Facebook

El Tercer Sector calcula que necesita casi 500 millones extra para afrontar los costes de la pandemia

Exige al Gobierno un plan de rescate económico y financiero urgente para no poner en peligro la atención a los más vulnerables.

Las entidades sociales que conforman la Plataforma del Tercer Sector estiman que necesitarán casi 500 millones de euros extra para poder asumir los costes de la pandemia del coronavirus, a raíz de la que han tenido que cubrir necesidades urgentes e imprevistas de alimentación, alojamiento o pagos para las personas en situación de vulnerabilidad a las que atienden.

Así lo ha señalado en una rueda de prensa el vicepresidente de Financiación y Sostenibilidad de la plataforma, Leopoldo Pérez, que ha reivindicado un «plan de emergencia» que permita a las ONG atender los gastos en los que han incurrido durante esta etapa de crisis. Además, tal y como ha incidido, esta crisis y su impacto no se acaba el 21 de junio con la finalización del Estado de Alarma.

Pérez ha destacado que en el periodo de alarma las entidades sociales han tenido que afrontar nuevos servicios y necesidades que «han emergido» a raíz de la crisis que «afecta sobre todo a los más vulnerables y a quienes tenían menos capacidad de resistencia». Pese al inminente fin del Estado de Alarma, las ONG deben «dar continuidad» a su acción social, ya que el impacto de la crisis sigue.

En este contexto, según un primer «estudio rápido» tras la recopilación de información del conjunto de las 28.000 entidades de la plataforma, se calcula que las necesidades para el sector son «de 495 millones de euros». Si bien, Pérez ha puntualizado que esta cifra «no está cerrada» ya que faltan datos de algunas ONG.

Esos casi 500 millones de euros es la cuantía que el sector «ha comprometido o va a comprometer en los próximos meses» al tener que atender el impacto de la crisis del COVID-19. Esa cantidad económica, tal y como ha remarcado Pérez, «de alguna manera» las ONG la tienen que «recuperar» para que no incurran en pérdidas.

SOSTENIBILIDAD DEL SECTOR «EN RIESGO»

Así pues, desde la Plataforma del Tercer Sector (PTS) han avisado de que su acción social está «en riesgo» ante la merma de ingresos a la que se enfrenta en un contexto de crisis sanitaria, social y económica y que requiere de su presencia e intervención.

En este sentido, el presidente de la Plataforma del Tercer Sector, Luciano Poyato, sostiene que la pandemia «ha golpeado con dureza extrema a los colectivos más vulnerables» y, ante esto, las entidades del tercer sector son «clave» para paliar los efectos de la crisis y «ayudar» en el sostenimiento de estos colectivos.

En este contexto, ha reivindicado un modelo de financiación estable, al tiempo que ha dicho que es «una cuestión de urgencia para paliar los gastos extraordinarios» asumidos por las ONG. Por ello, la plataforma va a pedir al Ministerio de Derechos Sociales un plan especial de emergencia, así como «fórmulas compensatorias de financiación» ante la crisis del COVID-19. «Está en juego poder atender con calidad y dignidad a estas personas», ha remarcado.

Tal y como ha dicho, la financiación pública que reciben «es muy precaria». En este contexto, ha avisado al Gobierno de que con los 42 millones previstos para la financiación a las ONG estatales de Acción Social, derivada de la recaudación del 0,7% del IRPF «no pueden seguir atendiendo la gran demanda de necesidades sociales por parte de los colectivos vulnerables».

«RECORTES» A LAS ONG ESTATALES

Es más, desde la plataforma han denunciado el «recorte» en su financiación en este ejercicio 2020. A pesar de que la cuantía global para actividades de interés general consideradas de interés social ha sido 283,37 millones y ha aumentado respecto a 2019, los fondos al denominada tramo estatal se han reducido en 4 puntos porcentuales en favor del autonómico.

En términos absolutos, esto supone que las subvenciones que gestionará el Estado se reducirán en 7,76 millones de euros (un 15,57% menos) hasta los 42,1 millones de euros, y que las que gestionan las comunidades autónomas se incrementarán en 26,7 millones de euros (un 12,45% más) hasta los 241,26 millones.

Ante este escenario, Pérez ha explicado que en 2017 la recaudación fue mucho menor que en 2020 y, sin embargo, la cantidad destinada a ONG estatales ascendía a 48 millones. «Este año se nos plantea una propuesta de bajar a 42 millones. No solo no se distribuye en crecimiento de la recaudación si no que se reduce el tramo estatal», ha puntualizado, criticando el reparto de este año.

«Al ámbito estatal le correspondería 56 millones», ha dicho, apelando al acuerdo «firme» de destinar el 20% de los fondos al tramo estatal y el 80% al tramo autonómico y reclamando que haya «mayor equilibrio» y también más «claridad» en la ejecución del tramo autonómico.

ACUERDO DE ESTADO PARA EL TERCER SECTOR Y FINANCIACIÓN ESTABLE

«Más allá de esto, es que las organizaciones de la plataforma estamos hablando de que solo para el Covid necesitamos casi 500 millones de euros. El problema trasciende el IRPF y nos sitúa en la necesidad de que haya un acuerdo de Estado acerca de nuestro sector porque si no, no podremos seguir haciendo las actividades que hacemos», ha insistido.

Ante esta falta de recursos y para garantizar la sostenibilidad del sector, la plataforma piden un modelo estable de financiación, y no que está dependa «de una cruz» de los ciudadanos, y que supere «el viejo modelo de la subvención».

El vicepresidente de Políticas Sociales, Agenda 2030 y Asuntos Europeos y presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), Carlos Susías, ha pedido que el tercer sector tenga «mayor reconocimiento» social, institucional y político. En esta línea, ha defendido la necesidad de la existencia de «mayor» interlocución con el Gobierno, así como la implementación de medidas para garantizar el sostenimiento del sector.

El secretario general de la plataforma y de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), Rafael de Lorenzo, ha dicho que la plataforma quien una entrevista con el presidente del Gobierno para que el Gobierno «tome una posición». «Si ya íbamos a trancas y barracas para cumplir nuestras funciones antes de la pandemia, después de ésta el efecto ha sido devastador», ha subrayado.

EL INGRESO MÍNIMO «NO VA A SACAR» A NADIE DE LA POBREZA

Aunque desde la plataforma han celebrado la aprobación de una medida «muy potente» como el ingreso mínimo vital, han avisado de esta ayuda «servirá para paliar dificultades, pero no todas». «El ingreso mínimo vital no va a sacar a ninguna persona de la pobreza, ayudará a las personas que estaban en situación de pobreza severa, a las que estaban en situación de desesperación, pero no dejarán de tener necesidades», ha matizado.

En este contexto, la Plataforma ha lanzado la campaña #TercerSectorEsencial para defender que las ONG de Acción Social son las que, con sus estructuras, redes e intervenciones, están contribuyendo al abordaje de las necesidades de los colectivos más vulnerables de la sociedad.