Facebook

El Palacio de Hielo de Majadahonda ya está adaptado para recibir unos 440 fallecidos

La Comunidad de Madrid ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias este sábado el Palacio de Hielo de Majadahonda, que está dispuesto para recibir alrededor de 440 fallecidos, tras haber sido adaptado en tan solo 24 horas.

Así lo ha anunciado este sábado el Gobierno regional en un comunicado, donde se indica que la autoridad sanitaria será la que, en las próximas horas, ordene la entrada en funcionamiento de esta infraestructura.

El Palacio de Hielo de Majadahonda cuenta con 1.800 metros y es el tercer recinto de estas características que se abre en la región como morgue desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus.

Se trata de un espacio para «facilitar la labor de los servicios funerarios, mitigar el dolor de las familias y la situación de los hospitales de la región».

El edificio, que dará servicio a toda la red asistencial regional, se ubica frente al Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda de la Comunidad de Madrid.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, y el alcalde de Majadahonda, José Luis Álvarez Ustarroz, han supervisado este mediodía las labores de acondicionamiento de esta infraestructura.

En los trabajos han colaborado la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas, a través de la dirección general de Seguridad y la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el Ayuntamiento de Majadahonda.

Para la entrada en servicio de este espacio se han tenido en cuenta todos los protocolos relativos al tratamiento de fallecidos por Covid-19, tanto en términos de seguridad sanitaria como aquellos relacionados con el trato digno y respetuoso a las víctimas.

El trabajo en este recinto va a complementar la labor que durante estas semanas se está realizando en las instalaciones del Palacio de Hielo de Madrid y del proyectado Instituto de Medicina Legal, en Valdebebas, «siempre en estrecha colaboración con los servicios funerarios madrileños».