Facebook

Una de cada 10 asesinadas por violencia de género desde 2006 contaba con medidas de protección en el momento del crimen

Una de cada diez mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas desde el año 2006 hasta la actualidad tenía alguna medida de protección a su favor en el momento del crimen, según los datos recopilados por Europa Press, en base a la estadística oficial que realiza la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

El recuento de víctimas mortales por violencia de género se hace desde el año 2003, momento desde el que se contabilizan 1.027 asesinadas por este tipo de violencia. Si bien, solamente se recogen datos de denuncias y medidas de protección desde el 2006.

Desde ese año 2006 hasta la fecha, un total de 827 mujeres son víctimas oficiales de la violencia de género. De ellas, únicamente 216 (el 26,1%) habían denunciado previamente a su agresor, frente al 73,9% que no había acudido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para denunciar su situación de maltrato.

De las 216 que sí denunciaron, 150 tuvieron en algún momento alguna medida de protección concedida a su a favor, lo que supone el 92% de las que presentaron denuncia. Las que se beneficiaron de algún tipo de protección suponen un 18,1% sobre el total de las mujeres que finalmente fueron asesinadas desde 2006 hasta la actualidad.

Concretamente, 105 asesinadas contaban con algún tipo de medida de protección en el momento en el que su pareja o expareja cometió el asesinato, lo que supone el 70% de las mujeres sobre las que se adoptó alguna medida de protección tras haber denunciado su situación. Sobre el total de las asesinadas desde 2006, las mujeres que tenían alguna medida de protección a su favor representaban el 12,7%, es decir, aproximadamente una de cada diez.

De acuerdo a los datos oficiales, en lo que va de año 2019, un total de 51 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas y solo 11 de ellas habían presentado denuncia. En el momento del crimen, cuatro de las víctimas tenían alguna medida de protección en vigor.

Una de ellas era Sandra Boquete, la mujer de 39 años asesinada en Valga (Pontevedra) por su expareja, sobre el que pesaba una orden de alejamiento. El hombre también acabó con la vida de su hermana y de su madre, y cometió el crimen delante de sus dos hijos, de 4 y 8 años.

De acuerdo a cifras del CGPJ, en 2018 se pidieron 45.045 órdenes de protección en órganos judiciales para víctimas de violencia de género. De ese total de medidas solicitadas, finalmente se adoptaron 31.550 y se denegaron 13.495. Con respecto a 2017, se incrementaron en casi dos puntos tanto de las órdenes de protección solicitadas como las órdenes concedidas.

AL MENOS 27.733 DETENCIONES POR VIOLENCIA DE GÉNERO EN 2019

Según datos del Consejo General del Poder Judicial, en los primeros seis meses de 2019 se han registrado 80.814 denuncias por violencia de género en los juzgados, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Por su parte, la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) ha tenido conocimiento de 40.477 delitos de violencia de género durante los diez primeros meses de 2019. De hecho, en este periodo la Policía Nacional ha detenido, en el ámbito competencial de la UFAM, a 27.733 hombres por delitos de violencia de género.

El año 2018 se cerró con más denuncias de víctimas de violencia de género en juzgados. En concreto, se registraron 166.961, un 0,4% más que en 2017, y más de 158.000 mujeres constaban como víctimas de este tipo de violencia.

Según el CGPJ, el año pasado se dictaron 50.370 sentencias relacionadas con casos de violencia de género, de las que 34.994 (más de 70%) fueron condenas y 15.376 absoluciones. De las 166.961 denuncias presentadas, el 21% acabó en condena, según estos datos del CGPJ. Asimismo, en 2018 el 41,58% de las denuncias terminaron siendo sobreseídas de manera provisional, y un 3,46% fueron archivadas de manera definitiva.

De acuerdo al informe del CGPJ, alrededor de un 69% de las denuncias presentadas lo fueron por la propia víctima, directamente en el juzgado o por medio de atestados policiales.

Según un estudio publicado por la Delegación del Gobierno este año, las mujeres víctimas de violencia de género tardan una media de 8 años y 8 meses en verbalizar su situación y expresar la violencia que sufren, ya sea contándolo a trabajadores de los servicios que en cada comunidad autónoma existen para darles apoyo y asesoramiento, o bien interponiendo denuncia contra su agresor.

Por otro lado, las denuncias por intervención directa de la Policía se sitúan en torno al 15%; y el número de denuncias presentadas por familiares de la víctima alcanzó un porcentaje superior al 4%; y los partes de lesiones recibidos directamente en el juzgado representaron algo más del 9% de las denuncias.