Facebook

Iglesias asegura que prefiere «a los independentistas en la mesa negociando que en la cárcel»

Desea que el Gobierno de coalición dure «por lo menos dos legislaturas».

El vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha asegurado prefiere ver «a los dirigentes del independentismo negociando en las instituciones» que en la cárcel, y ha defendido que la receta para Catalunya pasa por el diálogo.

«A partir de ahí, todo lo que sea quitarle carga emocional a la situación e inyectar racionalidad, pragmatismo y sentido común va a ser positivo», ha afirmado Iglesias en una entrevista en La Vanguardia este domingo recogida por Europa Press.

También ha sostenido que «no le corresponde al Gobierno determinar la situación procesal de Oriol Junqueras», y ha destacado que son las formaciones políticas quienes eligen a sus interlocutores, independientemente de la situación geográfica o procesal de estos líderes, en referencia también al expresidente catalán Carles Puigdemont.

Preguntado por unas posibles elecciones en Catalunya y la relación del Gobierno con un nuevo Ejecutivo catalán, Iglesias ha asegurado que «gobierne quien gobierne, tiene que haber una relación institucional fluida y leal».

«Este gobierno tiene capacidad de diálogo, lo acaba de demostrar con sindicatos y patronal», ha destacado el vicepresidente en alusión a la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), una negociación encargada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha explicado.

Sobre la duración de este Gobierno de coalición, Iglesias ha asegurado que espera que dure por lo menos dos legislaturas, y sobre si seguirá más de ocho años liderando Podemos, ha respondido: «Espero que no».

«CONSTITUCIONALISMO DEMOCRÁTICO»

«Hay mucho que hacer en España, queremos que esta década sea conocida como ‘la década del constitucionalismo democrático’, hay que recuperar la idea del presidente Rodríguez Zapatero del cuarto pilar del Estado de bienestar», ha defendido el vicepresidente.

Iglesias ha dicho que si llega una crisis económica «los recortes tienen que ser por arriba, y es fundamental fortalecer las estructuras del Estado de bienestar y el tejido industrial», y ha añadido que no se puede responder con recetas de austeridad de, según él, demostraron ser un fracaso.

Sobre la ideología política del poder judicial, el vicepresidente ha dicho que esto es normal en democracia pero «la ideología no puede estar por encima del derecho», tras lo que ha mostrado plena confianza en las instituciones.

«Hay que respetar que los jueces y los fiscales tienen sus ideas pero que nunca se van a situar en una democracia por encima del derecho», ha concluido.