Facebook

Sánchez promete avanzar en la reparación de las víctimas del franquismo tras la exhumación del dictador

Afirma que las acciones de reparación, justicia y memoria deben servir para cerrar definitivamente «la división entre españoles».

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE a la investidura, Pedro Sánchez, se ha comprometido en el Pleno del Congreso a seguir avanzando en el camino de la «reparación, la justicia y la memoria» de las víctimas del franquismo que, según ha dicho, se inició al sacar los restos mortales del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

Durante su intervención inicial en el debate de investidura que ha comenzado este sábado, Sánchez ha enumerado las medidas relativas a la memoria histórica contenidas en el acuerdo firmado con Unidas Podemos para un Gobierno de coalición.

Pero antes ha reivindicado la decisión de su Ejecutivo de extraer el cadáver de Franco del mausoleo donde fue enterrado y trasladarlo al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo (Madrid), el pasado octubre.

«Este hecho simbólico fortaleció a la democracia española y abrió una nueva etapa de reparación, de justicia y de memoria que tiene que servir para empezar a cerrar definitivamente la división entre españoles», ha señalado.

Además, ha asegurado que esta acción «no se dirigía contra nadie» y que se desarrolló con «el respeto que merece cualquier ser humano, incluso aquellos que han vulnerado sistemáticamente los derechos humanos». «Eso distingue precisamente a las democracias de las dictaduras», ha añadido.

RECONOCIMIENTO A LAS VÍCTIMAS, EXHUMACIONES Y BIENES EXPOLIADOS

Para «proseguir ese camino», el futuro Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos desarrollará actuaciones de «reconocimiento y reparación de las víctimas de la Guardia Civil y la dictadura», según ha explicado, tras lo cual enumerado distintas medidas que han sido recibidas con largos aplausos de los diputados de ambos grupos y de otras formaciones nacionalistas y de izquierda.

Concretamente, el candidato socialista a la Moncloa ha indicado que el 31 de octubre será declarado como «día de recuerdo para todas las víctimas del franquismo», mientras que el 8 de mayo será el «día de reconocimiento de las víctimas del exilio».

Además, ha prometido impulsar las exhumaciones de las víctimas del franquismo que continúan en fosas comunes, retirar de los lugares públicos cualquier simbología franquista y anular las condecoraciones derivadas de «acciones represivas» ejercidas durante la dictadura.

Por último, Sánchez ha destacado que su Gobierno auditará los bienes expoliados por el franquismo con el fin de «devolverlos a sus legítimos titulares», empezando por la recuperación «lo antes posible» del pazo de Meirás, situado en Sada (A Coruña) para el patrimonio público.