9.6 C
Madrid
miércoles, 8 febrero 2023

El Ibex se deja un 1,23% y pierde los 10.500 enteros

MÁS INFORMACIÓN

El Ibex 35 se ha dejado un 1,23% al cierre de la sesión de este martes, lo que ha llevado al selectivo a perder los 10.500 enteros (10.475,9), retornando a los niveles de mayo. En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 151,3 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,719%.

En una sesión claramente bajista en Europa, el Ibex se ha comportado como la peor plaza del Viejo continente, con mucha diferencia sobre París (-0,85%), Francfort (-0,41%) y Londres (-0,33%). En el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,3578 ‘billetes verdes’.

Los bancos han sido los valores que más han lastrado al Ibex, junto con Indra, ‘farolillo rojo’ de la jornada con un retroceso del 3,56%. Bankia ha perdido un 3,26%, Popular un 1,52%, BBVA un 1,23%, Caixabank un 1,16%, Santander un 1,1%, Sabadell un 1,07% y Bankinter un 0,8%.

Tan solo cuatro valores han conseguido aguantar el tipo: IAG, que ha logrado repuntar un 1,92%, Gamesa (+0,83%), Técnicas Reunidas (+0,18%) y ArcelorMittal (+0,05%).

La cotización de los ‘pesos pesados’ del Ibex ha estado marcada por el pesimismo y, tras los dos grandes bancos, han destacado las caídas de Repsol (-0,99%), Inditex (-0,81%), Telefónica (-0,49%) e Iberdrola (-0,07%).

EL BES, CULPABLE DE LAS CAÍDAS

El analista de IG Daniel Pingarrón ha atribuido la mala evolución de los bancos europeos a la situación del Banco Espirito Santo, que nada más abrir la sesión en Portugal ha caído un 20% y ha arrastrado a todo el sector del Viejo Continente, especialmente a los índices periféricos.

«La enorme volatilidad en cotización del BES se ha convertido en un catalizador autónomo para las bolsas occidentales. La venta ayer del 5% por parte de la familia propietaria con un importante descuento ha contribuido a aumentar las dudas sobre el ‘holding’ financiero, cuya estabilización parece completamente necesaria para aspirar a retomar la tendencia alcista en Europa», ha afirmado.

Sin embargo, el experto se muestra optimista y señala que los problemas del BES «no parecen tener la suficiente envergadura como para generar una caída mucho más importante» de la que se ha contempaldo hasta ahora. «El tiempo juega en contra del banco portugués y la incertidumbre es enemiga de las subidas», advierte.

Finalmente, Pingarrón ha subrayado que Wall Street sigue siendo un sustento para las bolsas europeas, pero considera que resulta «imprescindible» que se eliminen las incertidumbres sobre el BES y que desaparezca dicho catalizador para dar por terminada la corrección.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora