Facebook

Save the Children advierte del “impacto psicológico” en los niños tras el segundo terremoto en una semana en Indonesia

Save the Children, a través de su contraparte en Indonesia, Yayasan Sayangi Tunas Cilik (YSTC), advierte sobre el “impacto psicológico” del reciente terremoto de Lombok en los niños, a medida que el número de víctimas sigue aumentando. El seísmo de magnitud 7 registrado el pasado domingo 5 de agosto ha dejado al menos 98 muertos y 236 heridos, aunque la cifra podría aumentar pues continúan las operaciones de rescate.

El personal de YSTC en Lombok ha informado de una “devastación generalizada” a lo largo de la carretera que va del norte de Lombok a la capital, Mataram, con un estimación de ocho de cada diez viviendas gravemente dañadas, dejando a miles de personas sin hogar. Todavía no hay electricidad en el área más afectada.

Save the Children manifiesta “una gran preocupación” por la seguridad de los niños cuando vuelvan a la escuela en los próximos días, ya que también se informa de grandes daños en las escuelas de la zona.

Desde una oficina improvisada en un hotel, ya que la sede local de la organización fue severamente dañada, Silverius Tasman, que trabaja para la contraparte local de Save the Children, Yayasan Sayangi Tunas Cilik, ha indicado que la organización ha lanzado una respuesta de emergencia.

“Hay grandes necesidades en un área extensa. Hay miles de personas durmiendo al raso, al menos 80.000 personas en refugios informales o simplemente al aire libre ya que tienen mucho miedo de quedarse dentro de los edificios”, ha explicado.

En los próximos días, distribuirán artículos como kits de refugio, mosquiteras y bidones para que las personas puedan satisfacer sus necesidades básicas. En relación a los niños, su “preocupación número uno es su bienestar psicosocial”.

“Nuestro equipo proporcionará primeros auxilios psicológicos a los niños, y capacitará a los maestros para que desarrollen actividades de apoyo psicosocial en sus planes de estudios. Nuestro personal experto trabajará con los padres, madres y cuidadores para que puedan reconocer signos de angustia en sus hijos y brindarles consuelo y apoyo”, ha asegurado Tasman.

También se asegurarán de que los niños tengan espacios seguros para jugar y relajarse en esta situación “tan estresante”. Además, están apoyando al gobierno para garantizar que las estructuras escolares se evalúen minuciosamente antes de que los niños puedan reanudar sus clases allí.

“Mientras tanto, apoyaremos brindando opciones de educación alternativas a medida que se necesiten, incluso proporcionando algunos kits de enseñanza así como espacios de aprendizaje temporales como un medio para ayudar a los niños a mantener un sentido de normalidad y rutina”, ha afirmado.

Save the Children trabaja en más de 120 países salvando vidas, proporcionando seguridad y protección a los niños y niñas y defendiendo sus derechos en el marco de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas.

En España trabaja desde hace más de 20 años con programas de atención a los niños y niñas más vulnerables, centrados en la infancia en riesgo de pobreza o exclusión social.