18.1 C
Madrid
sábado, 13 abril 2024
Array

Los universitarios con discapacidad piden más atención personalizada, docentes preparados y mejor inserción laboral

MÁS INFORMACIÓN

El cuarto estudio ‘Universidad y Discapacidad’ cuenta con la participación de 1.720 de los 21.435 matriculados en España.

Los universitarios españoles con discapacidad reclaman más atención personalizada en función de sus necesidades especiales, docentes preparados para tratar a las personas con discapacidad y más apoyo para la inserción laboral tras terminar sus estudios, según se desprende de las respuestas de 1.720 estudiantes que han participado en el cuarto estudio ‘Universidad y Discapacidad’, presentado este jueves en Madrid.

Este estudio, elaborado por la Fundación Universia con la colaboración de entidades como el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Fundación ONCE, el Real Patronato sobre Discapacidad y la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), cifra en 21.435 los universitarios españoles con discapacidad durante el curso 2017-2018.

El número de estudiantes con discapacidad, subraya el estudio, desciende a medida que avanzan los estudios universitarios: un 1,8% de los universitarios españoles matriculados en grado tienen discapacidad, pero el porcentaje se reduce al 1,2% en posgrado y máster, y disminuye hasta el 0,7% en doctorado.

En la mayoría de los casos, la discapacidad de los universitarios es física (55,9%), seguida de tipo psicosocial (26,5%) mientras la sensorial es la menos representada en términos generales (17,6%). Según el perfil esbozado en el estudio, el estudiante con discapacidad en la universidad suele ser hombre (51% de los casos) que cursa estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas (54%).

MÁS INCLUSIÓN Y MENOS PATERNALISMO

En el estudio bianual que elabora la Fundación Universia hay preguntas abiertas en las que los universitarios con discapacidad señalan los aspectos que pueden mejorarse en los centros de educación superior para proporcionar mejor atención a este tipo de alumnado.

Así, hay una respuesta frecuente que alude a la inclusión y rechaza el «paternalismo» hacia los estudiantes con discapacidad. «Entender el punto de vista de alguien con discapacidad (el cual es completamente normal) y la lucha contra la discriminación positiva que padece la gente con diversidad funcional hace sentir inútil al colectivo cuando el objetivo es lograr la mayor autonomía posible», indica uno de los encuestados.

Una de las alusiones repetida por los participantes en el estudio señala a los docentes y sus dificultades para tratar con estudiantes con discapacidad. En ese sentido, se reclama que los profesores conozcan con antelación que tendrán alumnos con diversidad funcional. «Si les avisas se adaptan. Pero si no saben que existen personas con discapacidad…», expone un estudiante.

«Lo más importante es que el profesorado reciba una mínima formación de cómo debe proceder ante alumnos con cualquier clase de atención o requerimiento especial», señala otro. En un sentido similar, estos estudiantes también demandan más información para ellos mismos sobre las opciones que ofrecen las universidades de ayuda o asesoramiento.

DIFICULTADES LABORALES

Entre esas ayudas, el alumnado con discapacidad también coincide en la necesidad de una atención más específica y personalizada a las necesidades de cada estudiante, con un «seguimiento de las dificultades» a las que se enfrentan. «Actualmente se aplican estándares que no tienen en cuenta necesidades específicas», critica uno de los participantes en el estudio.

Adaptaciones curriculares más flexibles, mayores becas, mejora de la accesibilidad en todos los ámbitos y más apoyo para la inserción laboral tras terminar los estudios son otras de las mejoras más demandadas. Algunos estudiantes aseguran que mientras estudian no encuentran problemas, pero que estos empiezan cuando finalizan sus estudios y comienzan a buscar trabajo.

«Desde mi punto de vista está todo perfecto en el ámbito universitario. El problema es la dificultad para entrar al mundo laboral», opina un encuestado. Una opinión compartida, según las respuestas incluidas en el estudio: «Mi universidad me ha facilitado todo en cuanto a mis estudios. Relleno esta encuesta porque el mayor fallo es lo posterior, la inclusión en el mercado laboral».

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora