Facebook

Calvo admite que hay que «perfeccionar» la ley contra la violencia sexual de Montero antes del 8M

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha reconocido este viernes que será necesario «perfeccionar» la ley contra la violencia sexual que está impulsando el Ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero y cuyo anteproyecto se ha comprometido a aprobar antes del próximo 8 de marzo.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de presidir una reunión con los delegados del Gobierno en el Palacio de la Moncloa, Calvo ha pretendido minimizar las desavenencias entre los departamentos de Igualdad y Justicia a cuenta del calendario de aprobación de esta ley, que incluye una modificación del Código Penal para introducir el consentimiento expreso en la tipificación de los delitos sexuales.

En opinión de Calvo, estas discrepancias se limitan a meros «ajustes» que precisa el proyecto que ha elaborado el departamento de Igualdad, como sucede en el seno de cualquier Gobierno con una «ley ambiciosa» como ésta, que afecta a distintas áreas competenciales del Ejecutivo. «No ocurre nada que no sea completamente normal en los gobiernos, incluso los de un solo partido», ha incidido.

Preguntada si no es cierto que el departamento de Justicia tenía dudas con respecto al proyecto elaborado desde el departamento de Montero, Calvo lo ha negado y se ha limitado a reiterar que «cuando participan distintos Ministerios» en la elaboración de una norma siempre hay que hacer «un trabajo de perfeccionamiento».

Calvo ha remarcado que no hay nadie «más interesado que el Gobierno» y, por su supuesto, la ministra de Igualdad en terminar de elaborar un anteproyecto de ley que «dé respuesta» a los ataques «intolerables» contra la libertad sexual de las mujeres. Con la fecha del 8 de marzo en el horizonte, ha recordado, el Ejecutivo va «avanzando muy bien» en ese trabajo.

La vicepresidenta ha elogiado la dedicación de Irene Montero a este proyecto, sobre el que «no ha parado de trabajar» desde que llegó al departamento, pero en el que el anterior Gobierno también se implicó a fondo. «Estamos avanzando mucho, muy bien. Sabemos que está ahí la fecha del 8 de marzo y que muchas mujeres y hombres de este país están esperando que éste sea un Gobierno decidido a sacar adelante esta legislación y en eso estamos», ha explicado.

«Lo vamos a conseguir, porque en esta materia que es penal en una parte muy importante, el Estado no puede flaquear. Las mujeres tienen que sentirse seguras en sus libertades», ha zanjado.