Facebook

Montero confirma «ajustes» en impuestos en los Presupuestos pero pospone la reforma fiscal «en profundidad»

Dice que trabajará en la armonización fiscal en las CC.AA. y que no es el momento «adecuado» para la bajada de impuestos de Ayuso.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 incluirá «ajustes» en algunas figuras fiscales, más allá de la creación de las tasas ‘Google’ y ‘Tobin’ ya en tramitación parlamentaria, que permitirá obtener una recaudación «suficiente» para el Estado de bienestar que se marca el Ejecutivo.

No obstante, se pospondrán algunos de los cambios con alzas impositivas recogidos en el acuerdo programático y la reforma fiscal «en profundidad» para «cuando el momento económico lo acompañe».

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero ha explicado que en el Plan Anual Normativo de este año se incluyen solo como novedades tributarias los proyectos de ley para la creación de los impuestos sobre determinados servicios digitales y sobre transacciones financieras, conocidos como tasas ‘Google’ y ‘Tobin’, junto a la Ley de lucha contra el fraude fiscal, si bien el resto no se resaltan porque van incorporados en el proyecto de Presupuestos.

«Lo que incorporaremos en el proyecto de PGE son ajustes sobre algunas figuras fiscales que permitan en un momento de caída de la recaudación y de la actividad preservar uno de los bienes más preciados», ha especificado Montero, en referencia a contar con un sistema sanitario «de calidad» y uno educativo «al servicio de todos».

En este sentido, ha explicado que actualmente el PSOE está abordando con Unidas Podemos los pormenores y la fiscalidad que figurará en las nuevas cuentas públicas, a tratar con el resto de grupos a posteriori, para asegurar que el Gobierno cuenta con los «recursos necesarios» para seguir ofreciendo un «colchón» a los ciudadanos en forma de servicios públicos que den «certeza y seguridad», con independencia de la situación de cada uno, de que van a ser atendidos.

«Hace falta una recaudación suficiente, cuando presentemos los PGE veremos las líneas que se marcan», ha añadido, apuntando que la reforma fiscal de mayor profundidad se desarrollará al o largo de la legislatura «cuando el momento económico sí lo acompañe».

De esta forma, ha confirmado por ahora «ajustes» sobre algunas figuras fiscales y ha asegurado que estos cambios producirán una recaudación «suficiente» para contar con el Estado de bienestar al que aspira el Ejecutivo respecto a servicios públicos y derechos en Educación o Sanidad.

«Acompañaremos el momento económico, esto significa que alguna de las intenciones con algunas figuras fiscales habrá que posponerlas durante esta legislatura al año que la capacidad económica lo aconseje», ha puntualizado.

Preguntada sobre las medias especificas recogidas en el acuerdo programático del Gobierno, como un tipo mínimo del 15% en Sociedades, la subida del IRPF rentas altas o el alza en el ahorro, ha dicho que dicho acuerdo se adecuará al momento económico y se priorizará «en función de la capacidad».

También ha apuntado que la política de gastos de los nuevos ingresos incluirá la capacidad para asignar los fondos europeos a proyectos palanca para acompañar la estrategia de modernización del Gobierno.

DIRIGIRÁ LA NEGOCIACIÓN DE PGE Y TRABAJARÁ EN ARMONIZACIÓN FISCAL

Sobre la negociación de PGE ha detallado que se producen «rondas habituales» con todos los grupos con el fin de atender sus requerimientos, y posteriormente, cuando se concluya el proyecto de elaboración del proyecto de PGE entre PSOE y Unidas Podemos, se empezará la ronda de contactos con todos los grupos que encabezará ella misma y dirigirá junto al secretario de Estado de Economía Social, Nacho Álvarez.

La ministra de Hacienda ha vuelto a rechazar la bajada de impuestos anunciada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al considerar que «no es el momento adecuado» dada la merma recaudatoria y la caída del PIB, que «no aconseja que haya una caída añadida» que haga que la situación de «tensión» de los servicios públicos aumente.

«Es de sentido común», ha defendido, criticando la «contradicción» de que uno se pueda permitir aprobar una bajada fiscal a pesar de que no hay «ninguna teoría» que demuestre que aumenta la recaudación, y en cambio pida recursos al Estado, algo que cree que parece «de poco recibo», si bien ha matizado que escuchó una «declaración» de intenciones por parte de Ayuso y no un compromiso con una fecha concreta.

De cualquier forma, Montero ha asegurado que Hacienda irá trabajando a lo largo de este año en materia de armonización tributaria en las comunidades autónomas y dedicará mayor atención a este asunto en el momento en el que se pueda.