Facebook

David Summers: «Comparar a los Beatles con Hombres G era como comparar a Dios con Belén Esteban»

Este viernes 5 de julio llega a los cines ‘Yesterday’, la nueva película de Danny Boyle (‘Slumdog Millionaire’, ‘Trainspotting’) que parte de una singular premisa: ¿Cómo sería un mundo sin los Beatles? Y es más que probable, asegura David Summers, que aquel mundo en el que no existieran canciones como ‘Here Comes the Sun’, ‘Let It Be’, ‘Come Together’ o ‘Eleanor Rigby’ fuera un mundo mucho peor… y sin Hombres G.

Y es que, afirma el artista, con su música, y casi sin saberlo, John, Ringo, Paul y George «cambiaron radicalmente el mundo, la cultura y nos hicieron diferentes a todos» marcando el camino de todo lo que, musicalmente, estaba por venir. «Crearon la música pop e inventaron las canciones bonitas, las letras con sustancia… le dieron un repaso tan grande a la cultura popular que 50 años más tarde seguimos hablando de ellos y aprendiendo de ellos», proclama Summers.

«Su increíble legado dio lugar a todo lo que vino después. A los Beatles es el único grupo que se le puede copiar con honestidad porque hay que agachar la cabeza y decir: ‘Sí, lo siento. Estoy copiando… ¿Qué pasa? Me gusta esto'», afirma el cantante y compositor durante un evento organizado por Universal Pictures con motivo del estreno de la película ‘Yesterday’ en el que, coincidiendo con el 54 aniversario del concierto en la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid, ha estado acompañado por dos expertos en la banda británica: el musicólogo e historiador Javier de Castro y Javier Tarazoza, responsable del club de fans. Ambos son autores del libro ‘Los Beatles. Made in Spain’.

Con guión de Richard Curtis (‘Cuatro bodas y un funeral’, ‘Una cuestión de tiempo’), Yesterday relata historia de Jack, un aspirante a músico que, tras un apagón mundial, despierta en un mundo en el que no existen los Beatles. Jack, que es el único que recuerda su música, aprovechará las canciones de la mítica banda para triunfar, alcanzando la fama más rápido de lo que es capaz de asimilar.

Una película, asegura Summers, que «no es solo para fans de los Beatles» ya que se trata de «una historia muy divertida, muy entretenida y muy familiar» capaz de acercar la música de los cuatro magníficos de Liverpool «incluso a los más jovencitos». «A mi hijo siempre le dije: ‘Si quieres aprender a hacer canciones haz lo que yo hice, tienes que escuchar a los Beatles en profundidad’. De hecho, si hubiera sido profesor de algo, de música o de lo que sea, hubiera obligado a los niños a estudiar profundamente a los Beatles, sus letras y sus motivaciones», sentencia.

ATADO EMOCIONALMENTE A LOS BEATLES

Summers, que se define a sí mismo como «un fan loco» del grupo, asegura que desde que tiene uso de razón su relación con «los Beatles siempre ha sido totalmente emocional». «Nací en febrero del 64, el día que los Beatles grabaron ‘And I Love Her y ‘You Can’t Do That’. Cuando empecé a tocar y a componer, con trece o catorce años, mi sueño era ser como ellos. Y aprendí a hacer canciones, a entender su estructura, escuchando su música», afirma el vocalista de Hombres G que recuerda cómo durante el boom fan que su grupo vivió en los ochenta y principios de la década de los noventa las comparaciones con los de Liverpool eran constantes.

«Cuando empezamos queríamos, como todos, ser como los Beatles. De hecho, nos compararon muchas veces, dijeron que éramos los Beatles latinos… pero era como comparar a Dios con Belén Esteban», dice con ironía. En todo caso, y siempre «salvando las distancias», Summers sí ve ciertos paralelismos con el grupo británico, especialmente en «cosas como el histerismo absolutamente surrealista de las fans».

«Siempre los tendré en un altar en mi corazón», insiste Summers que atesora con especial cariño aquellos recuerdos en los que su carrera musical se ha tocado con la de sus ídolos. Momentos como cuando Hombres G grabaron en los míticos estudios Abbey Road, donde pudo conocer a George Martin, el productor y arreglista conocido popularmente como ‘el quinto Beatle’ o como cuando contaron con la colaboración de la Orquesta Sinfónica de Londres en el disco ‘Ésta es tu vida’ donde todavía había músicos que habían grabado con la legendaria banda.

TEMBLANDO ANTE PAUL MCCARTNEY

En este punto, Summers recuerda haber vivido uno de los momentos más «mágicos» de su carrera cuando durante la grabación de la balada ‘Temblando’ del disco ‘Estamos locos… ¿o qué?’ entró Paul McCartney apareció en el estudio en Londres y se quedó mirando al otro lado de la ‘pecera’.

«Yo me quedé tieso, y el tío me dijo: ‘Adelante, no quería interrumpirte’. Se quedó con las manos hacia atrás escuchando y yo cantando como un gilipollas la canción. Cuando acabé me hizo un gesto muy a lo Paul McCartney. Estaba en shock», recuerda Summers que cree que fue la aparición del legendario artista lo que «impregnó esa canción de una magia especial» que aún se mantiene viva hoy en día y que, asegura, hace que ‘Temblando’ sea uno de los momentos más especiales en todos los conciertos de Hombres G en el que «todo el mundo entra en una especie de éxtasis».

No fue precisamente «éxtasis» sino «angustia» lo que sintió Javier De Castro al pensar en el mundo sin los Beatles que plantea la película ‘Yesterdary’. «Para mí su música ha sido una muleta en mi vida, un acompañante que nunca me ha fallado», asegura el autor de publicaciones como ‘Los Beatles Made in Spain’ y ‘Olé Beatles!’ que recuerda cómo antes de la visita a España del grupo para dar un concierto el 7 de julio de 1965 en Las Ventas, el aparato de propaganda franquista intentó «rebajar su imagen» para minimizar su impacto en la sociedad española, especialmente en relación «al nuevo orden juvenil que ellos representaban».

«LOS BEATLES LLEGARON Y VENCIERON»

«Lo que contó el NODO no fue cierto. Los Beatles llegaron y vencieron», sentencia De Castro que destaca cómo a pesar de los esfuerzos del régimen el fenómeno de la ‘Beatlemanía’ llegó a España al igual que lo hizo a casi todos los países del mundo occidental.

Prueba de ello fue el enorme impacto que tuvieron los cuatro de Liverpool en España y que se reflejó ya no solo en los medios durante su visita o en las múltiples versiones de sus canciones que realizaron figuras como Massiel o Rocío Jurado, sino que, tal y como recuerda Javier Tarazoza, esa «universalidad de los Beatles» se dejó sentir en ámbitos muy diversos y cotidianos.

Así, el cine, los tebeos, las revistas de costura, los juguetes, los libros de texto del colegio o las fiestas más populares como ninots en las Fallas de Valencia o comparsas en los carnavales de Cádiz fueron, y siguen siendo, presa de la fiebre por los Beatles. «Fueron un fenómeno musical y sociológico planetario que se dio en los sesenta y dura hasta la actualidad», sentencia.