Facebook

Susana Díaz dice de Pérez Rubalcaba que su muerte ha supuesto un golpe «muy duro», pues se ha ido «uno de los mejores»

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha afirmado este sábado que el fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba ha supuesto un golpe «muy duro», pues «se ha ido uno de los mejores», es decir, «una de las personas más brillantes que ha dado la democracia española».

En este sentido y en declaraciones a los periodistas, Díaz, quien ha participado en un paseo electoral por Villanueva de Córdoba acompañada por la vicesecretaria general de Política Municipal del PSOE de Córdoba, Lola Amo, y el candidato a la Alcaldía del municipio jarote, Francisco Javier Arenas, ha señalado que sin Pérez Rubalcaba «no se entenderían, ni se entenderán en el futuro, los grandes hitos de nuestras cuatro décadas de democracia».

No en vano, según ha subrayado, Alfredo Pérez Rubalcaba «es el padre del final de ETA», y también fue «la persona, como secretario general de los socialistas, que en el marco de la Constitución, hubiese un relevo en la Jefatura del Estado», y ha sido un socialista «brillante y, al mismo tiempo, respetado por sus adversarios, porque en él se daban dos cosas en hoy en día faltan en la política», ya que, además de ser «muy inteligente, era un defensor del diálogo y de la generosidad».

Así, «el diálogo entre todos, al margen de las diferencias políticas, y la generosidad de poner a España, al país que amaba, por encima de los intereses partidarios y de cualquier otra índole», opinando Susana Díaz que «este país necesita mucho de ese espíritu», el de «los hombres y mujeres que hicieron posible la transición y que le han dado lo mejor a España», que «hoy es un país mejor gracias a políticos» como Alfredo Pérez Rubalcaba.

Por este motivo, la líder del PSOE andaluza ha deseado que los políticos que están «hoy en activo» se les «quede parte de esa enseñanza de un gran maestro, como Alfredo, que además» era su «amigo», pues Susana Díaz ha dicho que tenía «la suerte de, cada noche, disfrutar de largas charlas con él, y ahora es como si te quedaras vacía», pues, más allá del «estilete» que sacaba en el «debate parlamentario», como amigo, «tenía una ternura enorme», de tal forma que, «cuanto más lo tratabas, más lo querías».