Facebook

Malasmadres pide una mesa de conciliación y un plan nacional consensuado con empresas, sindicatos y familias

El Club Malasmadres ha reclamado una mesa de conciliación que aborde estas políticas como una prioridad con la misión de aprobar un plan nacional consensuado con las empresas, los sindicatos y las familias. Esta es una de las conclusiones de las primeras jornadas ‘Yo No Renuncio’, organizadas por el Club de Malasmadres, que concluyeron que avanzar para mejorar las políticas de conciliación en España es «urgente» si se pretende atajar «el invierno demográfico», frenar la salida de la mujer del mercado laboral y mejorar la calidad de vida de las madres.

Durante los dos días de debate, los ponentes han analizado los principales datos que arroja el informe de ‘Las Invisibles’, realizado con las respuestas de 94.182 mujeres. Según este informe, el 68% de las mujeres españolas hubiera tenido más hijos si contara con mejores medidas de conciliación y sólo el 16% de las madres españolas disfruta de la jornada intensiva.

Asimismo, una de cada tres mujeres (37%) ha experimentado algún tipo de discriminación en su empresa al convertirse en madre, un 22 por ciento no ha crecido profesionalmente desde que tuvo hijos y un 8% ha visto mermadas sus responsabilidades.

Asimismo, un 22 por ciento de mujeres pierde su puesto de trabajo al convertirse en madre, siete de cada diez mujeres (68%) se siente sola en el cuidado y educación de los hijos. Y cuando los menores acceden al colegio, el principal problema se da cuando éstos se ponen enfermos y nuevamente son las mujeres las que interrumpen su jornada laboral (38% de los casos), seguidas de las abuelas (36%) y sólo en un 8% de los casos es el padre el que atiende al menor.

El Club recibe a diario testimonio de mujeres que se sienten solas en los cuidados, de mujeres que renuncian a su empleo porque no pueden compatibilizarlo con los cuidados, de mujeres que deciden no tener más hijos o hojas y de mujeres que sufren discriminación laboral.

Este es el caso de Raquel, una mujer de 38 años y dos hijo, que con 35 años y una prometedora carrera profesional como jefa de ventas en una compañía comunicó que estaba embarazada de su segundo hijo. «Nos viene fatal tu embarazo», le dijeron. Trabajó hasta el último día antes de la baja y entonces le propusieron renunciar a su baja maternal a cambio de una pequeña subida en el sueldo. Lo rechazó. Cuando se reincorporó le bajaron de categoría y el ascenso prometido se lo llevó un hombre.

En las primeras jornadas ‘Yo No Renuncio’ se dieron las periodistas Cristina Villanueva, Irene Villa, Anne Igartiburu o Charo Izquierdo, la directora de cine Iciar Bollaín; la escritora especializada en maternidad Esther Vivas y Alberto Soler, psicólogo clínico y educativo, entre otros.