Facebook

Personas sin hogar piden a los partidos aplicar la Constitución para garantizar el derecho a una vivienda digna

La organización Rais Hogar Sí ha lanzado una campaña esta semana para reclamar a los partidos políticos, de cara a las elecciones generales del próximo domingo 28 de abril, que apliquen el artículo 47 de la Constitución española para garantizar el derecho de los ciudadanos a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

En España hay 31.000 personas viviendo en la calle, y, por ello, esta ONG ha difundido un vídeo en el que siete personas sin hogar recitan el artículo 47 de la Carta Magna y muestran un cartón con el lema ‘#AplicadLaConstitución’.

«Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación», reza el texto.

Según Rais Hogar Si, cuyo objetivo es solucionar en sinhogarismo, señala que se trata de un fenómeno complejo, que tiene su raíz en la desigualdad económica, la exclusión social, la falta de acceso a los derechos básicos y la invisibilidad de las personas que lo sufren.

Además, sostiene que de las 31.000 personas que viven en la calle en España, 8.000 de ellas también duermen en ella cada día y el 44 por ciento llevan más de tres años en esta situación. Además, la mayoría de las plazas en albergues (el 74%) están orientadas a una estancia temporal.

Por eso, ha puesto en marcha ‘Hábitat’, un programa de vivienda para las personas que viven en la calle y se encuentran en peor situación, basado en la metodología ‘Housing First’, que ofrece una respuesta innovadora al fenómeno del sinhogarismo y está orientado a su erradicación.

Esta organización señala que con esta iniciativa se facilita a la persona sin hogar una vivienda individual y apoyo profesional en función de sus necesidades y demandas. «Ni el apoyo ni la permanencia en la vivienda están condicionados al cumplimiento de objetivos previos de intervención social, pues es la persona quien determina sus metas y el grado de apoyo que necesita para alcanzarlas», explica.

El programa requiere el seguimiento de algunos compromisos básicos, como aceptar la visita periódica de un profesional, contribuir a los gastos de la vivienda, si se dispone de ingresos, tener buenas relaciones de vecindad y participar en la evaluación externa del programa.