Facebook

La AIReF prevé que el déficit se desvíe una décima este año hasta el 2,1% y que baje al 1,7% en 2020

Avala el plan presupuestario del Gobierno enviado a Bruselas.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha revisado al alza su previsión de déficit público un 0,1% para este año, hasta el 2,1% del PIB, una décima por encima del objetivo del Gobierno, según se recoge en el informe sobre Líneas Fundamentales de los Presupuestos de las Administraciones Públicas 2020.

Además, espera que se sitúe en el 1,7% en 2020, en línea con lo estimado por el Gobierno en el Plan Presupuestario enviado a Bruselas, que estimaba esta cifra en un escenario de políticas constantes, es decir, sin aplicar nuevas medidas.

Si bien, ha resaltado que existen diferencias en el reparto temporal de la corrección del déficit durante 2019 y 2020. Además, el organismo estima que el resultado podría alcanzarse con un nivel de ingresos y gastos superior en una décima a las previsiones del Gobierno en ambos casos.

En el informe, publicado este viernes, la AIReF ha afirmado que avala las previsiones del escenario macroeconómico del Gobierno incorporadas en el Plan Presupuestario enviado a Bruselas.

La AIReF ha explicado que el incremento de una décima del déficit este año obedece a la revisión estadística, al impacto del nuevo escenario macroeconómico y a la incorporación de nueva información de las administraciones públicas. También al aumento de financiación a las comunidades autónomas, la convocatoria de nuevas elecciones y por ayudas para solventar los problemas provocados por la DANA.

Asimismo, ha apuntado que el escenario del PIB presentado en el Plan Presupuestario está en línea con sus previsiones, ya que se encuentran en la parte central de su escenario. Así, ha resaltado que las hipótesis básicas que sustentan el escenario macro son factibles.

También ha explicado que los tipos de interés se han revisado a la baja y que las expectativas sobre la evolución del petróleo son conservadoras, por encima de las previsiones más recientes de diversos organismos internacionales y mercados financieros.

El organismo ha señalado que la senda prevista para 2020 en el Plan Presupuestario retoma un patrón de crecimiento en línea con años anteriores, apoyado en la demanda interna como principal motor y con una progresiva maduración del ciclo económico en el medio plazo.

Por subsectores, la AIReF ha señalado que empeora entorno a 1.000 millones su previsión del déficit de la Administración Central, hasta situarlo en el 0,7% para este año y en el 0,6% para el siguiente. Esto, según ha explicado, se debe a un aumento en términos netos de entorno a 700 millones de euros en las transferencias a las comunidades autónomas.

También se ha deteriorado ligeramente el saldo de las corporaciones locales en 600 millones de euros, aunque el organismo ha mantenido el superávit de este subsector, en el 0,4%, en línea con sus estimaciones de julio.

Por otro lado, la AIReF espera que las comunidades autónomas sitúen su déficit en el 0,5% este año y en el 0,2% el que viene. Por su parte, espera que el déficit de la Seguridad Social se mantenga en el 1,3% para este año y para el que viene.

Sobre los ingresos, la AIReF sitúa el nivel de ingresos en el 39,7% del PIB, lo que supone algo menos que lo recogido en el informe de la actualización del Programa de Estabilidad, y reduce en algo más de una décima del PIB la estimación de ingresos contemplada en dicho plan.

Las diferencias respecto a los ingresos con el Plan Presupuestario, según el organismo, se observan en una previsión optimista de los impuestos sobre la renta y patrimonio, que se ve compensada por una estimación a la baja en ingresos de otra naturaleza, principalmente, en los impuestos sobre la producción y las importaciones.

Respecto al gasto, el organismo estima que representará un 2020 un 41,4% del PIB, una décima superior al porcentaje recogido en el Plan Presupuestario.

Sobre el cumplimiento de la regla de gasto nacional es similar para 2019 a lo previsto en el informe de julio, siendo la Administración Central la única que cumple por efecto de los gastos no recurrentes y la situación de prórroga presupuestaria.