Facebook

La portavoz del BNG viaja a Madrid para cerrar el acuerdo que garantiza que Pedro Sánchez será investido

«Galicia no va a permitir quedarse atrás en los reconocimientos que consigan Euskadi o Cataluña», proclama Ana Pontón.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, está viajando a Madrid para cerrar, junto con el diputado de esta fuerza, Néstor Rego, el acuerdo con el PSOE que garantizará que Pedro Sánchez será investido presidente del Gobierno.

Fuentes nacionalistas han asegurado a Europa Press que la negociación está «muy avanzada», aunque matizan que en estos momentos «aún no está cerrada al cien por cien», para que el único diputado del Bloque en el Congreso dé su voto favorable en la investidura, de forma que el bloque a favor sumaría 167 apoyos, a la espera de que Coalición Canaria desvele definitivamente su postura.

Los detalles del acuerdo se conocerán en una comparecencia pública prevista para las 20,00 horas de este viernes en el Congreso, aunque las demandas de los nacionalistas se centraban en la denominada «agenda gallega», que incluye puntos como la transferencia de la AP-9 y medidas para paliar las continuas subidas de sus peajes o soluciones para la crisis de las industrias electrointensivas, entre otros puntos como la modernización del ferrocarril, el saneamiento de las rías o la lucha contra la violencia machista y la mejora de la atención a los dependientes.

El BNG reunió este viernes en Santiago a su Executiva durante más de dos horas, mientras que Néstor Rego proseguía en Madrid las negociaciones con la vicesecretaria general del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.

A la salida de esa reunión, la portavoz nacional del BNG ya había reconocido que había «algunas cuestiones en las que hubo avance» en la negociación con el PSOE para que el diputado nacionalista en el Congreso respaldase la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno y que esa decisión se cerraría este mismo viernes.

«Tenemos una disposición al diálogo y a la colaboración, pero tiene que haber también compromisos concretos con Galicia, con nuestros problemas, con nuestras necesidades», había demandado Ana Pontón.

Para dar su voto afirmativo a la investidura de Sánchez, los nacionalistas gallegos exigían que los compromisos que logren arrebatar al PSOE queden «materializados en un documento» para firmar. «Creemos que es importante que se pueda constituir gobierno, pero ese gobierno tiene que tener un compromiso claro con aquellos problemas que llevamos sufriendo en nuestro país y que necesitan soluciones, porque los gallegos ya estamos hartos de no pintar nada en el Estado», había proclamado Ana Pontón.

Para la dirigente nacionalista, «está claro» que el diputado que el BNG logró recuperar en las elecciones del pasado mes de noviembre «está sirviendo para poner los intereses de Galicia sobre la mesa, para que Galicia esté presente en esta negociación». «Eso de por sí es una buena noticia y nosotros vamos a trabajar para que eso se materialice en compromisos concretos con la agenda gallega», ha concluido.

«GALICIA, NACIÓN SIN ESTADO»

En una entrevista concedida a Europa Press este jueves, Ana Pontón ya avanzaba que a los nacionalistas gallegos no les gustaba el escenario de tener que votar en contra de la investidura de Pedro Sánchez, pero advertía que el sentido de su diputado en el Congreso estaba condicionado a que hubiese «realmente un compromiso por parte del PSOE».

«Nosotros no vamos a dar cheques en blanco ni a regalar nuestro apoyo a ningún gobierno que no se comprometa realmente con soluciones para los problemas de los gallegos», avisó. «O estamos condicionando los nacionalistas la agenda o lo grave es que, en las cuestiones estructurales de nuestro país, parece que PP y PSOE se comportan como dos gotas de agua. Por lo tanto es la responsabilidad del PSOE conseguir ese apoyo», agregó.

A su juicio, «hay demasiados palos en las ruedas» que ponen «desde Madrid cuando toman decisiones sin tener en cuenta su impacto» en Galicia. Por consiguiente, en las negociaciones de Néstor Rego con la vicesecretaria general del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, el Bloque ha puesto el acento «un paquete de medidas que son importantes» y que denominan «la agenda gallega».

Así, demandan «una solución para la crisis de las industrias electrointensivas» que impida que cierren empresas como Alcoa, de la que dependen «más de 2.000 empleos» en Galicia. «Tiene que haber un compromiso claro de que el estatuto de las electrointensivas va a permitir un precio competitivo que garantice el empleo y la actividad económica en un sector como es la producción de aluminio, que es importante en nuestro país por lo que representa de PIB y en número de empleos», explicitó Ana Pontón.

«Acabar con una estafa continuada a los ciudadanos como son las continuas subidas de los peajes de la AP-9» y conseguir la transferencia de esa infraestructura por la que el Bloque lleva «luchando muchos años» es otro de los puntos que el Bloque ha negociado a cambio de su respaldo. Para Pontón, la rebaja de las tasas por circular por esa autopista «es una cuestión de voluntad política».

«Según se puede reunir el consejo de ministros y subir peajes, también se puede reunir y decidir que no van a aplicar esos peajes que dependen de reales decretos que firmaron gobiernos de PP y PSOE o que se va a plantear una reducción en los peajes de la AP-9», subrayó.

GALICIA EQUIPARADA CON CATALUÑA Y EUSKADI

Asimismo, Pontón avisó que «Galicia no va a permitir quedarse atrás en los reconocimientos que consigan Euskadi o Cataluña». «No solo son naciones sin estado Euskadi y Cataluña. Galicia también tiene que estar en ese mapa. Eso significa el reconocimiento de nuestro carácter como nación. También dar pasos concretos en este momento», subrayó tras recordar que durante diez años, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo no consiguió «ni una sola transferencia».

En este punto, la líder nacionalista explicitó que «Galicia tiene una necesidad imperiosa de conseguir competencias como la de tráfico» para poder «hacer una política de seguridad viaria propia, adaptada a una realidad que nada tienen que ver con otras partes del Estado». En su opinión, esta transferencia significaría «una mejor prestación de un servicio que es esencial» y desarrollar la policía autonómica propia, «que tiene reconocida el actual Estatuto y que hay una ley aprobada que lleva paralizada hace más de diez años».

Para Pontón, no es un problema que Cataluña tenga «una relación bilateral» con el Gobierno central, puesto que su formación política aspira «a que Galicia también tenga una relación bilateral con el Estado en todos aquellos asuntos que tienen que ver con la defensa de los intereses gallegos».

«Lo que pasa es que vivimos un momento de una gran reacción en el Estado español, donde cosas que son normales y habituales y que forman parte de la lógica política se pretenden criminalizar por parte de una derecha que está rabiosa, entre otras cosas porque pensaba que íbamos a terceras elecciones y quizás era lo que quería», argumenta.

ACUERDO PSOE-PODEMOS «MUY FLOJO» EN DERECHOS SOCIALES

En cuanto al acuerdo suscrito entre Podemos y el PSOE, Ana Pontón cree que «se queda muy flojo» en cuestiones como la recuperación de la edad de jubilación a los 65 años, «en que haya un compromiso real y no solo declarativo con avances en los derechos sociales», en conciliación porque los permisos de maternidad «se quedan muy cortos».

«Veremos cuál es el desarrollo que tienen a lo largo de la legislatura, pero creo que desde el punto de vista de la recuperación de derechos sociales se nota que el PSOE tiene mucho peso en ese acuerdo», apunta la portavoz nacional del Bloque.