Facebook

Casado critica la «estrategia partidista» de Sánchez con la investidura, pero se verá con él por «obligación»

Dice que Sánchez ha perdido dos meses: «En su propio laberinto ha demostrado que no hay viento favorable para quien no sabe a dónde va».

El líder del PP, Pablo Casado, ha denunciado la «estrategia partidista y personal» que está siguiendo Pedro Sánchez ante el debate de investidura, pero se ha mostrado abierto a verse de nuevo con él porque entiende que es su obligación, pese a que «los esfuerzos inútiles conducen a la melancolía» porque ya conoce el ‘no’ del PP. Además, ha deslizado la posibilidad de que el candidato socialista esté intentado «forzar nuevas elecciones, pero ha insistido en que a su partido no le da «miedo» ese escenario, que sería «una tremenda irresponsabilidad».

En una rueda de prensa en el Congreso junto al presidente de UPN, Javier Esparza, tras firmar una declaración conjunta sobre Navarra, Casado ha afirmado que mayo y junio han sido «dos meses perdidos para los españoles» porque Sánchez «en su propio laberinto ha demostrado que no hay viento favorable para quien no sabe a dónde va».

En este sentido, ha recalcado que Sánchez es el que debe buscar apoyos para ser investido y, sin embargo, ha «intentado gastar estos dos meses proyectando la responsabilidad» en partidos como el PP, que, según ha recalcado, no tiene «esa responsabilidad».

«Ha intentado que la opinión pública y los partidos presionaran a aquellas formaciones que no nos presentamos a la investidura, sin que él todavía haya dicho qué quiere hacer en España en los próximos cuatro años. Yo no he escuchado todavía una iniciativa de futuro», ha resaltado.

«AL FINAL HAY FECHA, PERO HA TARDADO»

Así, Casado ha dicho que «normalmente» las sesiones de investidura se pactaban en reuniones de trabajo para ver qué se hacía en materia de empleo, justicia, educación o pensiones. «Nada ha dicho Sánchez porque en el fondo lo que está intentado hacer es seguir una estrategia partidista y personal, y no para los intereses de los españoles», ha exclamado.

El líder del PP ha indicado que finalmente hay fecha de la investidura pero «ha tardado». «Ahora tendrá qué decir qué quiere hacer en España, para qué quiere ser presidente del Gobierno y con quien quiere gobernar porque es muy difícil estar pactando Navarra con Bildu y el PNV, y al mismo tiempo preguntarle a PP y Cs si se van a abstener en esa investidura», ha enfatizado, para añadir que esto demuestra la «incoherencia» de Sánchez y que solo actuaba en «beneficio propio».

En cuanto a si se verá con Sánchez si éste abre una nueva ronda de consultas antes de la investidura, Casado ha indicado que él «siempre» acudirá cuando un presidente del Gobierno, aunque esté en funciones, le pida reunirse. «Es mi obligación, creo que va en el sueldo», ha apostillado.

«LOS ESFUERZOS INÚTILES CONDUCEN A LA MELANCOLÍA»

Eso sí, ha advertido a Sánchez de que «los esfuerzos inútiles conducen a la melancolía» después de que ya le haya trasladado en sus encuentros que el PP no facilitará su investidura. Además, ha recalcado que en los encuentros que han mantenido no ha escuchado «ninguna propuesta de futuro» por parte del jefe del Ejecutivo en funciones.

«Ni siquiera he escuchado, si se me permite, una petición expresa para que el PP tomara una posición distinta a la votación negativa a la investidura de Pedro Sánchez», ha afirmado, para añadir que el propio Sánchez tiene presente su propia posición cuando el PP ha sido el que ha presentado candidato a ese debate y la «coherencia» de los ‘populares’ en su discurso.

Casado ha resaltado que el PP ha propuesto once pactos desde que ocupa la Presidencia del partido (los cinco acuerdos que en agosto llevó a su primera entrevista en Moncloa, y los que planteó después sobre estabilidad presupuestaria, Cataluña Navarra, pacto del agua o educación).

A SÁNCHEZ «LA SUMA LE DA»

El líder del PP ha indicado que su partido «no puede facilitar la investidura» porque el Partido Popular «no tiene nada que ver con el Partido Socialista actual». «El PSOE no puede pedirnos la abstención para seguir haciendo lo mismo, que es pactar con Bildu, los nacionalistas y ni siquiera presentar unas cuentas públicas qe permitan una recuperación económica», ha agregado.

Asimismo, Casado ha afirmado que a Sánchez «la suma le da» para ser investido presidente, ya que, según ha recordado, ha pactado con Unidas Podemos en «muchas autonomías y ayuntamientos» y «seguiría la línea marcada por el PSOE» en muchos territorios tras los comicios del 26 de mayo. A ese acuerdo, ha proseguido, podría añadir los escaños de PNV, Compromis, PRC y Navarra Suma.

«¿Por qué rechaza esa posibilidad? O bien porque la cabra tira al monte y al final lo que quiere es revalidar es la moción de censura, con lo que se encuentran cómodos –ha asegurado–. O bien porque a lo mejor Sánchez está intentado forzar nuevas elecciones».

SIN MIEDO A NUEVAS ELECCIONES

En este punto, ha insistido en que al PP no le da «miedo» el escenario de ir a unas nuevas elecciones en noviembre pero ha resaltado que sería «una tremenda irresponsabilidad» porque, «a diferencia» de lo que ocurría hace tres años hay «varias sumas» que le permitirían ser investido.

Finalmente, ha señalado que si Cs y Vox hubieran aceptado la «mano tendida» que les brindó el PP para llegar a acuerdos en el Senado y algunos territorios, a esos dos partidos les habría ido mejor en las urnas y «probablemente» ahora él mismo sería el candidato a la investidura.