Facebook

Escrivá confirma que los migrantes en patera asintomáticos cumplirán la cuarentena en el punto final de acogida

El ministro de Inlcusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha confirmado que los migrantes asintomáticos que lleguen a España en patera cumplirán la cuarentena en el punto final de acogida. Así lo ha puesto de manifiesto en el Congreso durante su comparecencia para explicar el Ingreso Mínimo Vital.

Respondía así a la pregunta de la diputada del PP María Teresa Angulo en relación al positivo por coronavirus de un inmigrante que fue trasladado a Soria tras llegar en patera a Almería.

El ministro ha señalado que existe un protocolo, que se hizo público el pasado sábado 6 de junio, que establece las condiciones en los que estos migrantes deben cumplir la cuarentena. En este sentido, ha señalado que no en todos los sitios a donde llegan se tiene la capacidad para hacer la cuarentena y, por eso en, aquellos casos que sean asintomáticos, «la cuarentena se hará en el punto final».

En caso de que aparecieran síntomas, según ha explicado, el protocolo estable que se le harían las pruebas y se enrtaría en contacto con Sanidad de la comunidad autónoma correspondiente.

Sobre el caso particular de Soria, Escrivá ha señalado que probablemente el migrante era asintomático y que en cuanto se detectó el positivo, se aisló. Así, ha asegurado que el «protocolo está bien hecho» y tienen «trazabilidad perfecta» porque han podido saber con quién estuvo en contacto para evitar cualquier extensión.

Según el protocolo del Ministerio de Inclusión, al que tuvo acceso Europa Press, los migrantes que lleguen a las costas españolas en patera deben cumplir la cuarentena de 14 días a la que se tiene que someter las personas procedentes de otros países durante su llegada a España durante la crisis del COVID 19, pero en su caso podrán ser trasladadas a otras comunidades autónomas durante este periodo.

Así, se establece que la medida de cuarentena para los migrantes que llegan en patera consistirá en la permanencia en el centro donde las personas sean derivadas, del que podrán salir siempre y cuando se tomen las precauciones de distanciamiento, higiene y portando mascarilla que deberá en consecuencia proporcionárseles, y para adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios o bien por causas de fuerza mayor o situación de necesidad.

Igualmente, establece que el periodo de cuarentena no es preciso realizarlo en su totalidad en la misma localización pero, en caso de que sea preciso trasladar a migrantes durante el periodo de cuarentena se deberá garantizar su trazabilidad. Además, en el caso de que el traslado se realice a otra comunidad autónoma, se deberá informar a las autoridades sanitarias de la comunidad autónoma de destino. En el traslado deberán cumplirse el resto de medidas establecidas para la población en general en el transporte.

La publicación recoge las medidas anticipatorias y actuaciones a llevar a cabo con las personas migrantes que acceden de manera irregular a través de la frontera marítima española y las fronteras terrestres existentes en Ceuta y Melilla.

En todo caso, el ministerio de Inclusión aseguró el pasado sábado que el documento es «sólo una formalización» de las indicaciones que se seguían desde el comienzo del estado de alarma a través de instrucciones internas, según informaron a Europa Press fuentes de este ministerio Ministerio.

El objetivo de este protocolo es unificar la operatividad de las actuaciones del programa de atención humanitaria y de los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETIS) para «tratar de evitar de la manera más eficiente posible la aparición de casos importados».

El procedimiento de recepción y acogida una vez en tierra de las personas migrantes llegadas a costas o a Ceuta y Melilla, comienza con la atención de Cruz Roja española mediante la realización de un triaje sanitario, en este caso adaptado a la situación de crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

En Ceuta y Melilla, las personas son derivadas a los CETIS, salvo cuando la ocupación de estos impide realizar el aislamiento de manera adecuada.

El nuevo protocolo de traslado de migrantes incide en la importancia de mantener las medidas de distancia social de dos metros; realizar una adecuada higiene de manos; y el uso de mascarillas quirúrgicas.

SEPARACIÓN EN CETIS

Además, señala que hay que separar a aquellos que ingresen en CETIS según si son personas sin síntomas y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado; sin síntomas, en aislamiento preventivo por contacto estrecho con caso posible o confirmado; con síntomas compatibles con el Covid-19; y casos confirmado.

El personal de los CETIS debe tomar la temperatura a la llegada y a la salida del recurso; establecer un mecanismo de monitoreo diario; facilitar la normativa de prevención e higiene de manera escrita; y garantizar el acceso a soluciones desinfectantes y mascarillas.

En caso de detectar un positivo, el personal deberá colocarle la mascarilla quirúrgica, guantes y llevar a cabo higiene de manos con hidrogel, así como proceder a su aislamiento en zona habilitada y comunicar la situación a las autoridades sanitarias correspondientes.

El documento fija que es necesario proveer el material de protección individual preciso y adecuado a las personas migrantes, al personal sanitario y resto de personal que está en contacto con las personas migrantes en el marco de su atención.

En cuanto a las pruebas diagnósticas, establece que sólo se realizan a las personas que refieran síntomas compatibles con el Covid-19 en el momento de su llegada. Para ello, se facilitan los test o PCR a la llegada en las bases de Ayuda Humanitaria de Cruz Roja en los puertos de Barbate – Algeciras (Cádiz), Málaga, Motril -Granada, Almería y Cargagena-Murcia.

En los ámbitos donde no hay instalaciones específicamente destinadas (Ceuta, Melilla, Canarias, Baleares y Comunidad Valenciana) y en el caso de las llegadas inadvertidas, las pruebas se realizarán donde señalen los servicios de salud de las comunidades autónomas y el INGESA.

ASEGURAR LA TRAZABILIDAD

La publicación también indica que, respetando la ley de protección de datos personas y garantía de los derechos digitales, es necesario asegurar la trazabilidad de las personas desde su llegada a costas hasta su destino en centros de acogida, y ponerlo en conocimiento del resto de actores de manera telemática.

Por último, recomienda a los actores intervinientes en el traslado de migrantes tener un programa de formación continua al personal en esta materia, especialmente en el lavado de manos; colocar carteles en diversos idiomas de cómo realizar el lavado de manos y las medidas de distancia, así como de los síntomas que hay que comunicar.