Facebook

España releva al equipo del GEO de la Embajada que acoge a Leopoldo López tras una negativa inicial de Venezuela

El Gobierno ha relevado al equipo de policías del Grupo Especial de Operaciones (GEO) que refuerza desde el pasado mes de enero la seguridad de la Embajada en Caracas, donde se encuentra desde su liberación el opositor Leopoldo López, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

El relevo, ordinario tras un periodo de cuatro meses, se ha llevado a cabo a pesar de la negativa inicial de las autoridades de Venezuela, que rechazaron el viernes la entrada en el aeropuerto Simón Bolívar de varios agentes del GEO alegando motivos burocráticos por la falta de información previa de la Embajada. Esto obligó a que este grupo de policías volviera a Madrid y retrasara varias horas su ingreso en Venezuela, según ha adelantado ‘Vozpópuli’.

La Dirección General de la Policía ha programado en los últimos días varios vuelos para relevar al equipo del GEO, la unidad de élite de la Policía Nacional, encargado de la seguridad de la Embajada en Caracas. Las citadas fuentes subrayan que el problema surgió de forma puntual con el contingente que llegó al aeropuerto Simón Bolívar el pasado viernes.

El refuerzo de la seguridad en la Embajada con el envío de efectivos del GEO se ordenó el pasado enero a petición del Ministerio de Asuntos Exteriores, coincidiendo con el reconocimiento de varios países, entre ellos España, de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, lo que abrió una nueva crisis con el Gobierno de Nicolás Maduro.

La tensión ha aumentado en los últimos días después de que el propio Guaidó instara, junto a un grupo de militares, a que la población venezolana tomara las calles en contra de Maduro, que lo considera un intento de golpe de Estado. En la llamada a la población participó el opositor Leopoldo López, al que acababan de liberar del arresto domiciliario al que se veía sometido por las autoridades bolivarianas.

Este lunes, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró que Leopoldo López «está protegido en la Embajada y no hay ningún temor por él», aunque insistió en que él «sabe que tiene que comportarse de acuerdo con una persona que ha sido acogida».