Facebook

María Ripoll estrena ‘Vivir dos veces’, su novena película: «Es injusto que tratemos a nuestros mayores como un mueble»

La cineasta María Ripoll considera que la sociedad actual no respeta a las personas mayores y las trata «como si fueran un mueble de Ikea», un hecho que considera «muy injusto» porque, a su juicio, antes se les dedicaba más tiempo y «se respetaba más su sabiduría».

Así lo ha asegurado en una entrevista con Europa Press con motivo de la presentación de su novena película, ‘Vivir dos veces’, una historia protagonizada por Inma Cuesta, Óscar Martínez y Mafalda Carbonell en la que combina humor y drama para reflejar la realidad de las personas con alzheimer y sus familias.

«El drama, a parte de en la gente que vive la enfermedad, también está en los cuidadores, y no solo afecta a la pérdida de memoria o a la demencia, sino a la gente mayor en general. Ya no tenemos tiempo para cuidar de nuestros mayores, ¿desde cuándo pasa esto? antes vivían con nosotros y ahora están dejados por la sociedad, que les respeta muy poco», ha subrayado Ripoll.

En esta línea, Inma Cuesta ha señalado la importancia de dar visibilidad a «los abuelos y a lo que se puede aprender de ellos» porque «parecen invisibles», al tiempo que ha resaltado «el retrato familiar» de la película y la relación que se establece entre abuelo y nieta.

«Es importante prestar atención a las personas dependientes por su propia calidad de vida. En la peli se replantea la relación que tenemos con las personas mayores porque se nos ha olvidado su importancia», ha apuntado.

«EL HUMOR ES SANO Y NECESARIO»

Por otra parte, a pesar de haber elegido la comedia para abordar esta situación, Ripoll ha aclarado que lo ha empleado «con mucho respeto» a esta enfermedad «tan grave», para la que ha solicitado «más inversiones en investigación».

Así, ha explicado que lograr el «equilibrio entre la comedia y el drama» era uno de los grandes retos a los que se enfrentaba al comienzo del rodaje, que ha tenido lugar en distintas localizaciones de la Comunidad Valenciana, al tiempo que ha destacado la importancia de tratar las cosas dramáticas desde el humor «para querer hablar de ellas y escuchar a los demás».

«El humor es sano y necesario, es la vida misma. El ‘dramedia’ no es más que el tono de la vida porque a veces estamos viviendo cosas trágicas y la situación es tan surrealista que nos hace gracia», ha apostillado.

La directora ha explicado que la cinta, que se estrena este viernes 6 de agosto, es también un guiño a la importancia de «recordar antes de olvidar» para «no dejar pasar historias que luego no se recuperan», como es el caso de Emilio, interpretado por Martínez, un catedrático de matemáticas al que diagnostican alzheimer y pide ayuda a su hija para buscar a su amor de la infancia.

«He intentado hacer una película para reflejar las realidades de las personas enfermas y las de la gente que las cuida porque hay muchas en esta situación y nadie habla de ellas. Es una historia para que la gente que lo está viviendo no se sienta tan sola», sostiene

Asimismo, Ripoll ha apuntado que, además del alzheimer y la vejez, la película también muestra «otras realidades cotidianas», como la rapidez con la que se vive actualmente, que se manifiesta en «la búsqueda de la felicidad de una familia disfuncional».

En este sentido, ha señalado que Julia, el personaje de Inma Cuesta, trata de controlar todo, tener un marido y un empleo y vivir la vida «que le han dicho que tiene que vivir», pero que gracias al viaje que emprende con su padre se da cuenta de que no es todo eso no es lo que quiere.

Así, Cuesta, sostiene que su personaje «evoluciona mucho» en ese viaje «lleno de contraindicaciones» porque se replantea su propia vida y se da cuenta de que «no tiene mucho sentido» cómo está intentando ser perfecta todo el tiempo.

«La dimensión del personaje está en la evolución de la relación que mantiene con su padre y también con su hija. Julia es una mujer muy cuadriculada que en realidad no tiene nada bajo control y en ese viaje ella misma se va desestructurando y se da cuenta de que no necesita a nadie más para estar bien», ha resaltado.

El personaje de Emilio, en cambio, es un catedrático e intelectual que ha estudiado durante toda su vida y «se ha dejado cosas importantes del corazón», mientras que Blanca, interpretada por Mafalda Carbonell, es un reflejo de cómo los jóvenes viven influenciados por «las mentiras» de las redes sociales. «Cada uno de ellos tiene que aprender a vivir dos veces», ha asegurado Ripoll.

Cuesta ha asegurado que ‘Vivir dos veces’ es «muy esperanzadora» porque explica que, «aunque la vida sea muy complicada, siempre hay una puerta de esperanza, un punto de risa y un espacio para la diversión y refleja «una segunda oportunidad para vivir de otra manera».