Facebook

Siete de cada diez jóvenes españoles afirman haber sufrido violencia ‘online’ en su infancia, según un estudio

Save The Children alerta del riesgo de la sobreexposición que los padres hacen de sus hijos en la redes sociales.

Siete de cada diez jóvenes en España, de entre 18 y 20 años, aseguran que han sufrido violencia ‘online’ en su infancia, según el informe ‘Violencia viral’ de Save The Children, presentado este jueves 4 de julio, que estima que más de 529.000 habrían sido víctimas de ciberacoso siendo niños, que es la forma más común de este tipo de violencia.

Según esta organización, los datos oficiales sobre este problema son «escasos», pues solo hay constancia de las 2.286 denuncias por ciberdelitos contra menores de edad recogidas por el Ministerio del Interior.

Por ello, la ONG ha realizado una encuesta a 400 jóvenes para explicar la utilización que hacen los menores de las nuevas tecnologías, el nivel de exposición que tienen a la violencia online y para pedirle al Gobierno que apruebe «de manera urgente» la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia y realice una estadística para conocer la magnitud de este asunto.

Save The Children subraya que más de la mitad de los encuestados carecía de normas de uso o control parental y que casi la mitad de ellos (el 40%) se conectaba entre una o dos horas al día. Además, la edad media de acceso de las personas encuestadas fue de 11 años y WatsApp la red más usada.

«Las familias juegan un papel esencial para que los niños y jóvenes puedan hacer un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías», ha afirmado la directora de Políticas de Infancia de la ONG, Ana Sastre, durante la presentación del informe en Madrid.

En cuanto al ‘ciberbullying’, el acoso ‘online’ más común, el estudio revela que afecta, sobre todo a las niñas, que se da por primera vez entre los 8 y los 9 años y que la persona acosadora es del mismo centro escolar o una amistad de la víctima, en el 45,8% de los casos.

El informe alerta de la violencia entre iguales, ya que en 6 de cada 10 casos de grabaciones de una agresión física, verbal o sexual y su difusión a través de internet para ganar popularidad, conocidas como ‘happy slapping’, la persona que ejerció esta violencia viral era amigo, amiga o miembro del mismo centro escolar que la víctima.

La exposición involuntaria a material sexual violento, al ‘grooming’ o ‘ciberembaucamiento’ de naturaleza sexual por parte de adultos, al ‘sexting’ o intercambio de imágenes sexuales propias, o a plataformas que promocionan la autolesión, anorexia o bulimia, son otros tipos de violencia que sufren los menores en Internet y de los que alerta el informe.

Además, la ONG muestra preocupación por la práctica, cada vez más habitual, de los padres y madres que «sobreexponen» a sus hijos de forma pública y constante en la redes sociales. Se denomina ‘sharenting’ y aunque no se enmarca en la ‘violencia viral’, puede desembocar en ella.