11.5 C
Madrid
miércoles, 28 febrero 2024
Array

Scrats tacha las declaraciones de Pedro Sánchez de «desafortunadas» y le pide que las «puntualice»

MÁS INFORMACIÓN

El Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) ha tachado las declaraciones del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, contra los trasvases, de «desafortunadas» para ser «un dirigente político que pretende gobernar los designios de la nación española» y espera que las puntualice «rápidamente».

El presidente del Scrats, Lucas Jiménez, señala que «apostar contra los trasvases no es ni bueno para la nación ni factible para el desarrollo del país» y añade que «el fin de los trasvases supondría, amén del daño provocado a los regadíos, que dejen de recibir agua para abastecimiento, entre otras las poblaciones de Cádiz, Jerez de la Frontera, Rota, Puerto de Santa María (trasvase Guadiaro-Guadalete).

También el área metropolitana de Barcelona (trasvase Ter-Llobregat), 34 municipios de Alicante, 43 de Murcia, 12 de Almería, dos de Albacete (trasvase Tajo-Segura), el área metropolitana de Valencia (trasvase Júcar-Turia), 25 municipios vizcaínos que conforman el área denominada el Gran Bilbao (trasvase Zadorra, Ebro-Arratía) y 54 municipios de Castilla La-Mancha (trasvase Tajo-Guadiana).

En un comunicado de prensa, el Sindicato pide a Pedro Sánchez aclarar «si su pretensión de acabar con los trasvases y apostar por la desalación como recurso estrella, es una medida extensible a todos los municipios abastecidos por los más de 40 trasvases existentes en la actualidad».

Si, caso contrario, solo se refiere a las regiones levantinas, añade, «sería de igual modo importantísimo saber cuál es la opinión de los dirigentes autonómicos y locales de estas poblaciones ante dichas declaraciones y cuáles serán las actuaciones a seguir», dado que «condenar solo al Levante a un futuro sin trasvases supondría un recorte inminente e importante de nuestras opciones de desarrollo futuro».

Finalmente, Lucas Jiménez ha señalado que «ha llegado el momento de parar con esta locura de declaraciones mediáticas, dejar el asunto del agua en manos técnicas, no demonizar una obra en concreto por el mero hecho de captar atención electoral y planificar el recurso del agua bajo un prisma aséptico y profesional».

Concretamente, en un acto público celebrado este jueves en el Edificio Polivalente del Campus de Albacete y recogiendo el testigo de la queja por la falta de agua que tiene esta tierra, Pedro Sánchez defendió que el PSOE ha «tendido la mano» a los partidos para lograr un gran pacto nacional por el agua, y «uno de los propósitos es poner fin a los trasvases y usar las desaladoras».

A este respecto, el secretario federal del PSOE defendió «que hay que terminar con la falta de planificación, con la improvisación» y abogar por hacer políticas de cohesión.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora