Facebook

El Gobierno celebra los avances del Consejo Europeo pero pide un plan «ambicioso» y a «mayor ritmo»

Pide que el fondo llegue a los Estados vía transferencias y no por préstamos

. La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha saludado los «avances» logrados ayer por el Consejo Europeo para crear distintos instrumentos de cara a un plan de reconstrucción para paliar los efectos de la crisis, si bien ha pedido que el ‘Plan Marshall’ sea «ambicioso», a un «mayor ritmo» y que el fondo llegue a los Estados vía transferencias y no por préstamos, así como que la «triple red de seguridad» del Eurogrupo se ponga en marcha el 1 de julio. En todo caso, cree que la UE «estará a la altura de las circunstancias».

Así lo ha señalado Montero en la rueda de prensa telemática tras el Consejo de Ministros extraordinario para aprobar la prórroga del estado de alarma al 9 de mayo, después de que ayer en la reunión por videoconferencia del Consejo Europeo los líderes de la UE respaldaron la creación de un fondo de recuperación ligado al presupuesto plurianual de la Unión Europea, cuyo proyecto se ha comprometido a presentar en las próximas semanas la Comisión Europea y que podría movilizar en torno a 1,5 billones de euros.

Montero ha indicado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido desde el primer momento la necesidad de un ‘Plan Marshall’ para facilitar un fondo para la reconstrucción europea que devuelva «todo el potencial humano, económico y social» tras el impacto del Covid-19, que España ha defendido que tendría que estar dotado con entre un billón y 1,5 billones de euros.

«Son las cifras que afortunadamente se están discutiendo y poniendo sobre la mesa», ha celebrado Montero, quien ha indicado, no obstante, que España defiende que el fondo llegue a los Estados miembros a través de transferencias y no de préstamos para evitar el sobrendeudamiento de algunos países y facilitar una salida «mucho más justa» a la crisis.

De igual forma, Montero ha explicado que España ha pedido al conjunto de Estados miembros que el fondo de reestructuración tiene que permitir transferencias con «especial hincapié» a los Estados miembros que estén viviendo la crisis sanitaria con «especial intensidad», como España.

Por ello, considera que debe ver la luz una mutualización de la deuda a modo de «riesgo compartido» porque «más que nunca necesitamos que se apueste por la solidaridad» y ningún Estado se quede atrás en la recuperación en términos sanitarios, sociales, de desempleo y de tejido productivo, para evitar que alguno sufra consecuencias «más allá del tiempo estrictamente necesario».

Asimismo, ha valorado que se haya acordado que la Comisión Europea presentará una propuesta sobre el fondo en mayo y que se ligará de forma directa al marco financiero plurianual del Presupuesto de la UE en el que se estaba paralelamente negociando antes de que estallase la pandemia.

«LA UE ESTARÁ A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS»

En todo caso, ha apuntado que España seguirá trabajando para que el próximo 1 de julio se ponga en marcha la «triple red de seguridad», que pasa por el reaseguro de desempleo de 100.000 millones de euros y se inicie la movilización de otros 200.000 millones por parte del Banco Europeo de Inversiones (BE) para ayudar al tejido productivo, que se sumarían a las líneas de liquidez planteadas a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

«La triple red de seguridad es un paso necesario, pero no es suficiente», ha dicho Montero, quien ha indicado que desde el Gobierno están «seguros» de que la UE estará «a la altura de las circunstancias» y abordará un plan de reconstrucción «ambicioso y lo más justo posible» para que la recuperación «llegue a todos los rincones de España y ningún país se quede atrás». «España y Sánchez trabajarán sin descanso para que se haga realidad», ha apostillado.

La portavoz del Gobierno ha valorado el «avance», pero ha dicho que al Gobierno le gustaría que fuese a «mayor ritmo» y se ha mostrado convencida de que con la colaboración de todos los agentes y Estados se podrá mandar un mensaje de «certidumbre y confianza» a la ciudadanía y a los mercados de inversión, porque «a este virus se le tiene que ganar juntos».