28.5 C
Madrid
viernes, 19 agosto 2022

Casi el 40% de los usuarios de la sanidad privada prefiere la pública para acudir a Urgencias

MÁS INFORMACIÓN

Puntúan con un notable la calidad y servicios sanitarios privados y hasta un 86% la recomienda a familiares y amigos.

El 37 por ciento de los usuarios de la sanidad privada en España prefieren la sanidad pública en caso de tener que acudir a Urgencias y casi la mitad, un 46 por ciento, para ser atendidos en Atención Primaria. En cambio, un 55 por ciento prefiere la privada para ir al especialista.

Así se desprende de los resultados del último ‘Barómetro de la Sanidad Privada 2015’ elaborado por el Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), entidad que engloba a las principales aseguradoras y grupos hospitalarios privados que hay en España.

El trabajo, realizado a partir de 2.527 encuestas a usuarios de la sanidad privada en España, bien a través de un seguro de asistencia sanitaria o por el mutualismo administrativo. No obstante, el 76 por ciento admite usar también la sanidad pública, el 64 por ciento en el último año, y sólo un 7 por ciento dice usar sólo la privada.

NOTABLE PARA LA SANIDAD PRIVADA

En términos generales, los encuestados puntúan con un 7,4 sobre 10 la atención que reciben en la sanidad privada, frente al 6,6 que conceden a la sanidad pública, hasta el punto de que el 86 por ciento la recomendaría a amigos y familiares. Además, el nivel de satisfacción se incrementa a medida que se usan los servicios, ya que los que recurrieron a ella en el último año le dan un 7,5.

Los servicios más valorados son los ingresos hospitalarios, a los que puntúan con una media de 8,3 sobre diez, seguidos de los servicios de urgencias (7,9), y la atención primaria y especialista (7,7). Con niveles, además, prácticamente similares a los del año anterior.

Sin embargo, a la hora de elegir entre sanidad pública y privada, la encuesta muestra como los usuarios prefieren la privada para la consulta con el especialista (55%) y en caso de ingreso hospitalario (44%), pero optan por la pública para Atención Primaria y Urgencias.

En concreto, el 46 por ciento prefiere la sanidad pública para ir al médico de cabecera (frente al 28% que se decanta por la privada y un 24% que valora igual ambas), y hasta un 37 por ciento prefiere ir a Urgencias en un centro público pese a tener acceso a la sanidad privada (frente al 32% de los que elegirían la privada y el 25% ambos).

AL MÉDICO DE CABECERA DE LA PÚBLICA, POR LAS RECETAS

«En el caso de la Atención Primaria es bastante evidente, ya que todos los pacientes con un tratamiento crónico y necesitan una dispensación de fármacos con descuento tienen que hacerlo a través de la sanidad pública», ha reconocido Manuel Vilches, director general del IDIS.

Además, ha señalado que el factor de proximidad también debe tenerse «muy en cuenta», al igual que en el caso de las Urgencias, a las que a su juicio «se acude por cercanía y disponibilidad». «Si uno tiene unas urgencias cómodas y rápidas cerca las va a usar, sean cuáles sean», ha reconocido.

En cualquier caso, Vilches defiende que «lo importante es que, conociendo ambos modelos, se pueda elegir entre ellos», ya sea «por necesidad, conveniencia, facilidad o comodidad».

DE LA PÚBLICA PREFIEREN LOS MEDIOS. DE LA PRIVADA, LA RAPIDEZ

Asimismo, la encuesta diferencia el uso de la sanidad privada y de la pública según los motivos, mostrando como la sanidad pública es preferida a la privada por la tecnología y medios de que dispone (47%, frente al 27% que preferirían la privada) y por sus profesionales, tanto médicos como enfermeros (29 y 28%, frente al 24 y 26% de la privada).

No obstante, la sanidad privada es mayormente elegida por sus usuarios por la rapidez con que son atendidos (77%), el confort de sus instalaciones (73%), el trato del personal (56%) y la información recibida sobre su problema de salud (44%).

Prueba de la rapidez que destacan los usuarios están las diferencias con la sanidad pública en el tiempo de espera para someterse a una prueba diagnóstica o una operación.

Así, el tiempo transcurrido desde que se solicita la cita para una prueba diagnóstica hasta que se realiza está en 7,5 días en la sanidad privada y hasta en 41,8 días en la pública; los resultados se obtienen en una media de 5,3 días en la privada y tras 17,9 días en la pública; y el tiempo transcurrido desde que se prescribe una operación hasta que se realiza en la sanidad privada está en 18,2 días, frente a los 77 de media de la pública.

En cambio, entre las principales desventajas de la sanidad privada, según sus usuarios, están el precio (según el 48%), que disponen de menos medios o tecnologías avanzadas (16%) o las coberturas que ofrecen (11%).

«Salimos de una situación económica complicada que estamos solventando, y lo primero que queremos es consolidar lo que tenemos y luego ver por dónde evolucionar en los próximos años», ha defendido Vilches, reconociendo que se encuentran ante un panorama político «muy cambiante» tras las últimas elecciones municipales y autonómicas ante el que «deben estar tranquilos y expectantes».

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora