Facebook

Sánchez revela a la Ejecutiva del PSOE que España peleará por recibir en 2020 adelantos de fondos UE

España no puede esperar a 2021 y peleará en Bruselas para recibir en el último trimestre del año parte de las ayudas que está diseñando la Unión Europea para asistir a los países más afectados por la pandemia de coronavirus, según ha revelado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE, con los que se ha reunido este lunes por videoconferencia.

Del fondo de recuperación de 750.000 millones de euros que ha propuesto la Comisión Europea, Bruselas contempla la posibilidad de adelantar el desembolso de 11.500 millones del total al último trimestre de este año, mientras que el resto de los fondos no se desbloquearían hasta 2021, coincidiendo con el comienzo del nuevo presupuesto comunitario.

De este dinero, 5.000 millones corresponderían a la política de cohesión, que se pretende reforzar con hasta 55.000 millones de euros complementarios hasta 2022 a través del citado fondo de recuperación.

Estos adelantos en 2020 son por ahora tan sólo una propuesta de la Comisión Europea, que ha de contar con el acuerdo de los Gobiernos de la UE y del Parlamento Europeo porque para hacerlo posible Bruselas está proponiendo enmendar el presupuesto actual.

España, según ha adelantado Sánchez a los miembros de la Ejecutiva, peleará por que esta posibilidad se haga realidad.

CAÍDA DE LOS CONTAGIOS

Asistentes a la reunión consultados por Europa Press han notado a Sánchez optimista con respecto a la evolución del coronavirus en nuestro país. Si bien el presidente no les ha ocultado su preocupación ante posibles rebrotes, ha destacado que la caída de los contagios que se está registrando en España, con una media de 45 nuevos contagios diarios, es mucho mayor que en el resto de Europa.

Y ha reivindicado que las 45.000 pruebas PCR que, asegura, se están haciendo en España a diario es una buena garantía de detección precoz de nuevos contagios.

La situación más problemática, en términos de control de los contagios, tiene lugar en las grandes urbes como Madrid y Barcelona, ha admitido el presidente, que no ha desvelado al partido qué planes tiene para estas ciudades a partir del próximo 21 de junio, cuando vencerá la última prórroga del estado de alarma y ya no se cuente con este instrumento para restringir la movilidad entre provincias.

En función de cómo esté la movilidad interprovincial en esta última etapa de la desescalada, Sánchez ha pedido a los suyos que se movilicen de cara a la precampaña y campaña a las elecciones gallegas y vascas del próximo 12 de julio.

EL RIESGO ANTE LA MARCHA DE MERKEL

Sánchez ha compartido con la dirección de su partido la inquietud que le genera la salida de la política de la actual canciller alemana, Angela Merkel, en otoño de 2021. El líder socialista teme que la derecha europea pueda radicalizarse y se escore hacia un estilo de liderazgos como el que representa el húngaro Viktor Orban.

Ante este escenario, Sánchez ha animado a los suyos a trabajar en una agenda en positivo y a aprovechar la recién creada Comisión de Reconstrucción en el Congreso para llamar a la unidad y el consenso frente a la confrontación a la que, perciben los socialistas, juega la derecha con Vox y PP a la cabeza.

Como ya hiciera en la reunión del lunes pasado con algunos de los miembros de la Ejecutiva, Sánchez ha defendido la fortaleza de la coalición con Unidas Podemos. De hecho, en un comunicado el propio partido ha informado de que el líder habló en la reunión de cómo «tienen un proyecto político y una agenda para 4 años» centrada en «hacer avanzar este país y proteger a los que lo necesiten».