Facebook

Oliu (Banco Sabadell) dice que el cambio de sede fue una decisión «técnica» y niega presiones

La entidad registró una pérdida de saldos de 4.500 millones en la primera semana de octubre

. El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha asegurado este martes que el traslado de la sede social a Alicante obedeció a «razones puramente técnicas y no políticas».

«Fue una decisión necesaria en un contexto social convulso, con incertidumbre e inquietud por el movimiento de saldos», ha dicho Oliu en la comisión de investigación del Parlament sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya.

Ha insistido en que fue una «decisión extraordinariamente difícil y lamentable», pero que lo tuvo que hacer para que la entidad recuperara los saldos que había perdido y que ha cifrado en 4.500 millones en la primera semana de octubre, de los que el 57% procedía de clientes de Catalunya.

«No recibí ninguna presión ni de la Corona ni del Gobierno. Fue al margen de todo esto», ha insistido Oliu, que ha enmarcado la decisión en los planes de contingencia que había elaborado el banco para garantizar la estabilidad financiera.

Ha aseverado que el cambio de sede a Alicante, decisión que la entidad tomó el 5 de octubre de 2017 y antes de que el Gobierno aprobara el decreto que facilitaba el traslado del domicilio social de las empresas, fue un «hecho independiente de la aplicación del artículo 155» y no la ha considerado precipitada, sino necesaria.

El presidente de la entidad ha explicado que las alarmas saltaron a partir del día 2 de octubre con salidas de depósitos identificables «por la inquietud y cierto miedo de una posible salida de Catalunya de la UE», un miedo que sufrieron los bancos con sede en la comunidad catalana, según ha dicho.

Ha detallado que las perdidas vinieron principalmente del sector privado, ya que los fondos procedentes del sector público aumentaron en 1.000 millones.

Oliu ha sostenido que transmitió los riesgos que la entidad estaba monitorizando al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, así como al exconseller de Economía Oriol Junqueras: «Les dije que había esta cuestión latente y que íbamos trampeando la situación, pero que había riesgos. Teníamos la información de la inquietud de los clientes».

También llamó a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y al exministro de Economía Luis de Guindos para notificarles la decisión del cambio de sede, y posteriormente también se puso en contacto con el Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE), así como con CaixaBank.

«LA VUELTA A CATALUNYA NO ESTÁ SOBRE LA MESA»

Sobre si Banco Sabadell prevé que el domicilio social de la entidad vuelva a Catalunya, ha considerado que «aún no se dan las circunstancias para ello».

«No está sobre la mesa un posible retorno, pero el futuro siempre da muchas vueltas», ha finalizado Oliu, que ha justificado que la cuota de mercado de Banco Sabadell en Alicante es alta y ya contaban allí con instalaciones.