Facebook

La contaminación por ozono cae un 41% en España en 2020 aunque el 76% de la población sigue respirando aire contaminado

La contaminación por ozono ha caído en 2020 un 41 por ciento, sin embargo, pese a esta disminución, el 76 por ciento de la población sigue respirando aire contaminado, según el informe estatal sobre ozono elaborado por Ecologistas en Acción, que reclama al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) que agilice el Plan Nacional de Ozono «comprometido hace años y anunciado por la ministra Teresa Ribera en septiembre».

El informe ha analizado los datos recogidos en 483 estaciones oficiales repartidas por toda España entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2020. El ozono, señala la organización, continúa siendo el contaminante atmosférico que año tras año afecta a más población y territorio en España, sin embargo, este año se ha interrumpido la tendencia estacionaria o al alza de los últimos años a consecuencia de la situación originada por la COVID-19, que para la ONG demuestra que la reducción estructural del transporte y la descarbonización de la industria son las mejores herramientas para mejorar la calidad del aire que se respira.

En cambio, el documento también revela que tres de cada cuatro españoles han respirado un aire con más ozono del recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es decir, el informe de Ecologistas en Acción toma como referencia el valor recomendado de la OMS, de acuerdo al cual el aire contaminado por ozono ha afectado en 2020 a 35,7 millones de personas en España, lo que supone el 76 por ciento de la población, así como a 408.000 kilómetros cuadrados, o lo que es lo mismo, el 81 por ciento del territorio.

Durante este 2020, Ecologistas ha señalado que los territorios más afectados por el ozono troposférico son Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, el interior de Cataluña y Comunidad Valenciana, la ciudad de Córdoba y el norte de esta. Por lo tanto, la organización subraya que una treintena de zonas repartidas entre nueve comunidades autónomas han seguido incumpliendo el objetivo legal en el trienio de 2018-2020.

Por ello, Ecologistas recomienda abordar la contaminación por ozono como un problema sanitario de primer orden porque, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, causa cada año entre 1.500 y 1.800 muertes en España, donde las personas más vulnerables son los niños, personas mayores, mujeres embarazadas y quienes padecen enfermedades cardiorrespiratorias crónicas.

Además, la organización apunta que los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación por ozono son obligatorios pero diez comunidades autónomas(Andalucía, Aragón, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Navarra y País Vasco) siguen sin llevarlos a cabo, lo que ha provocado que el Tribunal Supremo haya declarado en este año la obligación de dichas administración de elaborar tales planes.

Ante esta carencia de medidas, la organización pide al Miteco que actúe porque las «las comunidades autónomas se remiten al Plan Nacional de Ozono para justificar su inactividad».

Por último, las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire que, indica Ecologistas, son la disminución del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la eficiencia energética y el apoyo a las energías renovables.

Asimismo, consideran que es necesario agilizar el Área de Control de Emisiones acordada para el mar mediterráneo, penalizar fiscalmente a los vehículos diésel y una moratoria para las grandes explotaciones ganaderas intensivas.