Facebook

Un total de 1.817 empleados habrá salido de Banco Sabadell el próximo 31 de marzo

Se apuntaron 1.860 personas al plan de salidas voluntario, por lo que 43 tendrán que seguir trabajando para la entidad.

Banco Sabadell ha aprobado finalmente la salida de 1.817 empleados, aunque se apuntaron al plan de ajuste voluntario hasta 1.860 personas. La entidad no permitirá la salida de 43 de ellas por limitaciones geográficas, según fuentes próximas a los sindicatos consultadas por Europa Press.

El grueso de las salidas se producirá los próximos 28 de febrero y 31 de marzo, si bien hay algunas excepciones, ya que 14 jubilaciones anticipadas se hicieron efectivas el pasado mes de diciembre y 66 desvinculaciones se producirán durante este mes de enero.

Además, con el objetivo de garantizar la continuidad de determinados negocios, quedarán siete empleados ‘residuales’ incluidos en el plan que no saldrán hasta abril.

En cualquier caso, la práctica totalidad estará fuera de Banco Sabadell en el primer trimestre de 2021, lo que lleva a la entidad a completar su plan de ajuste dentro del plazo de ejecución previsto, que estaba fijado en un tiempo no superior a los cinco meses.

Las claves para acometer este proceso de forma tan ágil han sido el modelo propuesto, basado en un plan de salidas voluntarias y no en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) como es habitual en el sector; la implicación de los sindicatos; la gestión de la comunicación y el acompañamiento a empleados, y la planificación y el diseño para el encaje de la oferta y la demanda.

Una vez completadas las salidas, Banco Sabadell tendrá que hacer frente a otro reto: reorganizar las aproximadamente 1.500 «actividades» que realizaban las 1.817 personas que se apartarán de la entidad entre la plantilla que se queda, de entorno a 16.000 empleados.

En esta línea, el banco está anticipando diferentes planes de gestión y movilidad interna, como el acompañamiento de comerciales o el retorno equipos de servicing a oficinas, entre otros.

Para las salidas voluntarias, sindicatos y banco firmaron una indemnización de 35 días por año trabajado y un máximo de dos anualidades. En el caso de las prejubilaciones, se estableció el 75% del salario anual hasta los 63 años, con un máximo de 280.000 euros para los nacidos entre 1958-1961, y de 300.000 euros para los nacidos entre 1962-1964.

Ante la incertidumbre del marco laboral, el banco se compromete a cubrir un año del pago a la Seguridad Social en caso de que se retrase la primera edad de jubilación anticipada, ahora en los 63 años.

A quienes se jubilen anticipadamente a partir de los 63 años, les ofrece el 10% (para nacidos antes de 1956) o el 20% (para nacidos entre 1956 y 1957) del salario anual.

Este proceso permitirá a Banco Sabadell alcanzar su objetivo de ahorrar unos 115 millones de euros en costes anuales. La financiación de este plan de eficiencia se llevará a cabo con las plusvalías de las ventas de parte de la cartera ALCO, con un impacto neutro en capital y 1.300 millones de plusvalías latentes.