Facebook

La fiscal de Violencia sobre la Mujer: «Habrá repunte de denuncias, ahora la violencia está más latente»

«Lo que no se puede es decir que como hay menos denuncias, hay menos violencia de género. Eso es simplificar», afirma Pilar Martín Nájera.

La Fiscal de Sala Delegada contra la Violencia sobre la Mujer, Pilar Martín Nájera, augura que habrá un repunte de denuncias por violencia de género cuando finalice el Estado de Alarma decretado por la pandemia del coronavirus y todo vuelva a la normalidad. Tal y como ha apuntado, este tipo de violencia «está más latente» durante el confinamiento, pero «aflorará» cuando las mujeres «recuperen las puertas para salir y poder denunciar».

«Creo que la violencia de género está más latente y que la cifra negra de estos delitos ha aumentado», ha señalado en una entrevista concedida a Europa Press. Según ha destacado, en la actualidad las víctimas perciben «más trabas» a la hora de denunciar su situación de maltrato, teniendo en cuenta que muchas están confinadas junto a sus agresores, así como las dificultades de movilidad derivadas del Estado de Alarma.

Al respecto, la fiscal ha recordado que ya de por sí las víctimas de violencia de género tardan una media de ocho años y ocho meses en verbalizar su situación y expresar la violencia que sufren, de acuerdo a un estudio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. «Indudablemente ellas no sienten que ahora sea el mejor momento para denunciar», ha remarcado.

Desde la declaración del Estado de Alarma, el número de asuntos en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer ha descendido. Tal y como informó hace unos días el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ, los titulares de estos juzgados han percibido una disminución de la entrada de casos durante este periodo y, aunque no hay estadísticas oficiales, los juzgados de Sevilla calculan una caída de un 60% y los de Madrid sitúan la bajada entre un 30% y un 70%.

Desde Fiscalía tienen la misma sensación respecto a la reducción de estos casos en general, tal y como ha dicho la fiscal de sala delegada contra la Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía. Eso sí, ha incidido en que los datos al respecto aún no son «fiables» porque, entre otras cosas, hay muchos asuntos de este tipo que están los juzgados de guardia.

En concreto, Nájera ha expuesto que la bajada fue especialmente acusada durante las dos primeras semanas del Estado de Alarma y, a partir de la tercera y cuarta semana, los casos han empezado a aumentar un poco. «Ante la tensión que genera el confinamiento, pues la paciencia se agota», ha argumentado.

Al igual que los juzgados, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado también han detectado una disminución en el número de denuncias presentadas por violencia de género durante este periodo. Pero en ningún caso la fiscal cree que eso se traduzca la existencia de menos violencia. «Lo que no se puede es decir que como hay menos denuncias, hay menos violencia de género. No podemos simplificar», ha puntualizado a Europa Press.

En su opinión, el confinamiento y reducción de las posibilidades de movilidad de los ciudadanos «pone trabas», por ejemplo, a que los maltratadores pueden acercarse a las víctimas. «Los quebrantamientos de órdenes de protección han bajado mucho en general; y también al reducirse la vida social se han limitado los contactos sociales que a veces provocan esos celos que terminan en agresiones», ha explicado la experta en la materia.

«LAS VIOLENCIAS MÁS GRAVES SE HAN REDUCIDO»

De hecho, la fiscal ha subrayado que, durante las seis semanas de confinamiento, dos mujeres han sido asesinadas por violencia de género durante el Estado de Alarma, teniendo en cuenta que en lo que va de año van ya 18 víctimas mortales, según el registro oficial. «Las violencias más graves se han reducido», ha apuntado, en referencia a agresiones físicas que requieren de atención médica o ingreso hospitalario.

Al respecto, la fiscal considera que el confinamiento obligatorio lleva a las víctimas de maltrato a «no reaccionar» y a «no enfrentarse» a su agresor. «Si ella es más dócil, pues no hace falta violencia», ha expuesto Martín Nájera, que ha avisado de que una vez «se abran las puertas» y las víctimas puedan salir, el maltratador «reaccionará». «La convivencia tan estrecha con la víctima y el sentir a los vecinos como la Policía contienen al agresor», ha añadido.

Así pues, ante el previsible repunte de denuncias una vez acabe el Estado de Alarma, la responsable de la Fiscalía de Violencia sobre la Mujer ha defendido que las instituciones tendrán que «estar más atentas». De igual modo, ha reivindicado un refuerzo en la Administración de Justicia para que esté «preparada» ante ese «desbordamiento» de asuntos en esta materia, así como en otras áreas, como el laboral.

Tal y como ha relatado a Europa Press, cuando comenzó la crisis sanitaria, la Fiscalía advirtió de que esta situación excepcional repercutiría de forma especial en los colectivos más vulnerables, como es el caso de las mujeres víctimas de la violencia de género y de los menores.

«Ante una mayor dificultad de denunciar, la Fiscalía tiene que estar más sensible y más comprometida con estas víctimas», ha argumentado, haciendo especial hincapié en la concesión de órdenes de protección y cualquier medida cautelar en materia de violencia sobre la mujer y menores durante este periodo.