Facebook

Satélites espía revelan las huellas de imperios perdidos en Afganistán

Imágenes de satélites espía están revelando puestos de avanzada perdidos de la Ruta de la Seda y las huellas de imperios desaparecidos en las regiones desérticas de Afganistán.

Los nuevos conocimientos arqueológicos provienen de décadas de imágenes recogidas por satélites comerciales y espías y drones. Entre los hallazgos se encuentran: enormes caravanserai, o postas utilizadas por los viajeros de la Ruta de la Seda durante milenios, y canales subterráneos que fueron enterrados por las arenas del desierto.

Según informa ‘Science’, los sitios arqueológicos son demasiado peligrosos para ser explorados sobre el terreno, por lo que un nuevo programa de observación, financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, permite a los investigadores estudiar el patrimonio arqueológico de Afganistán de forma segura, según dicen expertos en una reunión del Escuelas de Investigación Oriental en Washington DC.

Algunos de los sitios más llamativos son los caravanserais utilizados por los viajeros de la Ruta de la Seda que datan del siglo XVII. Estos puntos de descanso y avituallamiento hechos de adobe podrían albergar a cientos de personas y su ganado y se intercalaron cada 20 kilómetros, la distancia que las caravanas podrían recorrer un día antes de descansar.

La Ruta de la Seda era una red masiva de caminos que abarcaba el mundo desde Japón y Corea en el este hasta el mar Mediterráneo en el oeste. Durante siglos, los lujos como el té, las gemas preciosas, el perfume, las especias y, por supuesto, la seda, del este se dirigieron al oeste a lo largo de estas rutas terrestres.

En el punto medio de Asia Central, la región geográfica que ahora es Afganistán se encontraba en la encrucijada de estas antiguas rutas comerciales y, por lo tanto, se benefició de todo el comercio que fluía a través de la región. Cuando las rutas de la seda florecían, los imperios de la región acumulaban una gran riqueza, según las Misiones de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).

La sabiduría convencional era que una vez que las rutas marítimas se abrieron entre India y China y Occidente en los siglos XV y XVI, estas rutas de caravanas, y los imperios otrora ricos que se beneficiaron de ellas, decayeron. Sin embargo, las nuevas imágenes de satélites espía revelan que estas rutas comerciales seguían prosperando unos siglos más tarde.

El programa de observación también está descubriendo la historia perdida de otras épocas. Las imágenes recopiladas en la década de 1970 están siendo reexaminadas para revelar canales ocultos que se extienden a través de las provincias de Helmand y Sistan. Estos canales probablemente se construyeron durante el Imperio Parto y ayudaron a florecer a la agricultura. Las imágenes también revelaron el crisol de religiones que una vez prosperaron en el área, desde los templos de fuego de Zoroastro hasta las estupas budistas.