfatizan.

Como dato, recalcan que el 85 por ciento de los riders en España afirman que lo que más valoran de trabajar con Deliveroo es la flexibilidad, algo útil para estudiantes (el 25% de los riders en España) y para las personas que necesitan cuidar a sus dependientes. En promedio, los riders en España trabajan 20-25 horas a la semana y no supone un reemplazo para el empleo tradicional.

Por otro lado, enfatizan que la media de los riders de Deliveroo cobran alrededor de 10 euros por hora más IVA, «muy por encima» del salario mínimo. De hecho, subrayan para un rider «prototipo» que trabaja 25 horas por semana, significa un ingreso mensual de más de 1.200 euros brutos al mes. Además, los riders a menudo trabajan con diferentes plataformas multiplicando así sus ingresos.

Desde Deliveroo aseguran que actualmente un trabajador tiene que elegir entre «seguridad y flexibilidad» en su actividad laboral. «Los usuarios de Deliveroo desean la flexibilidad de la que disfrutan actualmente y algunos de los beneficios asociados con el empleo tradicional».

En esta línea, entienden que el problema con la legislación actual el problema es que si las plataformas ofrecen beneficios correspondientes al status de empleado a un trabajador autónomo, su estado podría ser reclasificado como empleado y, como resultado, la flexibilidad que tiene desaparecería. Por ello, Deliveroo quiere que «los riders tengan ambas: flexibilidad y seguridad».

En esta línea desde 2018 ofrece un seguro gratuito de accidentes y responsabilidad civil a todos los riders que trabajan con la compañía en España, poliza que permite reclamar los costes de los períodos de incapacidad si no pueden trabajar como resultado de un accidente o lesión mientras realizan la entrega.

Además, Deliveroo explica que también firmó en julio de 2018 con la Asociación Española de Mensajeros (Asoriders) un acuerdo de Interés Profesional con el objetivo de aumentar la seguridad de sus riders y al mismo tiempo proteger la flexibilidad que tienen actualmente.

La empresa alude al caso de Francia para incidir en que se pueden alcanzar «soluciones políticas para equilibrar flexibilidad y seguridad, preservando el trabajo flexible a demanda que es tan popular actualmente, al tiempo que aumenta la seguridad que pueden tener los trabajadores de las plataformas». Para ello se ha presentado una nueva legislación que definiría la relación entre una plataforma y un trabajador autónomo de esta plataforma.

Tras recalcar que Deliveroo contribuyó en 2018 a la generación de 2.100 empleos indirectos derivados de su actividad en España, además de aportar un impacto de 43 millones de euros al PIB nacional. De mantenerse ese ritmo para 2020 su actividad contribuirá a generar 6.100 empleos en España y aportará 4.400 millones de euros a la economía global, de los que 115 millones contribuirían directamente al PIB de nuestra economía.

Por tanto, Deliveroo cree que la legislación debe cambiar para evolucionar con un modelo de más flexibilidad como el de autónomos económicamente dependientes (TRADE) como «un buen punto de partida» para que las plataformas ofrezcan más beneficios y seguridad a los riders sin arriesgar su estatus de autónomos.

«Es esencial actualizar este rol, para que más usuarios puedan beneficiarse de él, reduciendo el umbral de dependencia económica de un solo pagador, que actualmente representa el 75 por ciento de los ingresos de una persona que trabaja por cuenta propia», insisten estas fuentes.

Además, requieren tarifas «más flexibles» de Seguridad Social para autónomas, lo que permite un pago de acuerdo con el ingreso real de cada trabajador.