Facebook

Galaxia Gutenberg recupera el primer libro de Eugenio Trías, «un bombazo» en los últimos años de la España franquista

Galaxia Gutenberg recupera con motivo de su 50 aniversario el libro ‘La filosofía y su sombra’, primera obra publicada del filósofo Eugenio Trías que el propio autor consideró «un bombazo» en la época en que fue publicada –el año 1969, cuando el franquismo afrontaba su recta final en España–.

«Fue un libro importante, el año había empezado caliente con una situación delicada: el asalto de estudiantes al rectorado de la Universidad de Barcelona. Se defenestró el busto de Franco y eso fue peor, porque se declaró el estado de excepción y luego vino la detención de Enrique Ruano», ha explicado el filósofo Miguel Morey, que escribe el prólogo de la nueva edición.

Para Jordi Ibáñez, director del Centro de Estudios Filosóficos Eugenio Trías (CEFET), «impresiona mucho» que el libro llegase a publicarse en esa fecha. «Esta obra tiene una importancia histórica, pero también genealógica, porque es el primer libro de Trías y muchas cosas salieron de aquí», ha explicado.

El libro llevaba la provocación incorporada con esa portada en la que aparecen filósofos como Platón con bigotes, parches o anteojos incorporados. También cuenta con anécdota que el propio Trías siempre recordaba: una errata en la edición original, en un párrafo que terminaba con un ‘Hasta aquí Antonio’ –en alusión al nombre de un corrector de la época–.

‘La filosofía y su sombra’ vio la luz con el objetivo de «abrir una tercera vía» en la filosofía española: lo que en su momento se conoció como estructuralismo, pero que en realidad respondía a un «neonietzscheanismo». «Era un filósofo osado, en un momento en el que parecía que la filosofía no podía hacerse con un vocablo llano y sin pedantería», ha apuntado.

Para Morey, la principal clave de esta obra primeriza estaba en «la denuncia de las buenas palabras del humanismo para ocultar malas razones». Y Rosa Regàs, compañera universitaria de Trías y responsable entonces de su publicación en Seix Barral, ha reiterado esa vigencia de un pensamiento que reflexionaba sobre «cosas que uno pensaba que eran seguras y al cabo de los años se da cuenta de que no son así».

«Eugenio y yo éramos muy amigos y él vertía sobre mí cosas que yo no entendía, hasta que pasó un tiempo. Me he dado cuenta de que ahora soy infinitamente más capaz de entenderlo, y me apostaría la vida a que él tampoco sabía todo lo que decía y contenía su obra», ha comentado con humor Regàs.

La escritora ha recordado cómo presentó la obra a Carlos Barral, uno de los editores «más abiertos de la época», y se lanzó a publicarla pese a los problemas que pudiera tener. Tiempo después, Regàs ha afirmado que el editor catalán «presumía de tener en su colección al filósofo más joven del país».

Su hijo, el editor David Trías –también ha estado presente la viuda del filósofo, Elena Rojas–, ha elogiado la figura de un autor que «escribía muy bien y sabía cómo titular libros con juegos de contrarios». «Este libro salió en un momento muy importante para él: publicó en mayo del 69, en septiembre murió su padre y en octubre nací yo», ha concluido.