24.2 C
Madrid
miércoles, 28 julio 2021

Los nacimientos bajan en España un 30% en la última década al cerrar 2020 con 339.206, nuevo mínimo histórico desde 1941

MÁS INFORMACIÓN

La diferencia entre nacimientos y defunciones, la más negativa desde que hay datos: España tuvo un saldo vegetativo negativo de 153.167 personas

. España registró durante 2020 un total de 339.206 nacimientos, según datos provisionales del Movimiento Natural de la Población publicados este 17 de junio por el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que supone un descenso del 5,9% respecto al año anterior (21.411 nacimientos menos) y una disminución del 30,3% desde el año 2010.

De este modo, el número de nacimientos continúa con la tendencia a la baja de la última década, sólo interrumpida en 2014. Además, la cifra de este 2020 marca un nuevo mínimo histórico desde el comienzo de la serie, en 1941.

El descenso en el número de nacimientos se observó a lo largo de todos los meses de 2020, aunque se acentuó a partir de noviembre. La mayor caída se produjo en el mes de diciembre, con una reducción del 21,5% respecto al mismo mes de 2019.

Este descenso de nacimientos se debe, en parte, a la disminución del número de hijos por mujer así como en la reducción en el número de mujeres en edad de ser madres, precisa el INE. En particular, se observa una bajada más acusada en los últimos dos meses del año, que puede reflejar una disminución de embarazos producidos durante el confinamiento que se inicia a mediados de marzo de 2020.

El número de mujeres de 25 a 40 años (que concentran el 83,8% de nacimientos) se redujo un 1,5% en 2020, pasando de 4,77 millones en 2019 a 4,69 millones por lo que se mantiene así la tendencia a la baja iniciada en 2009 y que se debe a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y la primera mitad de los 90.

De los 339.206 nacimientos que tuvieron lugar en España, 76.224 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 22,5% del total (frente al 22,3% en 2019).

Por otro lado, respecto al indicador coyuntural de fecundidad (o número medio de hijos por mujer) se situó en 1,18 en 2020, con un descenso de seis centésimas respecto al valor registrado en 2019, el valor más bajo desde el año 2000. Por nacionalidad, el número medio de hijos por mujer se redujo cuatro centésimas entre las madres españolas (hasta 1,12) y 14 centésimas entre las extranjeras (hasta 1,45).

El número de nacimientos disminuyó en 2020 en todas las comunidades y ciudades autónomas. La ciudad autónoma de Melilla (-24%), Principado de Asturias (-7,4%) y Canarias (-7,0%) registraron los mayores descensos.

AUMENTAN LAS MADRES DE 40 O MÁS AÑOS

En cuanto a la edad media a la maternidad, se situó en 32,3 años en 2020, una décima más que el año anterior. En los últimos años se observa que la disminución del número de nacimientos se ve acompañada de un retraso en la edad de maternidad.

Por nacionalidad, las madres españolas tuvieron sus hijos a una edad media 2,6 años superior a la de las extranjeras. La edad media a la maternidad de las españolas se mantuvo en 32,8 años mientras que la de las extranjeras aumentó una décima, situándose en 30,3 años.

Otro indicador que refleja el retraso en la maternidad es el número de nacimientos de madres de 40 o más años, que ha crecido un 41,1% en 10 años. En términos relativos, mientras que en 2010 el 5,0% de los nacimientos fueron de madres de 40 años o más, en 2020 ese porcentaje se elevó hasta el 10,2%.

Mientras, la esperanza de vida al nacimiento alcanzó los valores más altos en el año 2020 en Illes Balears (83,4 años), Comunidad Foral de Navarra (83,4) y Galicia (83,3). Por el contrario, los valores más bajos se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (78,9) y Ceuta (79,3 años) y en Castilla La Mancha (81,3).

INCREMENTO DE LA MORTALIDAD EN UN CONTEXTO DE PANDEMIA

La estadística, que tiene como fuente de información los boletines de defunción del Registro Civil, también aborda el número de muertes en España, que se incrementó un 17,7 por ciento durante 2020, en el contexto de la pandemia de COVID-19.

En concreto, durante 2020 fallecieron en España 492.930 personas, el máximo desde 1941, en plena posguerra. Por meses, destacan los aumentos de defunciones en marzo y abril, del 56,8 y 78,2 por ciento, respectivamente, respecto a los mismos meses del año anterior, coincidiendo con el peor momento de la pandemia.

Igualmente, sobresale la evolución de la mortalidad a partir del mes de agosto, en plena segunda ola: sobre todo en octubre y noviembre, cuando el número de defunciones se incrementó un 21 y un 21,6 por ciento, respectivamente, respecto a 2019.

Según edad y sexo, el mayor incremento con respecto a 2019 en términos relativos se observa en el grupo de 75 a 79 años, tanto en hombres (con un incremento del 25%) como en mujeres (+22,4%). El único grupo etario en el que bajó la mortalidad con respecto a 2019 fue el de menores de 30 años.

El número de defunciones aumentó en todas las comunidades autónomas. Los mayores incrementos se dieron en Comunidad de Madrid (41,2%), Castilla-La Mancha (32,3%), Castilla y León (26,0%) y Cataluña (23,5%)

Como resultado del aumento en el número de defunciones y de la disminución en el número de nacimientos, el crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país), fue negativo en 153.167 personas en el año 2020. Esta diferencia entre nacimientos y defunciones es la más negativa desde que existen datos (año 1941).

El crecimiento vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue negativo en 2020 en todas las comunidades autónomas, excepto Región de Murcia (1.432), Illes Balears (815) y las ciudades autónomas de Melilla (338) y Ceuta (188). Por su parte, los saldos vegetativos más negativos se dieron en Castilla y León (-22.543), Cataluña (-21.659) y Galicia (-17.610)

LA PANDEMIA LASTRA LOS MATRIMONIOS

Por otro lado, durante el año 2020 se registraron 90.416 matrimonios, un 45,7% menos que en 2019. La tasa bruta de nupcialidad disminuyó 1,6 puntos hasta 1,9 matrimonios por cada 1.000 habitantes, el valor más bajo desde 1976.

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19 el número de matrimonios se vio muy afectado a partir de marzo. En abril y mayo los descensos fueron superiores al 90% en ambos meses respecto a los del año anterior.

En el 21,4% de los matrimonios celebrados con cónyuges de distinto sexo, al menos uno de ellos era extranjero (frente al 17,7% en 2019). Por su parte, un 3,4% del total de matrimonios registrados en 2020 correspondieron a parejas del mismo sexo (3.112 matrimonios).

La edad media al matrimonio mantuvo su tendencia creciente en 2020. En los hombres superó por primera vez los 40 años (40,4 años) y en las mujeres se situó en 37,4 años.

Por otro lado, nueve de cada 10 matrimonios celebrados en 2020 fueron civiles (hubo 80.774). En cuanto a los matrimonios eclesiásticos, desde que en 2009 se vieron superados por los civiles, el porcentaje que suponen respecto del total ha ido decreciendo paulatinamente.

Esta tendencia se acentuó en el año 2020, cuando hubo 9.444 matrimonios católicos. Esta cifra supuso el 10,5% del total, casi la mitad que el 20,8% de 2019. Por su parte, los matrimonios celebrados por otros ritos representaron el 0,05% del total.

- Publicidad -

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora