Facebook

El amor desafía a la fibrosis quística en A dos metros de ti

Este viernes 13 de septiembre llega a los cines A dos metros de ti, un filme centrado en una muy particular historia de amor protagonizada por dos adolescentes que, debido a una enfermedad, la fibrosis quística, se enfrentan al mayor obstáculo posible: no poder acercarse a menos de dos metros del otro.

Dirigida por el debutante Justin Baldoni y protagonizada por Haley Lu Richardson (Al filo de los diecisiete) y Cole Sprouse (Riverdale) el filme arranca con Will, un joven que está ingresado en el hospital y «a punto de darse por vencido porque se ha contagiado de un virus muy peligroso».

«No es su primera experiencia con tratamientos experimentales y ya casi no tiene esperanza», afirma Cole Sprouse que encarna a un personaje que, a pesar de su juventud, está totalmente «resignado» ante su aciago destino.

Será entonces cuando, en el hospital, conocerá a Stella que pronto se convertirá en la gran musa de su única vía de escape: el dibujo. «Sus dibujos le permiten cerrar la puerta, correr las cortinas y aislarse del mundo», apunta Sprouse en este clip en primicia para los lectores de Europa Press.

«Hay algo en él que la desespera y ese es el comienzo de su relación», señala Haley Lu Richardson, la joven protagonista de una película que, según apunta su director, vuelve a demostrar que «suelen atraernos aquellas personas que son nuestro polo puesto». «Pero en el caso de Will y Stella, Will encuentra una razón para vivir», concluye el cineasta.

Según su sinopsis oficial, en A dos metros de ti «dos adolescentes afrontan las dificultades más impensables para sucumbir al amor; no pueden ni siquiera tocarse, ni besarse, y tienen que evitar a toda costa incluso acercarse para susurrarse al oído.

Stella y Will parecen tenerlo todo en contra. Pero, a pesar de los obstáculos, nada puede impedirles encontrar el coraje, las ganas y la emoción de vivir el uno para el otro. Negándose a renunciar a estar juntos, Stella y Will se imponen a la distancia imposible que los separa con sus ganas de conectar y sus esperanzas».